Cayetano Martínez de Irujo cumple 52 años en pleno cambio vital
  1. Noticias
su transformación desde la muerte de cayetana

Cayetano Martínez de Irujo cumple 52 años en pleno cambio vital

Sin la presencia de su madre y a una distancia temporal y física de su hermano mayor. Es uno de los cambios que ha vivido el conde de Salvatierra en los últimos doce meses de su vida

placeholder Foto: Cayetano Martínez de Irujo durante el entierro de su madre (Gtres)
Cayetano Martínez de Irujo durante el entierro de su madre (Gtres)

Con paso firme en su andar por las calles de Sevilla y a una distancia temporal y física de su hermano mayor. El Cayetano Martínez de Irujo que visitaba de ese modo, en estos días de Semana Santa, las cenizas de su madre, que reposan en la iglesia del Cristo de los Gitanos de Sevilla, no es el mismo que hace un año. Demasiados han sido los cambios en su vida a lo largo de estos últimos doce meses. Seguramente por eso, los 52 años que cumple este sábado marcarán una nueva etapa en su vida. Cayetano no coincide en las formas con su hermano Carlos, heredero del título de duque de Alba, y con los cambios que está introduciendo. Aunque Huéscar ha declarado que Cayetano no ha salido de Liria, donde vivía hasta ahora, por su voluntad, sino porque “estaba previsto” que así ocurriese cuando muriese Cayetana, los dos hermanos han ido cada uno por su cuenta en la visita al lugar donde descansa para siempre su madre. De hecho, Cayetano lo hizo acompañado por su novia, Melani Costa y por sus dos hijos, fruto de su relación con Cayetana Genoveva.

Las amargas lágrimas de este experto jinete de equitación cuando murió su madre el pasado 20 de noviembre de 2014 fueron uno de los momentos más significativos y dolientes de entre todos aquellos que marcaron las exequias por doña Cayetana. La prensa también se hizo hecho eco de lo que esa muerte significaba para él en lo económico. Perder ingresos como el encargado de los negocios agrícolas de la familia Alba y su marcha de Liria suponen dos de los cambios más drásticos de su trayectoria vital.

En estos últimos meses también ha vivido vaivenes personales. Ha visto cómo la que fuese su pareja, Genoveva Casanova, iniciaba una relación con el ex ministro José María Michavila. Durante los años previos, siempre se rumoreó con una más que posible reconciliación entre el conde de Salvatierra y Genoveva que nunca se materializó. Quizá por ello, se dice que él no ha visto con buenos ojos la nueva relación de la madre de sus hijos.

Recientemente, Cayetano pidió a su exmujer revisar el convenio de divorcio que firmaron de mutuo acuerdo. Además, el jinetese niega a pagar los 3.200 euros de alquiler de su piso en el paseoPintor Rosales de Madrid, como publicóVanitatis, así como los 5.100 euros por la pensión de Luis y Amina.

Sin miedo a la polémica

Cortés, algo distante y sin pelos en la lengua, Cayetano Martínez de Irujo siempre ha sido un personaje amado y odiado a partes iguales por parte de la prensa. Amable en el trato cuando el tema en cuestión es la Casa de Alba, que no se ha cansado de poner en alza a lo largo de los años, o de hablar de cuestiones deportivas, su trato puede mutar a la hora de analizar o discernir alguna cuestión sobre la prensa rosa. “Nos han colocado una etiqueta muy injusta desde hace mucho tiempo y mi lucha siempre ha sido en contra de ello y a mí eso me ha empeñado mi carrera deportiva durante muchos años”, decía recientemente en un programa radiofónico a la hora de hablar de su carrera deportiva y de cómo esta se ha visto afectada, en buena parte, por su conversión en un personaje del colorín.

Sin embargo, no ha sido la única polémica que lo ha ligado a la crónica social o lo ha expuesto a los dardos envenenados de la prensa. En 2011, al comentar el desempleo y la crisis económica en Andalucía, encendió la mecha al declarar en televisión que “los jornaleros andaluces tienen pocas ganas de trabajar”. La manifestación de trabajadores delante de su casa no se hizo esperar.

En los años 90, no hubo programa rosa que no comentase su romance con Mar Flores, que finalizó con la publicación de aquellas fotos de la modelo con Alessandro Lecquio en la cama realizadas dos años atrás. Por mucho que él cerrase filas en torno a ella, la relación se acabó en 1999.

Más de quince años después de aquello, Cayetano Martínez de Irujo sigue siendo una presencia continua en el mundo rosa, con el que mantiene un difícil conflicto de intereses. AQ sus 51 años, el hijo de la duquesa de Alba ha vivido cambios que, seguramente, lo llevarán por un camino distinto al acostumbrado; un camino que empezaba con la muerte de su madre y con sus acontecimientos sentimentales y económicos; los mismos que, lo quiera él o no, suelen ser noticia de portada.

Cayetano Martínez de Irujo Genoveva Casanova José María Michavila
El redactor recomienda