El 'conde de Mónaco': la eterna y criticada presencia del hermano de Charlène
  1. Casas Reales
EL PIPPA MIDDLETON MASCULINO

El 'conde de Mónaco': la eterna y criticada presencia del hermano de Charlène

Gareth Wittstock se ha convertido en uno más en muchas citas oficiales de los príncipes, sin que nadie entienda muy bien por qué

placeholder Foto: Gareth Wittstock y su esposa, en el Día Nacional de Mónaco. (EFE)
Gareth Wittstock y su esposa, en el Día Nacional de Mónaco. (EFE)

De la reaparición de la familia Grimaldi este martes en la inauguración de la nueva plaza del Casino de Montecarlo llamaron la atención varias cosas. Por un lado, el aspecto de Charlène, la única de los asistentes a la cita que llevaba gafas de sol, haciendo que su rostro quedara prácticamente oculto. Por otro, la ausencia de la princesa Carolina y de sus hijas, mientras sí asistieron tanto Pierre como Andrea Casiraghi, este último junto a su mujer, Tatiana Santo Domingo, y a pesar de que su residencia habitual es Londres. Y, sobre todo, la presencia de Gareth Wittstock, hermano de Charléne, en lo que suponía todo un cónclave de Grimaldis.

Pero es que la presencia del cuñado de Alberto de Mónaco se ha hecho cada vez más habitual en este tipo de actos, y no solo los que tienen que ver con la fundación que preside Charlène, que podría entrar dentro de la lógica. Es muy normal que acompañe a los príncipes a citas deportivas o festivas, como es el caso del Día Nacional, donde además su hija compartió protagonismo con Jacques y Gabriella, quienes suelen atraer toda la atención de los fotógrafos con sus ocurrencias en el balcón. Y lo cierto es que la eterna presencia de Gareth en estas citas ha sido muy criticada, ya que muchos no entienden el motivo de que se le dé un lugar en estos actos, cuando no pertenece a la familia Grimaldi como tal.

placeholder Gareth Wittstock (segundo por la izquierda), junto a los Grimaldi este martes en Montecarlo. (Reuters)
Gareth Wittstock (segundo por la izquierda), junto a los Grimaldi este martes en Montecarlo. (Reuters)

Pero no solo el que sea uno más en estos actos públicos hace que reciba críticas. Su forma de vida hace que sea conocido como el 'conde de Mónaco'. Aunque colabora estrechamente con Charlène en la fundación, vive en Montecarlo en un piso que ella misma le compró cuando ambos se fueron a vivir al pequeño país, ella como novia del príncipe Alberto, él como salvavidas y apoyo de la princesa para los años que estaban por venir. Pero es que a esto se suma que es ya uno más en la alta sociedad monegasca. Junto a su esposa, Roisin Gavin, es muy frecuente su asistencia a lujosas fiestas, perdiéndose pocas citas de las numerosas que se celebran a lo largo del año.

Por eso, Gareth y Roisin son habitualmente tildados de aprovechados y oportunistas. Incluso en Mónaco se le ha descrito alguna vez como el 'Pippa Middleton masculino', con la salvedad de que no es frecuente ver a la hermana de la duquesa de Cambridge en actos oficiales, mientras que él parece disfrutar de este papel, muy probablemente asignado por la propia Charlène para asegurarse tener al menos a una parte de su familia junto a ella, ya que no son pocas las ocasiones en las que ha confesado lo muchísimo que echa de menos a los suyos y lo mal que lleva la distancia que los separa.

placeholder Gareth Wittstock, junto a su hija y sus sobrinos, celebrando el Día Nacional de Mónaco. (EFE)
Gareth Wittstock, junto a su hija y sus sobrinos, celebrando el Día Nacional de Mónaco. (EFE)
Princesa Charlene de Mónaco Alberto de Mónaco
El redactor recomienda