Las 5 tiaras que Nina Flohr tiene a su disposición para el día de su boda con Philippos de Grecia
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL GRIEGA

Las 5 tiaras que Nina Flohr tiene a su disposición para el día de su boda con Philippos de Grecia

Quedan apenas cuatro días para que el primo de Felipe VI le dé el 'sí, quiero' a Nina Flohr. La novia tiene un gran joyero donde elegir su tiara nupcial

Foto: El príncipe Philippos de Grecia y Nina Flohr. (CP)
El príncipe Philippos de Grecia y Nina Flohr. (CP)

A pesar de no ser una Casa Real reinante, los Grecia tienen a su disposición un buen joyero con varias tiaras que provienen de la propia familia real griega, de la que desciende la reina Sofía, y también de la danesa, ya que la actual reina Ana María nació siendo princesa de Dinamarca. Las hay más valiosas, otras más sencillas, pero lo cierto es que Nina Flohr tiene donde elegir para su próxima boda con Philippos de Grecia, que tendrá lugar el próximo sábado en la catedral metropolitana de Atenas, la misma en la que se dieron el 'sí, quiero' nuestros Reyes eméritos.

Son cinco las tiaras que se encuentran en el joyero real, más otras dos que la princesa Marie-Chantal, millonaria de nacimiento, ha añadido de su propio bolsillo, aunque esas quedan descartadas para Nina, ya que lo más pausible es que luzca una de las joyas de la familia. Y la que tiene todas las papeletas es la Antique Corsage. Conoce todos los detalles de las diademas pertenecientes a la familia real griega de la mano de Vanitatis.

Tiara Antique Corsage

Esta es, quizás, la tiara que más posibilidades tiene de ser lucida el sábado, ya que ha sido la elegida por todas las mujeres que han entrado a la familia por matrimonio: la princesa Marie-Chantal, quien se casó con el príncipe Pablo, y Tatiana Blatnik, casada con el príncipe Nicolás. Se trata de una joya que empezó siendo un broche de la reina Victoria de Suecia (nacida De Baden) y que acabó en manos de Ingrid de Dinamarca, quien la convirtió en tiara y se la regaló a su hija pequeña, Ana María, con motivo de su 18 cumpleaños. Ella la introdujo en el joyero de los Grecia al casarse con Constantino. Es considerada una tiara de iniciación, ya que al ser pequeña fue la que lucieron las hijas de Ana María, Alexia y Teodora en sus primeros actos reales.

placeholder Tatiana de Grecia, con la tiara Antique Corsage. (Getty)
Tatiana de Grecia, con la tiara Antique Corsage. (Getty)

Tiara jedive

Esta es la tiara nupcial por excelencia de las damas de la familia; sin embargo, solo pueden lucirla las descendientes directas de la reina Ingrid, no aquellas que se unen a la familia. Realizada por Cartier con oro blanco y platino, fue un regalo a Margaretha de Connaught, madre de la reina Ingrid, por parte del jedive de Egipto con motivo de su boda con el príncipe heredero de Suecia. A su prematura muerte, la joya pasó a manos de su única hija, Ingrid, que por aquel entonces tenía 10 años. Esta la introdujo al joyero danés al casarse con Federico IX.

Fue su hija pequeña, Ana María, la primera que la lució como tiara nupcial en su boda con Constantino de Grecia, y ahí empezó la tradición. "Cuando mi hermana pequeña se casó, mi madre pensó que esa tiara sería la ideal porque es bonita y ligera. Y como ella la había lucido, a Margarita y a mí se nos permitió también llevarla en nuestras bodas", explicó la princesa Benedicta en un documental. Desde entonces, todas las descendientes de Ingrid la han lucido. Aparte de sus tres hijas, en esta lista está Alexia de Grecia, y Natalia y Alexandra de Sayn-Wittgenstein, hijas de Benedicta. En cambio, a las mujeres que han entrado a la familia, como Mary Donaldson o Marie-Chantal, no se les ha dado la opción. ¿Romperán la tradición con Nina?

placeholder Alexia de Grecia, con la tiara jedive. (Getty)
Alexia de Grecia, con la tiara jedive. (Getty)

La tiara de Alexia

Estamos ante una tiara de estilo barroco, llena de motivos variados que forman óvalos alrededor de una línea central de diamantes redondos. Se dice que fue un regalo de los reyes Ana María y Constantino a su primogénita, Alexia, de ahí que lleve su nombre. Ella fue la primera en lucirla y también la que la ha llevado con más asiduidad, aunque la princesa no ha tenido problemas en prestársela a su hermana, Teodora, quien la llevó en el enlace de Magdalena de Suecia con Chris O'Neill. ¿Se la prestará también a su nueva cuñada Nina?

placeholder Teodora de Grecia, con la tiara de Alexia. (Getty)
Teodora de Grecia, con la tiara de Alexia. (Getty)

La tiara de esmeraldas

Y ya que estamos abriendo el joyero de la familia real griega, vamos a hablar de esta tiara que, aunque tiene pocas posibilidades de ser lucida por Nina Flohr, ya que hasta la fecha solo la ha llevado la reina Ana María, es la más valiosa de todas. La diadema forma parte de una parure en la que también hay pendientes, collar y broche, todo de diamantes y esmeraldas. Su origen se remonta a la gran duquesa Olga Constantinova, quien la recibió como regalo cuando se casó con Jorge I de Grecia. Las joyas fueron pasando de reina griega en reina griega hasta llegar a Federica, madre de Constantino y de la reina Sofía, quien solía utilizar la tiara también como collar. Federica se la dejó a su nuera Ana María en su boda, y desde entonces solo ella la ha lucido. Al ser Pablo el heredero, se cree que la parure pasará a manos de Marie-Chantal.

placeholder La reina Ana María, con la tiara de esmeraldas. (Getty)
La reina Ana María, con la tiara de esmeraldas. (Getty)

La tiara de rubíes

Y otra de las grandes tiaras de los Grecia es esta, que también forma parte de un conjunto. Realizada con diamantes y rubíes, representa las hojas de olivo. Su primera dueña fue la reina Olga. Ana María la recibió como regalo de su suegra, Federica, con motivo de su boda con Constantino junto a unos pendientes, un collar y un broche. Está también reservada a la actual reina griega, y ninguna de sus hijas ni nueras la ha lucido hasta la fecha.

placeholder La reina de Grecia, con la parure de rubíes. (Getty)
La reina de Grecia, con la parure de rubíes. (Getty)

Constantino de Grecia
El redactor recomienda