Los escarceos amorosos del exmarido de Segrelles
  1. Noticias
NOTICIAS

Los escarceos amorosos del exmarido de Segrelles

 El exmarido de Paloma Segrelles, Emilio Álvarez, ha vuelto a dar que hablar por sus historias sentimentales. Si hace un año, cuando aún estaba casado con

Foto: Los escarceos amorosos del exmarido de Segrelles
Los escarceos amorosos del exmarido de Segrelles

 El exmarido de Paloma Segrelles, Emilio Álvarez, ha vuelto a dar que hablar por sus historias sentimentales. Si hace un año, cuando aún estaba casado con la hija de la presidenta del Club siglo XXI, unas fotografías suyas besando apasionadamente a una joven en plena calle fueron la causa de su divorcio, ahora otras imágenes parecidas se han convertido en tema de conversación. Sobre todo entre los directivos de Eulen y Vega Sicilia, firmas de las que es propietario junto con algunos miembros de su familia.

A diferencia de otros colegas que preservan su vida privada, a Álvarez parece no importarle dar rienda suelta a su afectividad en lugares públicos, como certifica la revista Diez Minutos en el número de esta semana. En dicho reportaje, aparece con una chica diferente a con la que alternaba hace unos meses, según confirman fuentes de su entorno a Vanitatis, y diferente a su vez a la que le costó el divorcio, una empleada de uno de sus negocios con sede en Valladolid. Tres mujeres jóvenes. Rubias y morenas. Al menos tres en menos de un año. De ahí que en su entorno ya le consideren todo un Casanova, que está viviendo una segunda y extraña juventud. “Ellas, a las que suele conocer en el ámbito profesional, se dejan seducir por los restaurantes caros, por los excesos”, comentan.

El caso es que exhibirse tan gratuitamente es algo que no entienden en su entorno profesional y mucho menos las Segrelles. No comprenden esa manera de exhibirse y así lo han comentado en su círculo más privado. Paloma Segrelles no ha querido hacer ningún comentario en conversación con Vanitatis: “No tenemos nada que decir, salvo que hay que mantener el respeto”. En cambio, quienes no han tenido reparos en criticar esa actitud han sido sus colegas de profesión, que en muchas ocasiones han compartido mesa y mantel con Álvarez en Horcher, el Hotel Ritz y otros restaurantes de alto nivel al que acuden los integrantes del club del poder económico nacional. “Sus rolletes son el chascarrillo perpetuo”, comentan desde este círculo a Vanitatis. “Hablan de él como si fuese un personaje de Gandía Shore o de Gran Hermano. Sus actitudes no se estilan en su mundo”, aducen.

Su exmujer, por su parte, mantiene un perfil social y público bajo salvo sus apariciones como directora de la comisión de jóvenes del Club Siglo XXI. Hace vida con las dos hijas fruto del matrimonio y, aunque va superando un duro e inesperado proceso de divorcio, no se le ha conocido pareja alguna hasta el momento.

Un divorcio difícil

Los trámites de separación de Paloma Segrelles y Emilio Álvarez llegaron a su fin en noviembre del año pasado. La pareja firmó los papeles que pusieron punto y final a su relación y decidieron de forma amistosa sobre el futuro de sus hijas. Ambas se quedaron con su madre, residiendo en el domicilio conyugal en el que el matrimonio había vivido. Emilio Álvarez abandonó la casa ese mismo mes, en la que todavía seguía viviendo a pesar de la traumática ruptura por la que estaba pasando el matrimonio.

El proceso de separación comenzó en marzo de este mismo año, cuando salían a la luz unas fotografías de Álvarez besando a una joven rubia. A partir de la publicación de dichas imágenes en Vanitatis, Segrelles tomó la decisión de separarse de su marido. Desapareció de la vida pública y se encerró en su casa con los suyos. 

Polémica en los negocios

Desde hace unos años, Emilio Álvarez y cuatro de sus seis hermanos mantienen un contencioso con el padre David Álvarez, de 85 años, por el control de las empresas. Uno de los disidentes fue el propio Emilio, que se posicionó junto a cuatro de sus hermanos contra el fundador y gestor de un conglomerado que cuenta con más de ochenta mil empleados y que está presente en más de once países. Por este enfrentamiento, el exmarido de Paloma Segrelles fue destituido de su cargo como consejero. En septiembre del 2012, el patriarca entregó parte del poder a su hija  María José. Una decisión que molestó en gran medida a los hermanos discrepantes.

Paloma Segrelles