Logo El Confidencial
"BAMBA, BAMBA"

Kevin Spacey cambia Hollywood por Sevilla y se une a la tuna para cantar 'La Bamba'

Desestimado su juicio más reciente por acoso sexual, el actor se divierte en España cantando 'La Bamba'... y por supuesto tenemos el vídeo del momentazo

Foto: Kevin Spacey y la tuna en Sevilla. (Instagram)
Kevin Spacey y la tuna en Sevilla. (Instagram)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Tratando de alejarse lo más posible de Hollywood y de su maltrecha imagen tras los numerosos casos de acoso sexual en los que se ha visto envuelto, Kevin Spacey ha dado con sus huesos en nuestro país. Más concretamente en Sevilla, donde durante la madrugada del pasado sábado decidió unirse a la Tuna de Derecho de Sevilla y cantar en público 'La Bamba'.

Los hechos transcurrieron así: en la puerta de un bar de la Plaza Nueva, enfrente del Ayuntamiento de Sevilla, cinco miembros de la tuna cantaban rumbas y tocaban ritmos latinos, además de las tradicionales canciones de la estudiantina, en unión de las participantes de una despedida de soltera.

Sería poco después de la una de la madrugada cuando para sorpresa de los tunos y las participantes en la despedida de soltera, el actor norteamericano, que se encontraba en el interior del bar en compañía de unos amigos, se asomó a la puerta para interesarse por la fiesta.

El tuno Francisco José Rodríguez, estudiante del quinto curso de Derecho y Economía y guitarrista, declaró a Efe que el actor participó en la reunión en cuanto fue reconocido y se prestó a posar para fotos, vídeos e incluso un buen puñado de selfies que se hizo no solo con los participantes en la fiesta improvisada, sino con algunos viandantes que también lo reconocieron.

Spacey posó con varios instrumentos de la tuna y fue en el momento que lo hizo con una de las guitarras cuando comenzaron a cantar 'La Bamba', por lo que se sumó a los cánticos haciendo como que tocaba. Dejamos que el vídeo de lo sucedido hable por sí mismo sobre sus cualidades artísticas.

Spacey, durante el juicio por presunto acoso sexual. (Getty)
Spacey, durante el juicio por presunto acoso sexual. (Getty)

Por otra parte, hace pocas semanas era desestimado el juicio contra el actor en Massachusetts. Spacey estaba en el banquillo por un presunto caso de acoso sexual contra el hijo de la presentadora de televisión Heather Unruh, sucedido en un bar de Nantucket, y el proceso ha quedado interrumpido por falta de pruebas. El demandante confesó que había perdido el móvil en el que, presuntamente, estaban las conversaciones que podían incriminar al actor y la Fiscalía ha abandonado la investigación. Es decir: Spacey sale con la etiqueta de inocente de este litigio. ¿Demasiado tarde? ¿Demasiado sospechoso?

No es el único juicio que el genial actor (y presuntamente depredador sexual sistemático) tiene abierto, pero sí era el más avanzado. Y, como en todo lo que rodea al #MeToo en el plano judicial, cabe preguntarse qué parte del linchamiento público fue justo o injusto con el acusado y cómo se está aplicando la presunción de inocencia en estos casos. Se abren ahora dos caminos opuestos después de este giro judicial. El primero: esperar a que otros juicios consigan cazarle. Que el destino de Spacey sea el mismo que el de Bill Cosby: parece improbable que las decenas de presuntas víctimas estén conchabadas en una calumnia colectiva.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios