Ayer lució la impresionante tiara de flores de lis

El último (y desconocido) problema de Letizia con su corona

Letizia brilló ayer en la recepción con el presidente Macri y su esposa, Juliana Awada, en el Palacio Real. Pero su tiara no lució como debiera. ¿Qué pasó? Resolvemos el misterio

Foto:

Letizia brilló ayer en la recepción con el presidente Macri y su esposa, Juliana Awada, en el Palacio Real con el motivo de la visita de Estado del mandatario argentino. La Reina estrenó tres de las denominadas 'joyas de pasar', un conjunto de ocho piezas reunidas por la reina Victoria Eugenia que pertenecen a la Corona y que deben pasar de generación en generación.

La esposa de Felipe VI coronó su cabeza con la tiara de la Flor de Lis, la más importante del joyero de los Borbón y símbolo de la monarquía española. Fue creada por la joyería Ansorena y Alfonso XIII se la entregó a su esposa, la reina Ena, con motivo de su enlace matrimonial. La diadema, realizada en diamantes, representa tres grandes flores de lis. También fue utilizada por la condesa de Barcelona durante la coronación de Isabel II. Fue en 1983, durante una visita de Estado de los reyes de Suecia, cuando la Reina Sofía la lució por primera vez y desde entonces la ha reservado para grandes ocasiones. Letizia no encontró mejor ocasión que esta para volverla a lucir. Sin embargo, analizando las imágenes del evento de ayer Vanitatis ha detectado un pequeño problema en la corona de platino y brillantes, como se puede ver con detalle en la foto.

Montaje realizado por Vanitatis en el que se aprecia con detalle el 'roto' de la corona
Montaje realizado por Vanitatis en el que se aprecia con detalle el 'roto' de la corona

¿Está rota la corona?

Este medio de comunicación se ha puesto en contacto con expertos con el fin de resolver el misterio. Claramente, la tiara no lucía como debía: se puede apreciar a simple vista un desajuste en el centro de la diadema. ¿Está rota o simplemente no la han encajado correctamente?

Desde Ansorena, casa que creó la joya a petición de Alfonso XIII, aseguran que la corona está perfectamente puesta y que no presenta ningún fallo. Aclaran que se trata de una de las piezas del joyero real articuladas y que por lo tanto puede lucirse abierta o cerrada. Esta joya, que fue un regalo a la reina Victoria Eugenia, originalmente fue diseñada para lucirla en forma de cestillo. La evolución de la moda provocó que fuera modificada para poder ponerla en distintas posiciones. "La Reina Letizia lució la corona magistralmente", aseguran desde la joyería. Sin embargo, existen discrepancias entre los expertos consultados.

La Reina Letizia y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), al inicio de la cena que los Reyes ofrecieron al presidente de Argentina, Mauricio Macri, y su esposa, Juliana Awada, en el Palacio Real (EFE)
La Reina Letizia y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), al inicio de la cena que los Reyes ofrecieron al presidente de Argentina, Mauricio Macri, y su esposa, Juliana Awada, en el Palacio Real (EFE)

José Luis Sampedro Escolar, experto en Geneaología y Heráldica y autor del libro 'Las joyas de las reinas de España', confirma a este medio que efectivamente la joya no está bien adaptada a la cabeza de la Reina. Supone que no fue bien adaptada a la pieza de terciopelo que fija la joya al peinado y que hace que ni se mueva ni se clave.

"Se trata de una pieza articulada y por lo tanto es susceptible de colocarse en diferentes posiciones". Sin embargo, el experto no entiende que se haya cometido el error de colocarla con esa especie de 'roto' en el centro. ¿Un fallo de protocolo el no tener un plan b?

Sea como fuere, Letizia lució radiante con esta tiara de 1906. Y pocos se percataron del desajuste. Una joya que, según Ansorena, basa su diseño en las flores de lis unidas por roleos y hojas, así como ondas decrecientes de brillantes que recuerdan a los motivos en 'pampille' de mediados del siglo pasado o a los más lejanos 'cosses de pois' del tardomanierismo parisino.

"Totalmente empedrada, la tiara ostenta, entre los perfiles lanceolados de las lises, gruesos brillantes, algunos excepcionales. Los engastes alternan sus bordes graficados con los lisos y el ritmo de las líneas curvas dota a la pieza de una personalidad propia, dentro de la órbita de la moda del momento, pero independiente de esta", explican en la prestigiosa firma.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios