Logo El Confidencial
EN EL PUNTO DE MIRA INTERNACIONAL

Mohamed bin Salman, del caso Khashoggi, dueño de la casa más cara del mundo

Aplaudido en el pasado por sus reformas sociales, es señalado ahora por la muerte de un periodista. Multimillonario, su vida se caracteriza por los excesos económicos

Foto: La casa más cara del mundo en Francia, propiedad Mohamed bin Salman. (Houseoftherich.com)
La casa más cara del mundo en Francia, propiedad Mohamed bin Salman. (Houseoftherich.com)

'Forbes' la consideró la casa más cara del mundo y el 'New York Times' reveló hace poco quién la había comprado. Fue el príncipe Mohamed bin Salman, el heredero saudí que está ahora en el punto de mira del mundo.

Conocido como el impulsor de reformas en su país, Bin Salman es estos días el centro de las críticas internacionales. Hace unas semanas desapareció el periodista saudí Jamal Khashoggi en la embajada saudí de Turquía y todo apunta a que su muerte salpica de lleno a la casa real del citado país.

El Chateaux Louis XIV, la casa más cara el mundo, propiedad del polémico príncipe saudí Mohamed bin Salman. (Houseoftherich.com)
El Chateaux Louis XIV, la casa más cara el mundo, propiedad del polémico príncipe saudí Mohamed bin Salman. (Houseoftherich.com)

La dinastía que reina en Arabia Saudí, los Al Saud -pusieron incluso su nombre al país-, es la que tiene en sus manos las reservas de petróleo más grandes del mundo. Un tesoro multimillonario que les ha permitido entablar intensas relaciones diplomáticas con todos los líderes de Occidente. Y darse todos los caprichos imaginables.

Como la casa más cara del mundo, el Château Louis XIV, que tiene su propia entrada en Wikipedia y que se levantó en honor al rey francés, aunque es de nueva construcción basándose en la estructura que allí había antes. El palacio es una impresionante mansión por la que el príncipe saudí pagó 275 millones de euros. Nadie ha vuelto a pagar semejante suma por un inmueble desde que él la compró, a finales de 2015.

Casa, yate, arte...

MBS, que es como se conoce al príncipe por las siglas de su nombre, adquirió el palacio bajo empresas pantalla con sedes internacionales y seguir su rastro fue difícil. Fue el periódico neoyorquino el que logró señalar al príncipe heredero como el comprador después de una investigación que duró meses.

El rey Felipe, la reina Letizia y Mohamed bin Salman antes de un almuerzo en el Palacio Real, el 12 de abril de 2018. (Reuters)
El rey Felipe, la reina Letizia y Mohamed bin Salman antes de un almuerzo en el Palacio Real, el 12 de abril de 2018. (Reuters)

Subastado por Christie's, el edificio está a las afueras de París, entre Marly-le-Roi y Versalles, a 15 minutos del Triangle d’Or, uno de los barrios más exclusivos de Francia. La casa cuenta con los más lujosos caprichos, como un jardín con una gran fuente de oro, estatuas de mármol y hasta un laberinto.

Dentro prosigue el lujo, con una decoración clásica, mesas de mármol, escaleras con molduras de oro, frescos en las paredes y hasta una habitación con un acuario gigante para ver peces a través del suelo. El Château Louis XIV cuenta además con todas las modernidades posibles, sala de cine, bodega (los musulmanes como MBS no pueden beber alcohol)… Todo bajo control domótico.

LEER MÁS: "El éxodo inmobiliario de la familia real saudí en España"

El príncipe intenta mantener en el anonimato todas sus adquisiciones pero suele ser difícil. Salió a la luz la compra de un yate de hiperlujo a un magnate ruso relacionado con la industria del vodka. La embarcación, Serene, costó 550 millones de euros, tal y como recordaba este fin de semana Dexter Flinkins en 'The New Yorker'. También se supo que había sido él quien compró la obra 'Salvator Mundi', de Leonardo da Vinci, un retrato de Jesucristo que cuelga en las paredes del nuevo museo del Louvre abierto en Abu Dabi. Le costó 450 millones de dólares.

Amigo de todos

La discrección de MBS no se puede atribuir a un carácter reservado. Desde que fue designado como el delfín del rey Salman, este joven de 33 años ha liderado reformas sociales en su país que han removido los cimientos de la zona. Permitió conducir a las mujeres, se paseó por Silicon Valley con camisa junto a Mark Zuckerberg y engatusa a todos quienes se reúnen con él por su carácter atractivo.

El príncipe Mohamed bin Salman junto a Mark Zuckerberg en Silicon Valley. (Reuters)
El príncipe Mohamed bin Salman junto a Mark Zuckerberg en Silicon Valley. (Reuters)

Engatusa, decimos, porque quienes le conocen bien saben de lo que es capaz. Hace unos meses encarceló a más de 100 miembros de la familia real saudí, es decir, a sus familiares, a quienes acusaba de haberse enriquecido de manera ilícita, algo que es cierto, pero también atribuible a sí mismo. Por eso no quiere que se conozcan sus operaciones financieras.

Sus familiares fueron encarcelados en hoteles de lujo de Riad, la capital, lo que parece un privilegio, cierto, pero después se ha sabido que algunos sufrieron incluso torturas. Es ahora cuando todas estas informaciones toman importancia. Como sus ataques a Yemen, que han llevado a seis millones de yemeníes a la extrema pobreza, e incluso hay una epidemia de cólera. Nada de eso se decía cuando visitó Francia, Estados Unidos e incluso España, donde se reunió con el rey Felipe VI y doña Letizia.

El periodista Jamal Khashoggi, desaparecido y asesinado en la embajada saudí en Estambul. (Reuters)
El periodista Jamal Khashoggi, desaparecido y asesinado en la embajada saudí en Estambul. (Reuters)

Ahora toma todo cuerpo: tras la muerte del periodista crítico Jamal Khashoggi, que entró en la embajada saudí de Estambul y nunca más se le ha vuelto a ver. Se había exiliado a Estados Unidos tras sentirse inseguro en su país por las críticas que había realizado a MBS. Ya se sabe que murió allí dentro, descuartizado, y su cuerpo no ha sido encontrado. Se sabe, según informaciones del Gobierno turco, que Khashoggi se reunió con miembros de los servicios secretos saudíes, algunos de los cuales son los asesores directos del príncipe.

Poco a poco se aclaran los detalles y este martes el Gobierno turco ha anunciado una rueda de prensa para contar “toda la verdad”. Arabia Saudí niega la implicación de MBS, mientras que líderes mundiales como Angela Merkel y Emmanuel Macron ya lo han señalado como responsable. La vida del príncipe a quien todos adoraban pasa ahora por un mal momento y no podrá siquiera escapar a descansar a su ‘casita’ parisina, la más cara del mundo.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios