Es noticia
Menú
Bryan Adams lo da todo en Marbella ante los Hohenlohe en el Starlite Festival
  1. Starlite Festival
abrió el cartel del starlite festival

Bryan Adams lo da todo en Marbella ante los Hohenlohe en el Starlite Festival

“Ya no me sé más… Ahora sí que de verdad me voy”. Y así agotó su repertorio el mago del bombín negro. Bryan Adams lo dio

Foto: Bryam Adams, en una imagen de archivo (I.C.)
Bryam Adams, en una imagen de archivo (I.C.)

“Ya no me sé más… Ahora sí que de verdad me voy”. Y así agotó su repertorio el mago del bombín negro. Bryan Adamslo dio todo este miércoles en Marbella tan solo con una guitarra y un piano que le acompañaban en el escenario. “Sélo tengo esto… la música no necesita adornos”, dijo. Y de esta manera esbozaba hilván a hilván Run to. Como siempre, a su lado su incondicional, el pianista Gary Breit, que se mimetizó en cada momento con el cantante. Ya hacía un lustro que el canadiense no pisaba España y quiso saborear el aire de la cantera de Nagüeles en el arranque del Starlite Festival. En la platea mucho público gibraltareño, que adora al cantante, y atisbaba desde lejos el símbolo de su tour The Bare Bones, la emblemática calavera con sombrero de copa que luego él se pondría. El cartel de completo se había colgado en taquilla vendiéndose las 2.500 plazas existentes. Guiños no le faltaron: “Hablare en inglés pero muy despacito”. E incluso se atrevió con un “gracias” en español.

La noche de Jenny

El sueño de una noche de verano no se hizo esperar. I finally found someone -Al final encontré a alguien- disparó la libido de las presentes, pero Bryan solo eligió a una: se llamaba Jenny y fue princesa por unos segundos bailando frente a frente prendida en sus ojos. La velada no tenía fin y seguían sonando los míticos Back to you o I am ready, mientras los presentes coreaban el I am ready to hold you. No contento con ello, el artista revolucionó los espíritus más románticos con Everything I do, I do it for you, que interpretó en el ecuador del concierto y que hizo relumbrar los teléfonos móviles que grababan la canción como si fueran luciérnagas en la oscuridad. El canadiense se dejó la piel en una actuación en la que fusionó su humor satírico con la dulzura de sus temas. Buena mezcla. Y sus incondicionales no querían que se fuera: “Bryan, más, please”. Y a ritmo de pataleo y gritos de “¡otra, otra!” hicieron salir a escena de nuevo a Adams. Para recompensarlos sacó de su legendario bombín su I need somebody like you, mientras aseguraba: “Para mí cantar es lo más importante del mundo”. Have you ever reallyloved a woman, una balada con toques de flamenco, y Miss You provocaron el “I love you, Adam” en el público. Él lanzaba ósculos al aire mientras decía: “Encantado de estar en España”. Y así se fue, como Cenicienta, a las doce en punto pero sin dejar zapato.

Ausencia de celebrities

“Ya no me sé más… Ahora sí que de verdad me voy”. Y así agotó su repertorio el mago del bombín negro. Bryan Adamslo dio todo este miércoles en Marbella tan solo con una guitarra y un piano que le acompañaban en el escenario. “Sélo tengo esto… la música no necesita adornos”, dijo. Y de esta manera esbozaba hilván a hilván Run to. Como siempre, a su lado su incondicional, el pianista Gary Breit, que se mimetizó en cada momento con el cantante. Ya hacía un lustro que el canadiense no pisaba España y quiso saborear el aire de la cantera de Nagüeles en el arranque del Starlite Festival. En la platea mucho público gibraltareño, que adora al cantante, y atisbaba desde lejos el símbolo de su tour The Bare Bones, la emblemática calavera con sombrero de copa que luego él se pondría. El cartel de completo se había colgado en taquilla vendiéndose las 2.500 plazas existentes. Guiños no le faltaron: “Hablare en inglés pero muy despacito”. E incluso se atrevió con un “gracias” en español.

Música Francisco Rivera Ecuador
El redactor recomienda