Logo El Confidencial
EL EXPOLÍTICO LLEVA VARIOS MESES CON ELLA

Paella dominical para Michavila, sus hijos y su suegra (pero sin Genoveva)

Se había comentado que la familia política del expolítico estaba muy enfadada por su nuevo romance. Pero el fin de semana anterior comió con su suegra

Foto: Michavila junto a su hija mayor, Irene, y Genoveva Casanova, en una imagen de archivo (Gtres)
Michavila junto a su hija mayor, Irene, y Genoveva Casanova, en una imagen de archivo (Gtres)

Desde que José María Michavila y Genoveva Casanova oficializaron su relación apareciendo del brazo en el funeral de Victoriano Cuevas, hermano de Paloma Cuevas, la pareja comparte vida cotidiana. El exministro suele acompañar a su novia a su casa en el paseo Pintor de Rosales (aunque no pernocta en ella) y ya no les importa que les fotografíen besándose en plena calle como sucedió hace unas semanas. 

Según confirman a Vanitatis, el que fuera político popular ha conseguido estabilizar su vida. "Está contento y los hijos parece que también; es una familia unida y Genoveva le hace feliz". Incluso en algunos medios se llegó a comentar que fue el propio viudo el que contó que su mujer le había dicho que si alguna vez le pasaba algo debería rehacer su vida lo antes posible, como así ha hecho.

José María Michavila y su mujer, Irene Vázquez (Gtres)
José María Michavila y su mujer, Irene Vázquez (Gtres)

El que fuera ministro de Justicia se quedó viudo hace un año y medio, el 22 de noviembre de 2013, una semana después de que su mujer, Irene Vázquez, diera a luz a Juan, el quinto hijo. Una gran tragedia para el marido e hijos y para el resto de hermanos y familia de Irene. La abuela materna de los niños, Esperanza Romero, ha sido un gran soporte afectivo y organizativo a pesar del drama que supone para una madre perder a una hija. De hecho, Irene fue la que le convenció para que se dedicara a lo que más le gustaba, que era diseñar bisutería artesanal con piedras semipreciosas. Ahora los beneficios van directamente para la investigación de enfermedades neurológicas, ya que una de ellas se llevó a su hija. Aunque a veces cuesta asumir la nueva vida de los yernos, y más en este caso, con una muerte repentina y temprana, la suegra mantiene una relación cotidiana con sus nietos.

El domingo pasado, Michavilla, sus hijos y Esperanza se reunieron en el que era uno de los lugares preferidos de Irene, el restaurante Samm, especializado en arroces. El exministro se encargó de empujar primero hasta el local el cochecito de Juan, el pequeño de la casa, y después a la salida guardarlo en el maletero del coche. Esta vez, Genoveva (que mantiene un conflicto con Cayetano) no participó en el almuerzo dominical. Aunque la exmujer del conde de Salvatierra comparte mucho tiempo y viajes con su nueva pareja, aún es pronto para las reuniones con el resto de la familia política. Los que conocen al abogado dicen que ahora ya no descartan una futura boda entre la celebridad de photocall y Michavila. “Si me cuentan hace unos meses que esto sería posible diría que no. En cambio ahora todo puede suceder”, comenta una persona de su más cercano entorno.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios