Camille Gottlieb cumple 22: criticada, fan de 'La casa de papel' y heredera de Grace Kelly
  1. Casas Reales
MONACO ROYAL

Camille Gottlieb cumple 22: criticada, fan de 'La casa de papel' y heredera de Grace Kelly

Es la hija pequeña de Estefanía de Mónaco y la que más se parece a su abuela, aunque su físico ha sido objeto de continuos comentarios

Foto: Camille Gottlieb, en una imagen de sus redes sociales. (@camillerosegottlieb)
Camille Gottlieb, en una imagen de sus redes sociales. (@camillerosegottlieb)

Este miércoles, Camille Gottlieb cumple 22 años. Es la hija pequeña de Estefanía de Mónaco y la única que nunca estuvo en la sucesión al trono del principado, ya que nació sin que sus padres estuvieran casados, sin que nunca llegaran a contraer matrimonio. Fue fruto de la relación de la hija pequeña del príncipe Raniero con uno de sus guardaespaldas, Jean-Raymond Gottlieb, cuya identidad no se desveló hasta hace unos años, cuando fue la propia Camille la que habló en sus redes sociales de quién era su padre.

Son muchas las grandes pasiones de esta joven. Como su madre, es fan absoluta de los tatuajes, con nada menos que 10 repartidos por todo su cuerpo. El último se lo hizo frente a las cámaras de la BBC, que rodaron un documental en el que la familia Grimaldi abrió las 'puertas' del principado para promocionarlo y atraer a más grandes fortunas. Otra de sus pasiones es la serie española 'La casa de papel', de la que se ha declarado fan incondicional en numerosas ocasiones en las redes sociales. También su familia es uno de sus grandes baluartes. Tanto con sus hermanos por parte de padre como con los hijos mayores de la propia Estefanía tiene una gran relación. De hecho, fue una de las damas de honor en la boda de Louis Ducruet y Marie Chevallier.

Los Grimaldi, reunidos para la boda de Louis Ducruet y Marie Chevallier. (Palais Princier)
Los Grimaldi, reunidos para la boda de Louis Ducruet y Marie Chevallier. (Palais Princier)

Camille también es gran aficionada a compartir sus momentos favoritos en las redes sociales, siendo sin duda la que más uso hace de ellas de toda la familia monegasca. Especialmente en Instagram comparte los numerosos viajes que realiza, sus outfits -con los que aprovecha para promocionar los diseños firmados por su hermana Pauline Ducruet- y su día a día. Pero sus publicaciones no han estado exentas de críticas. Primero, por la lujosa vida de la que presume, no solo por las exclusivas firmas que suele lucir -aunque su marca favorita es Zara, tal y como ella misma ha confesado en muchas ocasiones-, sino porque sus fotos reflejan más placeres que obligaciones. Segundo, por su físico, objeto de sus haters, que aprovechan el más mínimo vaivén en su peso para criticarla.

Camille Gottlieb, en una imagen de archivo. (Getty)
Camille Gottlieb, en una imagen de archivo. (Getty)

Eso sí, a unas y otras, Camille ha hecho siempre oídos sordos. El hecho de que critiquen su físico no le quita el sueño, todo lo contrario. Son muy habituales las fotos en las que se presenta en bikini y a cara lavada, mostrando su belleza natural, sin importante que su rostro tenga marcas o imperfecciones. Claro que tiene de lo que presumir: de los nietos de Grace Kelly, es ella la que ha heredado su belleza y la que guarda más parecido con la que fuera actriz de Hollywood.

Los comentarios sobre su supuesta vida ociosa y el aparente 'dolce far niente' que reflejan sus redes también tuvieron su respuesta hace poco, cuando informó de que se ocupaba de la comunicación, el marketing y la organización de eventos de un club nocturno, además de ser la fundadora de Be Safe Monaco, una organización que alerta a los jóvenes de los peligros del alcohol, y aportar su granito de arena como voluntaria en la asociación Fight Aids Monaco, que preside la princesa Estefanía, quien ha confesado que es su gran pilar y referente.

Camille Gottlieb, en la inauguración de la plaza del Casino de Montecarlo junto a su madre. (Reuters)
Camille Gottlieb, en la inauguración de la plaza del Casino de Montecarlo junto a su madre. (Reuters)

Camille Gottlieb
El redactor recomienda