Logo El Confidencial
LAS CURIOSIDADES DE LA CITA

De la mirada de Trudeau a Kate al broche de Isabel II: lo que no viste de la cena de la OTAN

La reina Isabel organizó este martes una recepción para los líderes mundiales con motivo del 70 aniversario de la OTAN. Y hubo muchos detalles que pasaron desapercibidos en un primer momento

Foto: Kate Middleton, en la reunión con los líderes de la OTAN en Buckingham. (EFE)
Kate Middleton, en la reunión con los líderes de la OTAN en Buckingham. (EFE)

Era una de las citas más esperadas de las últimas semanas. La reina Isabel organizó este martes una recepción en el palacio de Buckingham con motivo de la cumbre por el 70 aniversario de la OTAN, un evento en el que participaron también Kate Middleton, una de las grandes protagonistas de la noche, el príncipe Carlos y Camilla, el príncipe Eduardo y la princesa Ana. Aunque estuvieron los principales líderes mundiales, el encuentro estuvo también marcado por grandes ausencias, como la del príncipe Guillermo, de gira por Oriente Medio, o el príncipe Harry y Meghan Markle, quienes ya están disfrutando de su retiro de varias semanas. Pero si hubo una ausencia significativa, fue la del príncipe Andrés, ya que suponía el primer compromiso de esta envergadura en el que no estaba tras su dimisión por el escándalo Epstein.

Eso sí, ninguna de estas importantes ausencias eclipsó lo que pasó en el Salón de Estado de Buckingham, que se llenó de jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos Pedro Sánchez con su esposa, Begoña Gómez, Justin Trudeau, Emmanuel Macron o Donald Trump, también acompañado de Melania, quien fue la gran sensación de la noche, con su imponente look en amarillo. Tras los protocolarios saludos y las fotos, se formaron corrillos que dieron lugar para muchas anécdotas y curiosidades, algunas protagonizadas por los todopoderosos primeros ministros.

La reina Isabel II, con los líderes de los países de la OTAN. (Reuters)
La reina Isabel II, con los líderes de los países de la OTAN. (Reuters)

Una de las más comentadas en redes sociales ha sido la conversación que mantuvieron el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y la duquesa de Cambridge, no por la conversación, sino por la fotografía de ambos que ha distribuido Buckingham. A algunos no les ha pasado desapercibida la mirada del canadiense a Kate Middleton, sin que nosotros nos atrevamos a elucubrar sobre su significado, nada más que el aprecio y admiración que le tiene, dada la estrecha relación de los duques de Cambridge con su país. Pero juzguen ustedes mismos.

Kate Middleton y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau. (Palacio de Buckingham)
Kate Middleton y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau. (Palacio de Buckingham)

Precisamente el canadiese dio lugar a otro de los detalles más comentados, aunque para mal. Y es que la elección de zapatos marrones no fue muy acertada, principalmente por que se trataba de un evento nocturno, que, aunque no era de gala, sí requería ciertas normas. Pero es que además llevaba unos curiosos calcetines con renos, lo que llamaba aún más la atención.

Trudeau parecía omnipresente, ya que también fue uno de los protagonistas de otra de las anécdotas de la noche. El 'Daily Mail' pone el foco en otra de sus conversaciones, aunque esta vez con Boris Johnson y Emmanuel Macron, y en la que también estaba la princesa Ana, que no dudó en seguir las bromas de los presidentes. Aunque no mencionan su nombre, hablan del retraso con el que Donald y Melania Trump llegaron a Clarence House unas horas antes, para una reunión con el príncipe Carlos y Camilla Parker-Bowles. Nada menos que 40 minutos tarde, algo que no está nada bien visto en Reino Unido. Y da la casualidad de que no es la primera vez que el presidente estadounidense hace esperar a un miembro de la familia real.

La princesa Ana, junto a Boris Johnson y Justin Trudeau. (Reuters)
La princesa Ana, junto a Boris Johnson y Justin Trudeau. (Reuters)

Y otro de los grandes protagonistas de la noche, aunque sea de pequeño tamaño, fue el broche escogido por la reina Isabel II para la cita. A nadie le pasó desapercibido que la monarca lució el que le regaló el matrimonio Obama durante una visita de Estado a Reino Unido. Se trata de un adorno en forma de la característica lágrima de estampado paisley, realizado en flores de ágata de musgo. Teniendo en cuenta la extensa colección de broches que tiene la reina Isabel, pocos creen que la elección haya sido una casualidad, y algunos hasta piensan que es un mensaje para el presidente Trump, ya que también lo lució en una de anteriores visitas del político y empresario al país.

La reina Isabel, junto a Melania Trump. (Reuters)
La reina Isabel, junto a Melania Trump. (Reuters)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios