Paloma Rocasolano, la otra abuela real
  1. Casas Reales
La discreción como norma

Paloma Rocasolano, la otra abuela real

Oficialmente no tiene novio y sí amigos que la cuidan, como ella a su vez se encarga de sus nietas royal cuando los Reyes viajan. Este es su retrato más íntimo

Foto: Paloma Rocasolano, la otra abuela real
Paloma Rocasolano, la otra abuela real

Paloma Rocasolano, madre de la reina Letizia, es una mujer discreta y contenida. No ha tenido que hacer malabarismos con la prensa porque nunca ha buscado un protagonismo que sí eligió en un momento determinado parte de la familia Ortiz. No se la ha visto en Asturias en ninguno de los actos donde su nieta Leonor ha sido protagonista como Princesa de Asturias. Ni en la cueva de la Virgen de Covadonga ni en ningún sitio de los alrededores. Aseguran que sí estuvo pero que prefirió la invisibilidad para que no hubiera comparaciones. La abuela paterna, doña Sofía, no acudió a uno de los actos más importantes de la que será la cabeza visible de la institución por razones difíciles de justificar. La otra abuela pagó lo platos rotos y si estuvo, lo hizo a escondidas.

Tampoco le ha hecho falta interponer demandas cósmicas como hizo su hija Telma. Su táctica es callar y sonreír cuando los reporteros la preguntan por la calle por alguna cuestión relacionada con la reina Letizia, las niñas Leonor y Sofia y en menor medidas por la familia colateral y sus andanzas. Es más no permite que en su presencia se critique a Urdangarin, a la infanta Cristina y mucho menos al titular emérito.

La infanta Sofía, junto a su madre, su hermana, su abuela y bisabuela maternas y el príncipe Konstantin de Bulgaria, el día de su primera comunión. (EFE/Ballesteros)
La infanta Sofía, junto a su madre, su hermana, su abuela y bisabuela maternas y el príncipe Konstantin de Bulgaria, el día de su primera comunión. (EFE/Ballesteros)


Cuando aún estaba activa y asistía a reuniones relacionadas con su trabajo en el sindicato de enfermeria (SATSE), se marchaba cuando las conversaciones se alejaban del tema a tratar ese día. En esas situaciones, los comentarios desagradables y negativos tenían que ver con la familia real. "Han sido casos muy aislados. En todas partes hay metepatas y, desde luego, los compañeros siempre la hemos apoyado. Es una mujer muy querida y la hemos echado de menos ahora que se ha ido".

La mujer que lloraba en el banco

La abuela de la futura Reina de España se acaba de jubilar a sus 65 años. Amigos como Luis o Carmen han sido su respaldo en momentos de gran tragedia como fue la muerte de Erika. Pero incluso ante ese desgarro irrecuperable no se volvió introvertida y agradeció las muestras de cariño, como hizo con Paloma Gomez Borrero. Coincidieron las dos una tarde en una iglesia del centro de Madrid. La periodista entró a rezar y se encontró con una mujer sentada en un banco que lloraba. La consoló sin preguntar nada y sin identificarla como la madre de la princesa Letizia. Tiempo después, Paloma recibió una nota dándole las gracias por ese abrazo anónimo y gratificante.

Paloma Rocasolano y Felipe Varela hablando por las calles de Madrid. (Cordon Press)
Paloma Rocasolano y Felipe Varela hablando por las calles de Madrid. (Cordon Press)


Paloma Rocasolano siempre ha estado muy unida a sus hijas y trata a todas las nietas por igual. A las dos Borbón y a Carla y Amanda, cada año antes de que empiece el verano, les compra sandalias firmadas por la zapatera Sara Navarro. La Princesa de Asturias y la infanta Sofia suelen aparecer con ellas en los posados de Palma. Tiene una relación especial con la heredera y su hermana.

LEA AQUÍ: Las alpargatas de 100 euros que Paloma Rocasolano compra a sus nietas

​La casa de Asturias

Aunque nunca lo ha confirmado Zarzuela, cuando los padres tienen viajes institucionales fuera de España, Paloma se instala en la casa de Asturias (así bautizaron los amigos el palacete donde viven) y se encarga de sus nietas. Dicen que no se entromete y sigue las pautas de horarios y costumbres marcadas por la madre real.

Ahora que puede disponer de su tiempo una vez que no tiene actividad laboral, viaja a menudo a Barcelona para estar con su hija Telma y la niña. No suelen frecuentar lugares públicos y se encierran en la casa de los Tous fuera de Barcelona. La discreción como norma de una vida muy normal.

LEA AQUÍ: Las duras acusaciones de la biógrafa de los Tous contra la reina Letizia

Tiene una casa en el Madrid de los Austrias y hace vida de barrio. Acude al gimnasio de la zona, donde nadie la molesta. Le gusta caminar. En esos paseos llega hasta el parque del Oeste y mas allá. Hace poco se acercó al centro de belleza y estética de Carmen Navarro en la calle Sagasta solo para saludarla. "Es una persona muy agradable y educada a la que tengo mucho cariño", explicaba la profesional el día que la madre de la Reina coincidió con periodistas en su centro al que solía acudir a menudo recomendada por su hija Letizia.

Divorciada de Jesús Ortiz desde 1990, ha sido muy discreta en sus relaciones afectivas. Oficialmente no tiene novio y sí amigos que la cuidan.

Paloma Rocasolano Reina Letizia Princesa Leonor Infanta Cristina Paloma Gómez Borrero