Naranjas confitadas: rodajas cítricas endulzadas para decorar bizcochos y roscones
  1. Gastronomía

Naranjas confitadas: rodajas cítricas endulzadas para decorar bizcochos y roscones

Por muy bueno que esté el bizcocho de un roscón de Reyes, no es lo mismo sin las típicas frutas confitadas decorándolo. Con lo fáciles que son de hacer, este año ya no hay excusa

placeholder Foto: Naranjas confitadas.
Naranjas confitadas.

En enero, con los escaparates repletos de roscones en todas las pastelerías entramos en el encendido debate: ¿roscón con o sin fruta escarchada?

Si eres de los acérrimos opositores, te sugerimos que le des una oportunidad y pruebes a elaborar tus propias naranjas confitadas ahora que están en su máximo esplendor.

No solo te servirán para decorar el postre rey de la Navidad, dándole una apariencia única y personal, sino que podrás utilizar las rodajas como golosina: bañadas en chocolate o cortadas finamente en juliana para añadirlas a tu masa de bizcocho y darle un sabor excepcional. Incluye un poco de naranja confitada picada en tus salsas saladas para acompañar asados de aves o de cerdo o sobre un helado de vainilla. Una preparación muy versátil para platos dulces o salados.

Preparación: 1,15 horas. Dificultad: fácil Coste: económico. Comensales: 4

Así puedes elaborar este postre típico del Día de Reyes (Imagen: Snaps Fotografía)

Ingredientes

  • 2 naranjas
  • 200 g de azúcar
  • 100 ml de agua

Elaboración

  1. Lava las naranjas frotándolas con un cepillo para eliminar cualquier rastro de suciedad o cera.
  2. Dispón la naranja sobre una tabla con el 'rabillo' sobre la derecha y corta cada naranja en rodajas de medio centímetro de grosor para que te queden con un bonito diseño.
  3. En una cazuela ancha, vierte el azúcar y el agua. Mezcla bien y llévalo a ebullición.
  4. Cuando rompa el hervor, distribuye las rodajas de naranja de manera que queden cubiertas por el almíbar. Reduce el fuego y deja cocer suavemente durante 1 hora.
  5. Retira las naranjas de la cazuela y déjalas escurrir sobre una rejilla hasta que se sequen.
  6. Consérvalas en una caja hermética para que no se deshidraten más y refrigera hasta su uso.

El truco final

Guarda el almíbar resultante tras la cocción de las naranjas y úsalo para empapar un bizcocho o para endulzar una macedonia de frutas.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Tendencias gastronomía Gastronomía Recetas