Es noticia
Menú
La gran noche de Leonor, más princesa que nunca: de su vestido Cenicienta al perfecto discurso
  1. Casas Reales
PREMIOS PRINCESA DE GIRONA

La gran noche de Leonor, más princesa que nunca: de su vestido Cenicienta al perfecto discurso

Una Leonor más adulta que nunca hizo entrega de los Premios Princesa de Girona acompañada por sus padres y su hermana, la infanta Sofía

Foto: Leonor, antes de pronunciar el discurso en los Premios Princesa de Girona. (LP)
Leonor, antes de pronunciar el discurso en los Premios Princesa de Girona. (LP)

Una noche para el recuerdo y una Princesa que cada vez se encuentra más a gusto en su papel. Así podríamos definir, de forma rápida, lo acontecido en la entrega de los Premios Princesa de Girona, celebrados en el Museo de las Aguas AGBAR, en Cornellà del Llobregat, este lunes. Esa misma mañana, en el Palacete Albéniz, ya habíamos visto a Leonor, con un vestido informal, cuñas de esparto y una coleta, una imagen muy diferente a la que ofrecía unas horas después, convertida ya en lo que podríamos definir como una auténtica princesa de cuento.

Eran las 19:30 horas cuando los Reyes y sus hijas hacían acto de presencia para posar junto a los patronos de la fundación. Nada más aparecer, todos los ojos se dirigían hacia Leonor. "Qué guapa" o "está impresionante", se escuchaba, bajito, entre los reporteros gráficos y los periodistas acreditados para el acto. Y es que la heredera nos dejaba con su look más adulto hasta la fecha, al decantarse por un romántico vestido azul celeste, con el que nos recordaba a Cenicienta, de largo midi y confeccionado en crepé. Con escote palabra de honor, el diseño presenta una falda con muchísimo vuelo. Pertenece a la firma malagueña Miphai y su precio es de 169 euros.

placeholder Los Reyes y sus hijas, en la entrega de los Premios Princesa de Girona. (LP)
Los Reyes y sus hijas, en la entrega de los Premios Princesa de Girona. (LP)

Sonriente, la Princesa posaba ante los medios luciendo por primera vez unos pendientes importantes, de brillantes, terminados con un topacio azul. Hasta la fecha, Leonor había apostado por joyas menores, bisutería básicamente, pero estos premios marcaron un antes y un después en su imagen, como el peinado, un moño de estilo bailarina que despejaba por completo su rostro, más maquillado que nunca, con los ojos muy marcados y los labios pintados. Los tacones, de Carolina Herrera, daban prueba de esa adultez que la heredera ya está casi rozando, pues cumplirá 17 años en solo tres meses.

Pero Leonor no solo brilló por su estilismo. Lo hizo también con su discurso. Cada vez más cómoda y segura, la Princesa pronunció las palabras que había preparado con soltura, combinando el catalán, el castellano y el inglés. La heredera ya demostró en los Premios de 2019, la primera edición a la que asistió, que ha recibido clases de catalán desde pequeña, ya que su nivel es nativo. No comete ningún fallo de pronunciación, como los que sí podemos encontrar en su padre, al que le cuesta más enfrentarse a algunos sonidos como la vocal neutra.

Leonor, sin embargo, se defiende a la perfección. También en el inglés, lengua que domina desde hace años y que ha perfeccionado con su estancia en el internado de Gales, del que regresaba hace poco más de dos semanas para disfrutar de las vacaciones de verano. A finales de agosto está previsto que vuelva al UWC Atlantic College para cursar segundo de Bachillerato Internacional. Pero mientras ese momento llega, está cumpliendo con una agenda institucional en España, que arrancaba este domingo con la que fue su primera visita oficial a Girona, tierra de la que es Princesa, con un recorrido, junto a su hermana, por el Museo Dalí de Figueres.

Su discurso no fue solo perfecto por la forma y la ejecución, también por el contenido. Leonor quiso hacer una mención a la guerra de Ucrania, reflexionando sobre "la destrucción y la incertidumbre, y el hecho de que se haya llevado proyectos e ilusiones de los jóvenes. Su situación es devastadora. En momentos tan difíciles como estos pienso en las chicas y los chicos que han podido perder la esperanza en un futuro mejor y que no pueden acceder a oportunidades como las que desde aquí impulsa la Fundación Princesa de Girona".

placeholder La princesa Leonor, en Barcelona. (LP)
La princesa Leonor, en Barcelona. (LP)

Desde que estalló la guerra, Leonor se ha involucrado en temas que tienen que ver con ello. En su viaje a España en Semana Santa, visitó junto a sus padres y su hermana un centro de refugiados ucranianos en Pozuelo de Alarcón, y este martes, antes de la entrega de los galardones, tenía la oportunidad de conocer a dos de las docentes que se están encargando de que los niños ucranianos que han llegado a España se adapten en las escuelas y reciban la mejor educación.

Primeras palabras en catalán de la infanta Leonor en los Premios Princesa de Girona

A su lado, en todo momento, estaba Sofía, su fiel escudera. Menos clásica, la Infanta apostaba por un dos piezas en color marfil de la firma Bruna, que causó sensación en las redes. La pequeña del clan Borbón Ortiz está ya acostumbrada a que sea su hermana quien se lleve todo el protagonismo en este tipo de actos, y lo acepta y disfruta. En varios momentos, se la vio acercarse a Leonor para decirle algo al oído, y después de que esta pronunciara el discurso le dio un fuerte abrazo en señal de orgullo.

placeholder La Reina, mirando a Leonor en los Premios Princesa de Girona. (LP)
La Reina, mirando a Leonor en los Premios Princesa de Girona. (LP)

Pero para orgullo el de los Reyes, que parecía que iban a explotar durante el discurso de su primogénita. En todo momento hubo gestos y miradas de cariño de don Felipe y doña Letizia hacia su hija, pero fue al hablar esta cuando se los pudo ver más emocionados. La Reina también estuvo de lo más elegante en la velada, con un vestido de estreno de la marca gallega Boüret, en azul marino y con un original detalle de cordón de strass en el escote. A sus pies llevaba zapatos de Carolina Herrera, la misma firma que calzaban sus hijas, y cartera de mano de Magrit. Los pendientes de Chanel redondeaban su look.

La gala estuvo marcada por el feminismo, ya que los cinco premios recayeron en mujeres, reconociendo las trayectorias de la actriz, dramaturga y productora María Hervás (en la categoría de artes y letras); la ingeniera Elisenda Bou-Balust (categoría de empresa); la física e investigadora Eleonora Viezzer (en investigación científica); la psicóloga y emprendedora social Claudia Tecglen (categoría social) y la conservacionista Trang Nguyen (premio internacional).

Una noche para el recuerdo y una Princesa que cada vez se encuentra más a gusto en su papel. Así podríamos definir, de forma rápida, lo acontecido en la entrega de los Premios Princesa de Girona, celebrados en el Museo de las Aguas AGBAR, en Cornellà del Llobregat, este lunes. Esa misma mañana, en el Palacete Albéniz, ya habíamos visto a Leonor, con un vestido informal, cuñas de esparto y una coleta, una imagen muy diferente a la que ofrecía unas horas después, convertida ya en lo que podríamos definir como una auténtica princesa de cuento.

Premios Princesa de Girona
El redactor recomienda