Mario Testino, expulsado de un local de copas en Madrid
  1. Noticias
NOTICIAS

Mario Testino, expulsado de un local de copas en Madrid

El fotógrafo Mario Testino, que ha retratado a las grandes celebridades mundiales  y a las top models más importantes que se recuerden, pasó por Madrid gracias

Foto: Mario Testino, expulsado de un local de copas en Madrid
Mario Testino, expulsado de un local de copas en Madrid

El fotógrafo Mario Testino, que ha retratado a las grandes celebridades mundiales  y a las top models más importantes que se recuerden, pasó por Madrid gracias a la invitación de la revista Vogue. La publicación  le organizó  un homenaje en el palacio Fernán Núñez de Madrid. Toda la fiesta se hizo a lo grande y quien no estuvo invitado hizo todo lo posible para convertirse en acompañante de quien si lo estuviese con el firme propósito de posar delante del ‘photocall’.  Sin embargo, la fiesta acabó en desfase e hizo que al conocido retratista de los famosos lo echasen de un local.

Antes de ese infortunado momento, hubo cena,  barra libre, música y baile para homenajear al fotógrafo peruano. Tan contento estaba que aseguró que le encanta España, pero sobre todo Madrid, alabando un ambiente que le gustaba “mucho". Parece que tantas fueron las alabanzas hacia él durante el evento que, una vez que se cansó de ellas, se fue con su ‘corte’  más un grupo de amigos que conoció en la fiesta. Parece que se proponían ‘romper’ la noche madrileña. 

Con el fotógrafo al frente, la panda acabó en un local  de la calle Almirante. El lugar, llamado Toni 2, el mismo lugar en el que Hermann Tertsch recibió una paliza hace años, suele animarse a partir de las tres de la mañana. Allí es donde recala la ‘gente guapa’ desperdigada por la zona. La característica del local es que está presidido por un piano y los clientes acuden a él para cantar lo que les apetece. Desde ‘Paquito el chocolatero’ a ‘Casta Diva’, pasando por ‘Mamamia’ o cualquier cosa que se le ocurra al cantante accidental, muchos son los temas que suenan allí.

Lo único que no está permitido es interrumpir. Mucho menos, montar lio. Eso fue precisamente lo que hicieron Testino y sus amigos.  Una de las chicas se subió al piano y fue entonces cuando los responsables de la sala decidieron que ya se habían traspasado ciertos límites. En ese momento, les pidieron que se marcharan. El fotógrafo se quedó asombrado ante semejante trato  y aunque sus amigos trataron de explicar en vano de quién se trataba   -"es Testino, es Testino-  les invitaron a abandonar el local por las buenas o por las malas. No hizo falta llegar a las malas y, ya de madrugada, la celebridad y su banda se marcharon en busca de otro lugar donde continuar con la diversión.