Logo El Confidencial
por un motivo religioso

Alexandra de Hannover renuncia a sus derechos sucesorios

La hija de Ernesto de Hannover y Carolina de Mónaco se ha bautizado recientemente en la fe católica, lo que la excluye del trono británico

Foto:  Alexandra de Hannover, en una foto de archivo. (Getty)
Alexandra de Hannover, en una foto de archivo. (Getty)

Así como su madre sigue casada con Ernesto de Hannover, de quien lleva separada muchos años, por lo que sigue conservando el título, su hija, Alexandra de Hannover, ha tomado una decisión trascendental: se ha bautizado y convertido en miembro de la Iglesia Católica.

Esto significa que es excluida automáticamente de la línea sucesoria al trono británico. Sin embargo, esto no supone que pierda el tratamiento de princesa y de Alteza Real, lo que la sitúan, en este sentido, por encima de sus hermanos Casiraghi. Si su madre se divorciara sí los perdería...

[LEE MÁS: Alexandra de Hannover y su novio: el beso que todos estábamos esperando]

Debemos recordar que Alexandra, que tiene 19 años, formaba parte de la Iglesia Luterana, al igual que el resto de su familia paterna, al ser bautizada el 19 de septiembre de 1999. Sin embargo, decidió dar un nuevo rumbo a su vida, según ha desvelado en una entrevista con la revista francesa Point de Vue el coronel Luc Frigant, quien ha formado parte durante tres décadas de la Compañía de Carabineros del Príncipe, que vigila por la seguridad de los Grimaldi. De hecho, tal era su vinculación del militar con la familia, que la propia Alexandra le eligió como padrino en este segundo bautizo, con el que abraza la religión de su madre.

Alexandra, de niña, en el balcón de Palacio. (Getty)
Alexandra, de niña, en el balcón de Palacio. (Getty)

En realidad sus derechos dinásticos al trono británico son más bien simbólicos (ocupa la posición 41, mientras que en Mónaco está en la 12) y se encontraba detrás de sus hermanos, Ernesto Augusto y Christian.

[LEE MÁS: 10 desastres estéticos en la boda de Christian y Ssa de Hannover]

El propio coronel ha desvelado en la mencionada entrevista que lo importante para él fue ver tan emocionadas, entre lágrimas a Carolina y Estefanía de Mónaco. Al mismo tiempoo, echó en falta la presencia de su ahijada Alexandra en la ceremonia que le hiceron en homenaje por tantos años al servicio de los Grimaldi.

Por otra parte, hay que señalar también que su tía, Charlene, siguió el mismo camino, pues se convirtió al catolicismo tras su boda con Alberto de Mónaco.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios