COMPAÑERAS DE IDEOLOGÍA

Las otras mujeres de Mario Vargas Llosa: Nuria Amat y Cayetana Álvarez de Toledo

Cuando Isabel Preysler se desinteresa de un asunto, el nobel tiene el apoyo de sus mejores amigas: Cayetana, aristócrata, y Nuria, de familia intelectual de la alta burguesía catalana

Foto:  Mario Vargas Llosa recorriendo las calles de Barcelona. (Gtres)
Mario Vargas Llosa recorriendo las calles de Barcelona. (Gtres)

A falta de Isabel Preysler, encontró apoyo femenino en otros lares. Solo cuando Mario Vargas Llosa subió al escenario dejó de verse la cara de Cayetana Álvarez de Toledo a su lado. O a su espalda, o delante de él. No se separaron ni un segundo, ni siquiera en el viaje en AVE que les llevó de Madrid a Barcelona a primera hora de la mañana. Juntos salieron a las 8.30 de la mañana de Atocha para llegar a las 11.00 a Sans. Un viaje que controló por teléfono la escritora Nuria Amat, íntima del nobel y una de las responsables de que haya tomado conciencia política en Cataluña. Álvarez de Toledo y Amat son las otras mujeres de Mario.

El escritor Mario Vargas Llosa en la manifestación barcelonesa por la unidad de España.
El escritor Mario Vargas Llosa en la manifestación barcelonesa por la unidad de España.

Juntos publicaron en noviembre de 2014 un artículo en el 'The New York Times' en el que criticaban el independentismo por falseamiento de la historia y ofrecer una "visión falsa e idílica" de la secesión. "La afirmación de que la personalidad catalana está siendo sofocada y sus libertades oprimidas es simplemente falsa", denunciaron, provocando la ira de los defensores del ‘procés’.

La aristócrata política

De cuello largo y distinguido, piel clara, larga melena lacia y vestimenta impoluta, la imagen de Cayetana es algo frágil, en apariencia. Algo que choca cuando habla: contundente, su voz grave tiene un discurso convencido que no sabe de dobleces. Y ahora, con el desafío independentista cada vez más al límite, la exdiputada del PP y actual presidenta de la entidad Libres e Iguales se ha convertido en voz de muchos de esos llamados unionistas.

La defensa de la unidad de España desde el conocimiento de la realidad catalana no le es ajena a Álvarez de Toledo. Su marido es Joaquin Güell, miembro de una de las dinastías con más solera de la aristocracia catalana. Emparentado con el marqués de Comillas, Güell es biznieto de Eusebio Güell, III vizconde de Güell y III marqués de Gelida, mecenas artístico promotor de la carrera de Antoni Gaudí y de sus obras, como la Sagrada Familia, el Parque Güell y la Colonia Güell.

La Casa de Alba y los Güell

El matrimonio vive en una preciosa casa de cientos de metros cuadrados y altos techos en el barrio de los Jerónimos de Madrid. “Es un casoplón alucinante”, cuenta alguien muy cercano a la pareja y acostumbrado al lujo. Ambos se conocieron en Londres, donde vivió la política tras estudiar en la Universidad de Oxford.

Con Joaco Güell, destacado empresario con negocios en España y el extranjero, Álvarez de Toledo tiene dos hijas, Flavia y Cayetana, a las que hizo famosas la política y tertuliana al nombrarlas en un tuit para criticar la primera cabalgata de reyes de Manuela Carmena como alcaldesa. Dos niñas con ascendencia aristocrática por ambos lados, tanto el paterno como el materno, porque de su madre heredarán el título de marquesa de Casa Grande, el mismo que heredó Cayetana de su padre, Juan Illán Álvarez de Toledo, descendiente directo de Fadrique Álvarez de Toledo, segundo duque de Alba.

Nuria Amat, la intelectual

Si Cayetana es el gran apoyo femenino de las cuitas políticas de Vargas Llosa en Madrid, el de Barcelona es Nuria Amat, una escritora de renombre internacional galardonada con numerosos premios tanto en Cataluña como en España y el extranjero, con novelas tan importantes como ‘Amor y guerra’ (premio Ramon Llull 2011) y 'La reina de América' (Premio Ciudad de Barcelona 2002). Pero vive ahora una suerte de ostracismo, tal y como ella misma cuenta, por defender la unidad de España desde que el proceso independentista empezara a asomar en la prensa y en la sociedad.

Amat es la autora de 'El sanatorio' (ED Libros), una novela en la que realiza un siniestro paralelismo entre la sociedad catalana y la vida en un psiquiátrico. Un paralelismo que podría aplicarse a otros lugares como el Estados Unidos de Trump y la Gran Bretaña del Brexit.

No es Mario su único nobel

La amistad de Amat y Vargas Llosa viene de muy lejos, de cuando la escritora comenzaba su carrera como novelista y su relación con el colombiano Óscar Collazos, fallecido en mayo de 2015. Amiga de Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez, Amat ha liderado en Cataluña el movimiento antindependentista, lo que ha provocado que perdiera incluso amistades.

Para desahogarse de la tensión, suele pasar largas temporadas en la Costa Brava, donde tiene una maravillosa casa incrustada en un acantilado. Allí, la novelista suele salir en barca, cenar con amigos (entre los que se cuentan destacados miembros de la alta burguesía catalana) y escribir. Porque aunque muchas veces dice que es demasiado duro, no puede evitar dedicarse a las letras.

La escritora barcelonesa Nuria Amat posa para los medios en Santander. (EFE/Esteban Cobo)
La escritora barcelonesa Nuria Amat posa para los medios en Santander. (EFE/Esteban Cobo)

Tiene en su casa, en la zona alta de Barcelona, una biblioteca de nota, en la que hay ediciones originales de numerosos autores. Madre de Laia y Bruna, la escritora, que ha cultivado géneros como poesía, ensayo, periodismo y teatro, creció en una bonita casa en el barrio de Pedralbes, donde a los tres años sufrió la muerte de su madre.

Amat es biznieta de Josep Espasa, creador de la Enciclopedia Espasa, imprescindible en cualquier casa bien y con nivel cultural hasta la llegada de internet, y hermana del artista Frederic Amat y prima del promotor cultural Gay Mercader.

En 'The New York Times' y de fiesta

Artículo firmado por Vargas Llosa y sus dos amigas intelectuales.
Artículo firmado por Vargas Llosa y sus dos amigas intelectuales.

Nuria Amat y Cayetana Álvarez de Toledo, dos intelectuales de la alta sociedad internacional, dos mujeres que acompañan al nobel en su denuncia política. El escritor peruano firma artículos con sus dos amigas, quienes estuvieron con él en la fiesta de su 80 aniversario que le organizó su mujer, Isabel Preysler, quien el domingo dejó a su marido en manos de otras. Las manifestaciones no son cosa de la Preysler.

La política Cayetana Álvarez de Toledo a su llegada a la fiesta de cumpleaños de Vargas Llosa.
La política Cayetana Álvarez de Toledo a su llegada a la fiesta de cumpleaños de Vargas Llosa.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios