Logo El Confidencial
LA VERDAD DEL ESCÁNDALO DE RUMANÍA

Nicolás de Rumanía: el escándalo de una hija secreta (y negada) que ahora admite

Su negativa, durante años, a reconocer a la hija de Nicoleta Cîrjan como suya, decepcionó enormemente a la familia Real. Ahora, una prueba de ADN ha revelado la verdad.

Foto: Nicholas Medforth-Mills, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Nicholas Medforth-Mills, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Hasta mediados de 2015, Nicholas Medforth-Mills era el príncipe Nicolás de Rumanía. Pero aquel año, el nieto del rey Miguel I fue retirado de la línea de sucesión del trono simbólico de Rumanía (ocupaba el segundo puesto por detrás de su tía Margarita) y despojado de su título. El motivo, un gran escándalo que salpicó de lleno a la Casa de Rumanía.

[LEA MÁS: Nicolás de Rumanía: el error del pasado por el que ningún royal asiste a su boda]

"La Corona necesita personas modestas, equilibradas y con principios morales", dijo entonces un entristecido rey Miguel I sin entrar en más explicaciones de su radical decisión.

Miguel I de Rumanía en una imagen de archivo. (EFE)
Miguel I de Rumanía en una imagen de archivo. (EFE)

Fue una exclusiva revelada por FLUX 24 la que arrojó luz a todo este asunto. Tras especularse con posibles problemas de juego del príncipe Nicolás o incluso con la posibilidad de que fuera homosexual, el mencionado medio rumano de comunicación desveló que el entonces príncipe había dejado embarazada en el mes de mayo de 2015 a una joven llamada Nicoleta Cîrjan, licenciada en Ciencias Sociales y activista medioambiental,que trabajaba como colaboradora del nieto del rey Miguel I.

Lejos de reconocer a la niña que venía en camino, el príncipe Nicolás pretendió que Nicoleta abortara, tal y como ella misma relató entonces en su cuenta de Facebook, aunque sin desvelar en ningún momento la identidad del padre. Nicoleta se negó y la verdad no tardó en saberse.

Miguel de Rumanía junto a su hija, la princesa Margarita, en una imagen de archivo. (Reuters)
Miguel de Rumanía junto a su hija, la princesa Margarita, en una imagen de archivo. (Reuters)

Desde entonces, el antes príncipe Nicolás de Rumanía, hoy Nicholas Medforth-Mills, se ha mantenido en un segundo plano. Su negativa a reconocer a la hija de Nicoleta Cîrjan como suya ha entristecido y decepcionado enormemente a la familia Real. La propia madre de Nicholas Medforth-Mills, la princesa Elena, lo confirmó en un comunicado: “El rey estaba profundamente entristecido porque Nicholas no había hecho nada para aclarar la paternidad de su supuesta hija, una niña de casi dos años. Esto muestra una inaceptable falta de responsabilidad”.

Ahora, el escándalo vuelve a dar un giro asombroso. El propio Nicholas Medforth-Mills ha revelado a través de su cuenta de Facebook que él es el padre de la pequeña.

Una confesión que se ha visto obligado a hacer tras realizarse una prueba de ADN: "Como resultado de mi insistencia en la prueba para establecer la paternidad de mi presunta hija, la Sra. Nicoleta Cîrjan aceptó este cometido. El resultado fue positivo, revelando que soy el padre de su hija. Dado el contexto en el que esta niña vino al mundo, el hecho de que no he tenido relación con la madre, he asumido la responsabilidad legal sobre ella. Por razones de protección, considero que cualquier aspecto relacionado con la vida de la niña es de naturaleza estrictamente privada. Desde el deseo expreso de protegerla y no someterla a ningún riesgo mediático o intimidación, decidí dejar de hacer más comentarios sobre este tema".

La hija ilegítima de Nicolás tiene ahora tres años. La madre de la niña no tardó en reaccionar por escrito a la publicación de Facebook de Nicholas. Con un tono un tanto cínico, Nicoleta, también a través de Facebook, escribió: "¡Un día que no podría ser más sorprendente! Este día me enseñó a tener paciencia y confianza en que la verdad siempre saldrá a la luz ".

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios