La condesa de Romanones, maniatada en un robo: "He vivido situaciones más peligrosas"
  1. Noticias
LA MANIATARON PARA LLEVARSE APENAS 300 EUROS

La condesa de Romanones, maniatada en un robo: "He vivido situaciones más peligrosas"

Aline Griffith de soltera, “Tigre” para la CIA, para la que trabajó como espía desde 1944, sufrió el pasado sábado un robo en su domicilio de Madrid. Los ladrones se llevaron apenas 300 euros

Foto: La condesa de Romanones, maniatada en un robo: "He vivido situaciones más peligrosas"
La condesa de Romanones, maniatada en un robo: "He vivido situaciones más peligrosas"

La condesa viuda de Romanones, Aline Griffith de soltera, y “Tigre” para la CIA, para la que trabajó como espía desde 1944, sufrió el pasado sábado un robo con violencia en su domicilio de Madrid. Dos ladrones entraron en su chalé. Ambos vestían completamente de negro, la maniataron con cinta americana y la sentaron en la cama para llevarse un exiguo botín de unos 300 euros, tal y como han narrado fuentes policiales a ABC.

Griffith, que tiene 89 años, ha vivido siempre en una casa cercana a la embajada francesa en Madrid que su marido, el conde de Romanones, compró en 1948. En aquellos años el palacete estaba en medio de la nada. Una zona que la gente llamaba “la calle de los muertos”, porque en la Guerra Civil hubo allí fusilamientos. El desarrollo urbanístico de los años sesenta lo convirtió en un distrito con viviendas unifamiliares señoriales que se extendían hasta la colonia de El Viso y ahora es una lugar privilegiado, con un vecindario VIP. El matrimonio formado por Juan Abelló y Ana Gamazo, el empresario Alberto Cortina o el embajador de Francia y su familia son algunos de los personajes conocidos que disfrutan de este barrio tranquilo y con cámaras de seguridad en el perímetro de sus residencias.

La condesa también las tenía y eran visibles desde el exterior. Otra cosa es que estuvieran activadas y por tanto sirvan de pista para la Policía. Lo que sí ha demostrado la exespía es su sangre fría a la hora de tratar a los ladrones que entraron en su domicilio. Como ha explicado en muchas ocasiones a través de sus libros, en los que cuenta sus experiencias como agente de la CIA: “He estado muchas veces a punto de morir”. Fue reclutada por el OSS, primer servicio de inteligencia estadounidense, y oficialmente abandonó la CIA en 1986. Vanitatis se ha puesto en contacto con ella para conocer sus impresiones tras el robo.

¿Cómo se encuentra?

Tranquila, ya pasó todo. Quiero agradecer las muestras de interés de amigos y conocidos que, al saber la noticia, me han llamado.

¿No estaba ninguno de sus nietos con usted en el momento del robo?

No, estaba sola y casi fue mejor.

Demostró tener mucha sangre fría…

¿Qué iba a hacer? Estaba sola porque Lis, la chica de servicio que lleva tiempo en casa, había salido. Era su día de libranza. Los nervios no conducen a nada.

¿No tuvo miedo?

Claro que sí, pero en el transcurso de mi existencia he vivido situaciones mucho más peligrosas que ésta y lo he contado en mis libros.

¿Nunca temió por su vida?

No lo pensé. Me di cuenta que lo único que querían era dinero y joyas. Y no tengo nada de eso en casa.

¿Qué le ha dicho la Policía? ¿Saben quién pudo ser?

Están investigando y no puedo decir más. Solo agradecer el trabajo que están realizando.

CIA
El redactor recomienda