Telma Ortiz suspende las oposiciones
  1. Noticias
NOTICIAS

Telma Ortiz suspende las oposiciones

No se preparó el temario y no aprobó la oposición para responsable de programas que sacó la Agencia Española de Cooperación Internacional hace pocos meses. Eran

placeholder Foto: Telma Ortiz suspende las oposiciones
Telma Ortiz suspende las oposiciones

No se preparó el temario y no aprobó la oposición para responsable de programas que sacó la Agencia Española de Cooperación Internacional hace pocos meses. Eran 83 plazas las que se convocaban y Telma Ortiz quiso obtener la suya. De haber aprobado, hoy sería funcionaria de la AECI que depende a su vez del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Cuando convocaron las oposiciones, en febrero de 2007, Telma estaba trabajando para la Agencia en un programa en Manila. Por entonces ya estaba ennoviada con el delegado de esa zona de Cruz Roja, el abogado Enrique Martín, a quien en esa ONG valoran muy bien por su capacidad de resolver los asuntos de trabajo como demostró durante la catástrofe que sacudió a ese país en 2006 por un deslizamiento de tierra en la isla de Leyte que sepultó a más de 2.000 personas.

Martín se puso al frente de la campaña de ayuda haciendo un llamamiento para recaudar fondos con el único fin de salvar vidas y ayudar a todas las víctimas de ese hundimiento. Por esto y por muchos otros momentos es por lo que hoy en la Cruz Roja española sienten mucho que se haya despedido como delegado de zona, decisión que ha tomado junto con su novia Telma. Ahora que van a ser padres y quieren otro tipo de vida para los primeros años de su hijo.

Según fuentes cercanas, Enrique Martín está preparando montar una consultoría desde donde poder asesorar a empresas, particulares y organismos. El plan hubiera sido perfecto si Telma hubiera aprobado. Con una plaza fija podría pedir estar en las oficinas de Madrid y tendría derecho a su nómina, vacaciones, baja maternal... Pero una vez más, las Rocasolano han suspendido. Primero fue su madre, la dulce Paloma, a quien pillaron con una chuleta en la mano cuando se examinaba en la UNED de Historia de Grecia.

Entonces, Letizia aún era la novia del Príncipe y su madre una sindicalista que acababa de perder el cómodo anonimato y veía como toda España se enteraba de su desliz. ¡Y encima en un examen de la historia del país de su consuegra la Reina! Tras la pillada se llegó a decir que la madre de la Princesa se encaró con la profesora diciéndole aquello de usted no sabe con quién está hablando cuando la realidad fue todo lo contrario: sabía que por su culpa iban a atacar a su hija. Lo de Telma no ha sido por una chuleta, sino que no estaba preparada. Para algunos miembros de su familia fue toda una sorpresa que no aprobara teniendo en cuenta su experiencia como cooperante de Cruz Roja. Deberían entender que la práctica no tiene nada que ver con la teoría y que el temario hay que sabérselo perfectamente y de ahí los exámenes.

Tras el suspenso, y como a Telma se le acababa el trabajo en Manila en diciembre de 2007, en la AECI le ofrecieron la posibilidad de otro destino para otro programa en África, también como trabajadora externa. La sorpresa fue cuando la hermana de la Princesa anunció el pasado septiembre que no iba a seguir en la Agencia y que una vez terminado su contrato buscaría otros planes. El embarazo que estaba en curso era la explicación de ese cambio. Las puertas no están cerradas para el futuro, pero ahora Telma y Enrique se preparan para su nueva vida y su nuevo negocio.

Esta semana Telma ha pasado unos días en Ribadesella con su abuela Menchu y su tía Henar y hasta allí han viajado algunos paparazzi que ya tienen imágenes del encuentro que pronto verán la luz. Si duda, lo peor de su vuelta es el interés periodístico que levanta la hermana de la princesa. Como se suele decir, se queda con lo peor del pastel: no aprueba pero sí se convierte en famosa de portada. Justo lo que más odia.

Telma Ortiz