Logo El Confidencial
la foto que más da que hablar

Isabel Pantoja se marca un 'Lady Di' con su foto en bañador

Puede que sea un sutil homenaje de la folclórica más folclórica de nuestra folclóricas hacia la legítima princesa del pueblo cuando se cumplen veinte años de su muerte

Foto: Pantoja vs. Lady Di. (Fotomontaje de Vanitatis)
Pantoja vs. Lady Di. (Fotomontaje de Vanitatis)

¿Posado? ¿Robado? La imagen de Isabel Pantoja en bañador que ocupaba la portada de la revista '¡Hola!' este miércoles ha dado mucho de sí: desde los rumores de que podría haber costado 50.000 euros a los parecidos más que razonables con una instantánea muy similar de Diana de Gales en un yate que también fue sacada a la luz por la publicación hace más de dos décadas. Ciertamente, mirando las dos imágenes está claro que el parecido es más que notable. Puede que sea un sutil homenaje de la folclórica más folclórica de nuestras folclóricas hacia la legítima princesa del pueblo. No obstante, algunos medios también se fijaban en las diferencias entre las dos estampas: si Lady Di aparece sentada en un extremo de la embarcación, Pantoja prefiere, por el contrario, agarrarse a la seguridad de la cubierta inferior de ese espectacular yate que alquiló al desorbitado precio de 4.000 euros.

Mucho más caro es lo que le habría costado a la publicación comprar las fotos del clan Pantoja reunido y bien remojado: entre 40.000 y 50.000 euros, se dice, aunque algunos miembros del gremio paparazzi aseguraban a este medio que la cifra es desorbitada porque ya no vivimos en aquellos días en los que se pagaban auténticas fortunas por ver a famosos de altura en alta mar. Eso sí, otros sí que se atreven a reafirmar esa cantidad por una razón fundamental: desde hace más de veinte años el pueblo llano no tenía el privilegio de ver a Pantoja en remojo; exactamente desde aquellas imágenes de la tonadillera con María del Monte en la arena al más puro estilo videoclip de Celine Dion.

Portada de '¡Hola!'.
Portada de '¡Hola!'.

Lo cierto es que, a falta de saber si la cantante fue pillada o no en una de sus poquísimas salidas de Cantora (ya es mala suerte), Pantoja está lista y con las pilas cargadas para los conciertos que aún le quedan por ofrecer a lo largo y ancho de la geografía patria. Atrás quedan las cacareadas guerras entre sus hijos, las supuestas operaciones gástricas de Kiko o las lamentaciones de su sobrina Anabel en la pequeña pantalla. Comparada con la mismísima Diana de Gales y luciendo en bañador (con o sin Photoshop) impecable pese a sus 61 años, la Pantoja debe pensar, más que nunca, en aquello de "dientes, dientes".

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios