Logo El Confidencial
gastronomia

Ruta por Málaga para paladares exquisitos

Málaga, capital de la costa del Sol, nos ofrece una gastronomía variada, y aunque todos tengamos en mente sus espetos o sus boquerones vitorianos  como  referencia

Foto: Ruta por Málaga para paladares exquisitos
Ruta por Málaga para paladares exquisitos
Autor
Tiempo de lectura3 min

Málaga, capital de la costa del Sol, nos ofrece una gastronomía variada, y aunque todos tengamos en mente sus espetos o sus boquerones vitorianos  como  referencia obligada, tras los ya desaparecidos 'chanquetes' ofrece  mucho más. Desde su porra antequerana a los cabritos de su serranía, su gastronomía es más compleja que los pescaítos fritos, y hoy trataré de dar algunas pistas para los que próximamente la vayan a visitar.

Entre los restaurantes de referencia de la ciudad, de habitual presencia en las guías, resalto El antiguo Café de París rebautizado como José Carlos García y trasladado al nuevo muelle 1, una acertada apuesta de futuro por la recuperación del puerto para la ciudad. Con su flamante estrella Michelin, es junto con Calima el escaparate más potente de la Gastronomía Malagueña, bajo un formato de cocina tradicional con toques de autor.

Limonar 40, ubicado en precioso palacete con jardín es para mí el restaurante de negocios clave en la ciudad. Con un formato más de gastrobar, no podía faltar La Moraga de Antonio Martin. Y como cierre de las referencias de alto nivel, el Club El Candado, en el Club Náutico del mismo nombre y con una privilegiada ubicación sobre el mar, ofrece una de las más bellas estancias de toda la ciudad para degustar una cocina tradicional.

Sin embargo, para mí hay un lugar especial para los gastrónomos y son los restaurantes de la Escuela de Hostelería: La Consula y La Fonda. Situados en Churriana y Benalmádena, sus estudiantes nos demuestran sus logros a la vez que nos ofrecen un esmerado servicio. Lamentablemente, en verano suelen estar cerrados, pues los jóvenes aprovechan la temporada para realizar prácticas.

Además de las referencias anteriores, Málaga ofrece una serie de establecimientos que por personalidad y carisma se han convertido populares y de obligada visita:

El Tintero,  situado en el paseo marítimo de El Palo, es el chiringuito de referencia y pionero de muchas barras mecanizadas de sushi. En vez de pedir la comanda, los camareros van sacando los platos de la cocina y desde las mesas se reclaman. Así, las gambas, las puntillitas o los espetos van buscando su acomodo. Aunque es uno de los favoritos de los turistas, es una experiencia única. Otras referencias clave por la calidad de su pescaíto son El Caleño y El Cabra, en el Pedregalejo.

El Pimpi (Granada, 62) es la bodega más típica de la ciudad. Venta de vinos de zona mientas se degustan raciones de jamón y queso. Tiene un gran ambiente, pero desgraciadamente el servicio  a veces no acompaña. Sin embargo, la solera de sus paredes merece la pena una visita.

Entre las opciones para tapear fuera de las habituales se encuentran Casa Aranda, en la calle Herrería del Rey, que ha sido la referencia de los desayunos y meriendas con churros, tejerinos en su denominación local.  Por sus mesas, generaciones de periodistas han tomado cafecitos.

El Pitta Bar en Echegaray 8, con tapas mediterráneas de origen árabe y griego. Su pastela de carne y sus pitas merecen ser probadas.

En Souvi Tapería (Afligidos, 3) tienen platos tan apetitosos como la carne a la parrilla de carbón de encina o el pulpo asado con Pedro Ximénez; en la Casa del Piyayo (calle Granada) tapas de pescado, y en el Uvedoble (Císter, 15) tataki de atún con porra antequerana y fideos negros tostados con calamarcitos.

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios