La trágica muerte de Gustavo Adolfo, el padre del rey de Suecia y 'amigo' de los nazis
  1. Casas Reales
NUNCA LLEGÓ A SER HEREDERO

La trágica muerte de Gustavo Adolfo, el padre del rey de Suecia y 'amigo' de los nazis

Nacido para ser rey, murió con 40 años en un accidente de avión, dejando cinco hijos. Entre ellos, el actual monarca, que no contaba con un año de vida cuando perdió a su padre

placeholder Foto: Retrato del príncipe Gustavo Adolfo. (Dominio Público)
Retrato del príncipe Gustavo Adolfo. (Dominio Público)

En todas las familias reales europeas existe el fallecimiento de algún miembro de la familia difícil de olvidar, bien porque incluso ha hecho que cambiara el orden lógico de la línea de sucesión, bien por la juventud del fallecido o bien por las circunstancias. Y estos dos últimos puntos son los que caracterizan al fallecimiento del príncipe Gustavo Adolfo, el padre del actual rey Carlos Gustavo de Suecia. No solo moría de forma trágica, sino también de forma muy prematura, con 40 años, y dejando cinco hijos pequeños, entre ellos el actual monarca, que no había cumplido su primer año de vida cuando perdió a su padre. Un triste recuerdo del que esta semana se han cumplido 74 años.

Corría el mes de enero de 1947 cuando el entonces príncipe Gustavo Adolfo, segundo en la línea de sucesión al trono por detrás de su padre, visitaba a los entonces príncipes herederos de Holanda, Juliana y Bernardo, junto a los que había participado en una partida de caza. A la vuelta, el vuelo de la compañía KLM en el que viajaba iba con retraso. Poco después de despegar del aeropuerto de Copenhague, donde tenía prevista una parada, el avión se detuvo en seco y cayó en picado, estallando y provocando la muerte de todas las personas que viajaban a bordo. Según se reveló años después, el accidente fue debido a una negligencia humana, dado que, por las prisas y el retraso que ya llevaba el vuelo, no se revisó bien toda la mecánica a la hora de despegar.

placeholder El príncipe Gustavo Adolfo y su mujer, la princesa Sibila. (Cordon Press)
El príncipe Gustavo Adolfo y su mujer, la princesa Sibila. (Cordon Press)

Gustavo Adolfo fue enterrado el 4 de febrero siguiente en el cementerio real del parque de Haga, muy cerca del castillo donde había vivido con su familia y que ahora ocupa la princesa Victoria con la suya. A los funerales acudieron más de 100.000 personas. Y aunque es una cifra que podría dar cuenta de la popularidad de la que gozaba, no se corresponde con la fama que entonces tenía el príncipe y futuro rey. Un posible vínculo con los nazis hizo que fuera bastante impopular en la década de los 40, ya que existen imágenes en las que el príncipe ortogaba dinero en una colecta del partido. Según los historiadores, tanto él como su mujer, la princesa Sibila, tuvieron relación con la Alemania nazi, y aunque no hay ni documentos ni pruebas gráficas que lo confirmen, los meros rumores ya le hicieron ganarse la antipatía de muchos de los ciudadanos suecos.

placeholder Retrato familiar de Gustavo Adolfo y Sibila con sus cuatro hijas. (Cordon Press)
Retrato familiar de Gustavo Adolfo y Sibila con sus cuatro hijas. (Cordon Press)

Tres años después de su muerte, llegaba al trono su padre, convertido en el rey Gustavo IV Adolfo. Así, el heredero pasaba a ser directamente Carlos Gustavo, con solo cuatro años de edad. Aunque tenía cuatro hermanas mayores, la ley sálica que imperaba en ese momento en Suecia no permitía que las mujeres accedieran al trono. De hecho, si el actual rey no hubiera nacido nueve meses antes de la muerte de su padre, la línea de sucesión hubiera cambiado y el trono habría pasado en 1950 a manos del segundo hijo del Gustavo V, haciendo la foto familiar que conocemos hoy muy diferente. La ley se cambió años más tarde por las presiones populares y para disgusto del actual rey. Cuando acceda al trono, la princesa Victoria será la primera reina del país en más de 300 años de historia.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Rey Carlos Gustavo de Suecia
El redactor recomienda