Salvador de Bahía: magia oculta
  1. Estilo

Salvador de Bahía: magia oculta

"Por ella corre el misterio como el aceite", decía Jorge Amado. Esta ciudad brasileña gastada por vivida es pura literatura. Descúbrela en un fin de semana.

placeholder Foto:

Comidacon aromas de dendé,mujeresde belleza y alegría permanente,y costumbres de raíces importadas de la vieja Europa y la ancestral África. Así define Jorge Amado a la que fue su ciudad. Bahía tiene personalidad y vibraciones únicas. Es magia, misterio y encanto, es cálida, acogedora y viva. Los colores pastel de sus fachadashacen más amable la ciudad en la que contrastan otros colores más grises e imperfectos de las favelas de la periferia. La ciudad son los negros, los blancos y losindios que hacen un universo alegre, creativo, musical y hospitalario. Bahía es capoeira, candomblé, sincretismo religioso y balagandas. Te proponemos un fin de semana de pura introspección. Enel alma negra de Brasil.

EL VIERNES

Si llegas al mediodía, nada mejor para comer y reponer fuerzas que hacerlo en Do Yatch Clube (Av. 7 de septembro). Siéntate junto al enorme ventanal del restaurante y disfruta de las vistas sobre la bahía como si estuvieras en medio del mar.

Para bajar la comida, te recomiendo acercarte paseando hasta la iglesia del Bonfim. Extraños e impresionantes exvotos cuelgan del techo:piernas, brazos y cabezas de ceracomo agradecimiento a los favores concedidos.Si quieres llevarte algún recuerdo puedes pasar por el Mercado Modelo, hoy reconvertido en centro de artesanía, y adquirir unas pencas (objetos utilizados en el candomblé, religión afrobrasileña) o algunas pulseras.

Coge el Elevador Lacerda para ir de la parte Baixa a la Alta de la ciudad y viceversa.Déjate cegar por la magia de la mejor puesta de sol de la ciudad. Desde la terraza de la azotea del hotel Casa do Amarelindo, disfruta de las vistas mientras apuras un par de caipirinhas. ¡Aquí el alcohol apenas se sube!

Cena en Maria Mata Mouro, en la Rua Ordem Terceira, un comedor sencillo pero con un jardín muy agradable.

Para dormir: alójate en el Convento do Carmo, habitaciones y atmósfera colonial con mucho encanto.

EL SÁBADO

Por la mañana temprano, acércate al Mercado de San Joaquín, esauténtico. Aquí es donde compran los bahianos. Estrechos pasadizos que apenas dejan pasar la luz. Estrafalarios puestos de carne,frutas y verduras apetecibles de todos los colores, ungüentos y pócimas que usan en sus ritos.

Después, recorre el Morro San Paulo, la antigua villa de pescadores. Visita el fuerte del Morro y pasea por sus playas, hoy inundadas de bares y restaurantes. El mar en la playa Primera está más agitado, ideal para los surferos. La Quarta, en cambio, es más tranquila y mejor para relajarse.

Come en Amado, dedicado al escritor (Jorge Amado), cerca del Mercado Modelo, restaurante ubicadoen un antiguo almacén. Muy buena comida local de alma brasileña ycon vistas a la gran bahía.

Por la tarde, piérdete paseando por el Pelourinho, el centro histórico y colonial, corazón de la ciudad. Bellas iglesias y caserones de suaves colores cuyos bajos abrigan bares, restaurantes y tiendas dedicadas al turismo.Visita la Iglesia y el convento de San Francisco;su interior barroco de madera recubierta de orodeslumbra. Presta atención a las pinturas del techo en memoria de la Virgen y a los paneles de la sacristía en recuerdo de San Francisco.

EL DOMINGO

Acércate a Praia do Forte, 12 kilómetros de playas de arena blanca, piscinas naturales, arrecifes, líneas de cocoteros sobre la misma arena. Para almorzar, date un festín, disfruta de unas riquísimas raciones de nécoras preparadas allí mismo en alguno de sus chiringuitos, acompañándolas de cerveza bien fría.

Por la tarde, no dejes de visitar el barrio donde vivía Jorge Amado, Rio Vermelho, sobre el mar, bohemio y de profundos trazos culturales. Las terrazas de bares y restaurantes inundan la plaza conocida como Largo da Dinha, en honor a una famosa cocinera bahiana. Casa da Maefunciona como galería de exposiciones, bar y animado centro de música en directo.

Música Exposiciones Oro Noticias de África Religión
El redactor recomienda