Logo El Confidencial

El extraño viaje de Letizia a Perú (y no es una película de Fernando Fernán Gómez)

¿Que por qué lo catalogamos así? Pues porque no se han seguido las pautas de cualquier visita de Estado

Foto:  Doña Letizia. (Limited Pictures)
Doña Letizia. (Limited Pictures)

No es ningún secreto que los Reyes no tienen demasiada buena suerte con los viajes de Estado. El de Reino Unido tuvo que posponerse hasta en dos ocasiones, algo que también ocurrió con el de Japón. El de Marruecos fue cancelado y se desconoce si finalmente don Felipe y doña Letizia visitarán a nuestros vecinos del sur. También estaba en el aire un viaje a Corea del Sur y otro a Brasil de los que no se ha vuelto a hablar. Con este panorama, es normal que cuando al final se lleva a cabo una visita de Estado la viviamos con emoción, como ocurre con esta que se encuentran realizando actualmente en Perú, aunque hay que reconocer que este viaje es, cuando menos, extraño; y no, no hablamos de esa famosa película de Fernando Fernán Gómez.

[La reina Letizia empieza fuerte su visita a Perú con un vestido nuevo de 2.800 euros]

¿Que por qué lo catalogamos así? Pues porque no se han seguido las pautas de cualquier visita de Estado. Es habitual que en estos viajes los Reyes sean despedidos con honores militares en el aeropuerto de Madrid, pero esta vez no ha sido así. El problema es que Felipe VI tenía un acto programado en París justo un día antes, la celebración del centenario del Armisticio de la I Guerra Mundial, a la que acudieron numerosos jefes de Estado de todo el mundo.

Los Reyes con el presidente y la primera dama. (EFE)
Los Reyes con el presidente y la primera dama. (EFE)

La Reina no acompañó a su marido en este acto, se desconoce si por decisión de Zarzuela, por propia voluntad o porque viendo que Begoña Gómez, la esposa del presidente Sánchez, ya acudía, no lo creía necesario. Lo que está claro es que Felipe y Letizia no tuvieron despedida y llegaron a Perú en vuelos distintos. Tal como ha confirmado en exclusiva Vanitatis, la Reina lo hizo el domingo por la tarde en un vuelo regular de Iberia, ocupando la zona de business. Suponemos que Felipe lo haría en el avión oficial.

También volarán por separado en el regreso. Y es que mientras tras la visita a Perú Felipe VI se desplazará hasta Guatemala para asistir a la Cumbre Iberoamericana, doña Letizia lo hará el mismo miércoles y con rumbo a España. Llama la atención que, a pesar de que la visita de Estado es de tres días -una duración que sí sigue las pautas de las anteriores-, en la última jornada la Reina no participará en ningún acto y será Felipe en solitario el que visitará la refinería Repsol La Pampilla y mantendrá un encuentro con personalidades e instituciones relacionadas con la celebración del bicentenario de la independencia de Perú.

Pedro Sánchez y su mujer en París con los Macron. (EFE)
Pedro Sánchez y su mujer en París con los Macron. (EFE)

Pero hay más. Si algo nos gusta de estas visitas son esas cenas de Estado donde los anfitriones tiran la casa por la ventana para agasajar a sus invitados. Con tiara o sin ella, este acto se convierte en el más vistoso del viaje. Pero nada de nada. En esta ocasión no disfrutaremos de una velada de ese tipo, por decisión del país anfitrión, y nos tenemos que consolar con el almuerzo que el presidente Martín Vizcarra y su esposa, Maribel Díaz, ofrecieron este lunes en el Palacio Presidencial.

Y es que desde hace ya unos años los presidentes de Perú no celebran cenas para recibir a otros mandatarios, algo que sí ocurría en el pasado. Aún tenemos en la retina la imagen de la entonces Princesa de Asturias paseándose por los salones del Palacio Presidencial junto al presidente Alain García y brindando con pisco enfundada en aquel vestido rojo de Felipe Varela de cuerpo palabra de honor y falda de muselina con una impresionante raja que ya llevó en la fiesta previa a la boda de Victoria y Daniel de Suecia.

Esa cena, celebrada en octubre de 2008, fue de gala y eso que la visita tan solo era oficial. Sin embargo, cuando al fin tenemos un viaje de Estado, nos quedamos sin cena. Paradojas de la vida. Lo que está claro es que esta no es una visita de Estado al uso y las pruebas lo demuestran.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios