Logo El Confidencial
en la casa de su amigo luis miguel rodríguez

Carmen Martínez Bordiú organiza una 'reunión flamenca' presidida por la estatua de su abuelo

Ha vuelto a reencontrarse con sus orígenes. El sábado pasado, la ex señora Campos hizo las veces como anfitriona en la finca de su 'amigo entrañable'

Foto: Martínez Bordiú en una imagen de archivo (I. C)
Martínez Bordiú en una imagen de archivo (I. C)

Carmen Martínez Bordiu ha vuelto a reencontrarse con sus orígenes. El sábado pasado, la  ex señora Campos recibía como anfitriona en la finca toledana de su amigo, el empresario Luis Miguel Rodríguez, a sus amistades de toda la vida. Nada que añorar de las fiestas de antaño, ya que la estatua ecuestre de Franco que se retiró de Nuevos Ministerios en Madrid preside ahora la entrada de la impresionante mansión del empresario. Para los que acudían por primera vez al lugar, esa visión resultó algo inquietante, aunque el dueño siempre ha reivindicado entre sus amistades la figura del abuelo de la que ahora es su amiga entrañable.

Isabel Preysler, Cary y Miriam Lapique, Paty Galatas, Marisa de Borbón o Ana Gamazo fueron algunas de las señoras que formaron parte de una especie de revival de las fiestas de los años sesenta, cuando todas ellas eran jóvenes despreocupadas y con su vida aún sin escribir. Esta vez, todas superaban las seis décadas, aunque la mayoría se mantuvo en perfecto estado de revista. Algunas de ellas acudieron con sus respectivos maridos, pero la mayoría los dejaron en casa. Los que tienen fincas como Abelló prefirieron irse de caza, y otros fueron invitados a los campos de los amigos terratenientes.

La nueva amistad de Carmen no parece entusiasmar a la alta sociedad madrileña. No así a la familia directa de Carmen, que está “entusiasmada”, según dicen los más allegados, con la generosidad del llamado ‘empresario de la chatarra’. La propia duquesa de Franco lo comentaba hace meses tras un almuerzo familiar al que fueron invitados por Rodríguez: “Ha estado todo muy bien y hemos comido angulas”, dijo entusiasta.

En la fiesta flamenca, a la que también acudieron el torero Pereda y su mujer, no hubo angulas pero sí un “picoteo” espectacular a base de jamón, embutido de pata negra, cazuelas calientes de callos, arroz y carne. “Lo típico que se sirve en una fiesta de estas características en las que no se mira el dinero”, dijo alguno de los invitados. La reunión fue también una forma de agasajar a Carmen y de que ésta ejerciera de anfitriona en la casa de su amigo. La única representación familiar por parte del dueño fueron parientes que no formaban parte de su núcleo central. Ni su mujer, con la que sigue casado, ni sus hijos, acudieron a la celebración.

En cambio, por parte de los Franco estuvo Carmen, que bailó sevillanas con la duquesa de Monte Alegre. También acudieron Cristóbal y su mujer, la modelo José Toledo. No hubo rastro de Francis y Jaime Martínez Bordiú, que mantiene una relación desigual con su hermana. La convocatoria comenzó a las diez d ela noche y terminó casi al amanecer.

Luis Miguel Rodríguez, ‘amigo entrañable’ de Bordiú

Los que conocen a Luis Miguel Rodríguez lo definen como un hombre hecho a sí mismo, austero, con fuerte carácter y muy trabajador, que continúa levantándose a las seis de la mañana para acudir a desguaces La Torre, en Torrejón de la Calzada. Esta empresa de su propiedad está considerada como la número uno de Europa en reciclaje de automoción y en 2007, por ejemplo, obtuvo un beneficio de 100 millones de euros.

El empresario está casado en régimen ganancial con María Asunción Fernández, que posee el 50% del patrimonio. “Asun”, como la conocen sus amigos, es una mujer emprendedora que, a pesar del gran capital económico familiar, también trabaja diariamente en desguaces La Torre.

Su círculo más cercano asegura que es una gran negociadora a la hora de comprar el material de desguace y que no le importa si con quien tiene que tratar es el dueño de un Bentley o de un camión de construcción. María Asunción Fernández tiene un papel fundamental en este grupo afectivo, ya que desde el entorno amistoso aseguran que “es muy difícil que Luismi y Asún se divorcien. Hay unos intereses económicos importantísimos y no están los tiempos para repartir patrimonio ni fortuna. Además, Asun es clave en la empresa”.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios