Logo El Confidencial
ERA SEGUNDO EN LA LÍNEA DE SUCESIÓN

Nicolás de Rumanía, el (polémico) príncipe destronado, anuncia su próxima paternidad

El nieto de Miguel de Rumanía ha anunciado que está esperando su primer hijo con la periodista Alina-Maria Binder, con la que se casaba en septiembre de 2018

Foto: Nicolás de Rumanía y su esposa, Alina-Maria Binder. (Cordon Press)
Nicolás de Rumanía y su esposa, Alina-Maria Binder. (Cordon Press)

Corría septiembre de 2018 cuando Nicolás de Rumanía y la periodista Alina-Maria Binder se dieron el 'sí, quiero' en Peles, la residencia de verano de la familia real rumana. Un enlace al que, a pesar de los lazos de parentesco del novio con varias casas reales europeas, no asistió ningún royal. Dos años después, la pareja está esperando su primer hijo. Una noticia que ellos mismos han anunciado a través de un comunicado, informando de la fecha prevista para el nacimiento -noviembre- y con un recuerdo especial para el abuelo de Nicolás, Miguel de Rumanía, considerado el primo favorito de la reina Sofía.

Una mención que sorprende, y mucho, puesto que los últimos años abuelo y nieto no tuvieron una relación precisamente idílica. Aunque no es una casa reinante, la línea de sucesión al trono es evidente y Miguel de Rumanía tenía muy claros los valores que debían tener los miembros de la familia. Por eso, no le tembló el pulso cuando decidió 'destronar' a su nieto, apartándole de la línea de sucesión. Tampoco dudó al hacerlo con una de sus hijas, la princesa Irina, cuando fue detenida en Estados Unidos por organizar peleas de gallos.

Miguel de Rumanía, en una imagen de archivo. (EFE)
Miguel de Rumanía, en una imagen de archivo. (EFE)


Los motivos para que decidiera apartar a su nieto de la línea de sucesión fueron varios. El principal, el hecho de que Nicolás tuviera una hija ilegítima en 2015, que además no quiso reconocer. Aunque después sí quiso darle sus apellidos, ya era tarde. No solo su reputación estaba perdida, sino que el rey Miguel había decidido retirarle el título de príncipe y borrarle de la línea hereditaria. Tampoco el irrumpir en la habitación de su abuelo, ya agonizante, agrediendo para ello a varios trabajadores de la casa ayudó a solucionar la situación. Al contrario. Su madre, la princesa Elena, tuvo que pedir disculpas públicas por el comportamiento de su hijo, que veía cómo sus posibilidades de acceder al trono se esfumaban.

Nicolás ocupaba en ese momento el segundo puesto en la línea de sucesión, solo por detrás de Margarita, la hija mayor de Miguel, que no reina en el país, dado que Rumanía sigue siendo una república constitucional, pero sí es actualmente muy respetada, con gran relevancia pública e incluso algunas funciones institucionales. A su sobrino le correspondía, por tanto, ser el heredero una vez que el primo de la reina Sofía falleció, en 2017, ya que el antiguo monarca no tuvo hijos varones y Margarita no ha tenido descendencia.

Pero ni él ni su futuro hijo estarán, de momento, en la línea de sucesión. Eso sí, es un debate que a día de hoy sigue abierto en el país, por lo que parece que Nicolás de Rumanía aún no ha perdido la esperanza de ocupar la jefatura de la Casa Real, y puede que el nacimiento de su primer hijo y el emotivo recuerdo a su abuelo en el comunicado ayuden a aclarar la situación.

Nicolás de Rumanía y su esposa, Alina-Maria Binder. (Cordon Press)
Nicolás de Rumanía y su esposa, Alina-Maria Binder. (Cordon Press)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios