Logo El Confidencial
cONOCE A Los famosos DE BRASIL

Radiografía del paisaje carioca VIP en vísperas de los Juegos Olímpicos

Estos son los rostros más conocidos de Brasil. Los famosos que más titulares generan en el país carioca, ya sea por polémicas o por grandes negocios o solo por ser quienes son

Foto: Estos son los famosos más importantes de Brasil (Fotomontaje: Vanitatis)
Estos son los famosos más importantes de Brasil (Fotomontaje: Vanitatis)

Que las épicas piernas de Gisele Bündchen regresen al escenario brasileño no hace más que insistir en la figura de una modelo que es un símbolo nacional y que supera en popularidad a otros personajes mediáticos como Lula, Ronaldo o Neymar. La modelo no solo es una de las que mejor representa los colores de su país, sino que se ha alzado con el título de reina absoluta en un estado generoso en bellezasGisele es la guapa entre las guapas y la Reina Midas entre las modelos brasileñas. En 2015, con 38,4 millones de euros en sus alforjas, la revista 'Forbes' la coronó como la modelo mejor pagada por novena vez.

Descubierta a los 13 años en una tienda de comida rápida por un agente, cuando aún soñaba con dedicarse al voleibol, su ascenso fue meteórico hasta tal punto que los desfiles era lo que menos ingresos la generaban. Firmas como Carolina Herrera, Chanel, Emilio Pucci y Balenciaga asocian su rostro o cuerpo a sus productos seguras de que los beneficios revertirán a sus arcas. 35 años, casada con Tom Brady y madre de dos hijos, no tiene rival. Ni siquiera el bello y racial rostro de Adriana Lima o de Alessandra Ambrosio (que han sido fichadas como reporteras para la cita olímpica) han conseguido destronarla. Tampoco la popularidad de Lea T, la primera modelo transexual, de cara angulosa y espectacular melena, que rompió moldes de la mano de una llamativa campaña de Givenchy y se ha convertido en la voz de los transexuales en el país. Nacida en 1981 en Belo Horizonte como Leandro, su padre es el exjugador brasileño de fútbol Toninho Cerezo, una celebridad nacional que ha renegado públicamente de Lea varias veces. Besó en la portada de 'Love' a Kate Moss en la boca, pero confesó que su transexualidad no le permitiría el lujo de enamorarse. “Nacemos y morimos solos. Es el precio que tenemos que pagar”, dijo.

La 'socialite' carioca

Lourdes Catão
Lourdes Catão

En Brasil ocurren cosas como que la decoradora Lourdes Catão sea la artífice del libro 'Sociedade Brasileira', una especie de catálogo a la venta, con las direcciones, teléfonos e 'emails' de la alta sociedad de Río de Janeiro. En 1955, María Luisa y María Helena Nobre se encargaron de crear la selecta lista VIP con el objetivo de conectar a quienes frecuentan los mismos círculos y acuden al mismo tipo de fiestas e incluyeron sus datos en una publicación que se puso a la venta. Así la 'jet' sabía con quién codearse o a quién invitar. La guía de Lourdes es una continuación de aquel trabajo. Al principio solo incluía unas cuantas familias de raigambre, pero después los nuevos tiempos 2.0 exigen que se incorporen actrices como Christiane Torloni y Maite Proenca, a jugadores como Kaká o televisivos millonarios. A sus 87 años, Lourdes sigue siendo como una guía de esta élite. Nieta de Otto Prazeres, ex secretario general de la Cámara, su infancia la pasó en el colegio Sion, como la mayoría de las niñas de la alta sociedad. A los 18 años se casó con Álvaro Cato Santa Catarina, un hombre de negocios con el que tuvo tres hijos, pero del que se divorció al conocer al 'playboy' francés Francois Gaubin Daudé. De Brasil a París cinco años y después a Manhattan como decoradora de apartamentos de élite. Tras 20 años en Nueva York regresó a Río en 2004 y allí sigue.

En sus páginas figura João de Orleans e Bragança, descendiente de la última familia imperial de Brasil y primo del Rey Juan Carlos, con el que asegura tener relación. A sus 62 años se le conoce como el rey surfista por su afición al surf. Es, como se suele decir, “un príncipe a la brasileña” que toca la pandereta en el carnaval de Río, surfea las olas o se hace fotos con los indígenas. Divorciado de Cristina Stella Lutterbach, con la que tuvo dos hijos, trabaja como empresario inmobiliario y defiende una monarquía sin palacios y largos títulos nobiliarios.

João de Orleans e Bragança en una imagen de YouTube
João de Orleans e Bragança en una imagen de YouTube

Otros miembros de la familia imperial carioca viven en Sâo Paulo y son más tradicionales como los príncipes Don Luiz, de 77 años, y don Bertrand, de 75, estoicos en sus formas y en su estilo de vida. Aún muchos de ellos tienen residencia en Petrópolis, su lugar de veraneo.

Vips, televisivas e influyentes

Narcisa Tamborideguy
Narcisa Tamborideguy

Narcisa Tamborideguy es una de las televisivas a las que se refiere Lourdes. Riqueza e influencia se mezclan en la protagonista de las dos ediciones del 'reality' de nombre 'Mujeres ricas', hija de uno de los primeros explotadores de petróleo de Río de Janeiro y exdiputado, con una vida de escándalos que inmortalizó en su libro ‘Ay, qué locura’, que fue la comidilla de la 'socialite' por sus páginas llenas de confesiones sobre su adicción a las drogas, los excesos en las fiestas o sus dos matrimonios que le dieron dos hijas, una en cada uno de ellos. Todo aquello parece haber quedado atrás. “Ser miembro de la jet no me trajo nada positivo”, dijo en una entrevista.

Del discreto millonario al rico de corbata de colores que se hundió

Brasil aún tiene el mayor número de multimillonarios de América Latina. Ostentoso en su música, en sus curvas o en su comida, ha generado, sin embargo, una generación de millonarios discretos. La palabra multimillonario se hace realidad con el nombre de Jorge Paulo Lemann, que convierte en oro todo lo que toca. Magnate de las fusiones, que detesta la publicidad, con una fortuna estimada en 25.700 millones según la revista 'Forbes'. Controla la quinta empresa de alimentación del mundo: sepan que cuando consumen queso Philadelphia, salchichas Oscar Mayer, el tomate frito Orlando, galletas Príncipe, la cerveza Budweiser o la cadena Burger King… hacen caja para Lemann. Sin embargo no prueba la carne roja (los Whopper le parecen muy grandes) y tampoco bebe alcohol.

Jorge Paulo Lemann en una imagen de YouTube
Jorge Paulo Lemann en una imagen de YouTube

Lejos quedan aquellos años de universidad en Harvard en los que, entre libros, soñaba con las blancas playas de Copacabana que surcaba con su tabla de surf hasta tal punto que sus profesores le recomendaron que se tomara un año sabático. Jugó en Wimbledon como tenista profesional bajo los colores cariocas y coqueteó con el periodismo, pero cuando cumplió los 32 creó el Banco Garantía. Ahí empezó su carrera empresarial.

Ha estado casado en dos ocasiones: primero con María de Santiago Dantas, una psicóloga que falleció en 2005 y con la que tuvo tres hijos, y en segundas nupcias con Susanna, que le ha dado otros tres. En el 98 tuvo que abandonar Brasil tras sufrir el intento de secuestro de sus hijos y se refugió en Suiza con su segunda mujer y tres de sus descendientes. Desde allí dirigió el fondo de inversiones 3G Capital, que maneja la red de todas sus empresas que adquiere como si coleccionara relojes. En una entrevista en la revista ‘HSM Management’ dijo que, a pesar de todo, el dinero es solo una forma de medir si el negocio va bien, pero en sí mismo el dinero no le fascina.

Eike Batista en una imagen de archivo de Reuters
Eike Batista en una imagen de archivo de Reuters

Peor suerte tuvo Eike Batista. Cuando Lemann escalaba puestos en la lista de los más ricos, Batista descendía esos mismos puestos. Fue el hombre más rico de Brasil y soñó con serlo del mundo entero. "Le dije a Carlos Slim: limpia tu espejo retrovisor en el lado derecho y en tu lado izquierdo porque no sé por qué lado te voy a superar", contó en una ocasión. Pero muchas cosas pasaron desde entonces. Un capítulo clave fue el juicio por la venta de acciones de la firma que era buque insignia de su grupo por el equivalente a unos 98 millones de dólares y por los 1.000 millones que había prometido invertir en OGX. Batista lanzó sus empresas de energía, minería y transporte marítimo con ofertas públicas de acciones poniendo de su propio bolsillo para convencer a los inversores de que abrieran sus billeteras. Era algo nuevo y muchos confiaron en él. Se codeó con el presidente Lula y con su sucesora, Dilma Rousseff. Ostentoso en un país de magnates discretos, usaba corbatas rosas, hacía alarde de su fortuna, estacionaba un Mercedes-Benz en el 'living' de su casa, enviaba tuits a sus millones de seguidores y le dijo a Charlie Rose que buscaba transformarse en el hombre más rico del mundo. Pero falló. Sus mujeres tampoco han tenido suerte. El negocio de cosméticos de la primera, la modelo Luma de Oliveira, quebró y la clínica de estética de la segunda, la empresaria Flaviz Sampaio, también cerró sus puertas. La élite carioca sigue sus pasos, quizás para excluirlo de la guía.

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de la televisión. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios