Logo El Confidencial

Todo lo que tienes que saber antes de comprarte un reloj

¿Quieres comprarte un reloj sin desesperar en el intento? Consulta nuestra guía y descubre en solo tres minutos cuál es el más idóneo para ti.

Foto: Todo lo que tienes que saber antes de comprarte un reloj

Superada la primera década del siglo XXI, viviendo en simbiosis con los smartphones y con una horda de smartwatches aporreando las puertas de nuestros instintos consumistas más bajos, la decisión de comprar un reloj se convierte en un acto de romanticismo incomprensible para muchos; y un derroche absoluto si no obedece a la filosofía del usar y tirar. Pero tú siempre has sido un excéntrico y ya estás cansado de hurgarte los bolsillos en busca del tiempo perdido. Es hora de vestir tu muñeca con la joya masculina más apreciada.

DEFINE TU ESTILO

Lo primero que debes preguntarte es qué necesidad cubrirá el reloj. Para vestir, como complemento del traje, lo ideal es decantarse por una esfera limpia de colores neutros y un brazalete sobrio, preferiblemente en piel. Si persigues un look sport, entonces adéntrate en el mundo de los cronos, divers y pilots. Los cronógrafos se caracterizan por sus dos o tres subesferas -destinadas a medir intervalos de tiempo- que aportan al conjunto una estética racing equilibrada y atractiva. 

Los divers, o relojes de buceo, son los pesos pesados de la relojería de pulsera. Cuentan con cajas gruesas y prominentes, que aseguran su estanqueidad a diferentes profundidades, biseles giratorios e índices de gran luminiscencia. Aspecto contundente para personalidades afines. Y si lo que buscas son aires vintage, los relojes de aviador cumplirán con creces gracias a sus índices blancos sobre esfera negra y números arábigos sobredimensionados, para una lectura del dial sencilla y sin distracciones.

Hamilton Jazzmaster (305 €). Certina DS Podium GMT (565 €). Longines HydroConquest (690 €). Stowa Flieger (780 €).

PONLO EN MARCHA

Una vez escogida la personalidad de tu accesorio, tendrás que decidir qué corazón latirá en su interior: de cuarzo o mecánico. Los calibres de cuarzo necesitan del impulso eléctrico de una pila para funcionar, son muy precisos y no requieren un mantenimiento específico que garantice su buen funcionamiento. Los mecánicos son los relojes de cuerda de toda la vida. Atesoran la calidez y el encanto de la tradición, de lo manual, de lo perdurable. Te darán años de satisfacciones siempre que tengas en cuenta que, al depender de los movimientos de tu brazo, se pararán si los dejas de usar unos días y que será necesario revisar su maquinaria cada cuatro o seis años.

Tissot PRS 516 (610 €). Hamilton Jazzmaster Viewmatic Skeleton (945 €).

¿Y TÚ DE QUIÉN ERES?

Hablar de relojes es hacerlo de Suiza. En sus cantones se ha forjado la historia de este oficio a golpe de artesanía e ingeniería. Si apuestas por ellos, lo harás por conceptos como precisión, fiabilidad y distinción. Casas como Tissot, Certina, Hamilton y Longines no te decepcionarán. Algo menos conocidas, pero igualmente válidas, son las firmas alemanas. Marcas como Junghans y Stowa beben de la herencia de la Bauhaus y los grandes conflictos bélicos para desplegar un abanico de diseños austeros, elegantes e intemporales. La tecnología, por otra parte, es el valor añadido de los japoneses. Casio, Seiko y Citizen aplican a sus piezas prestaciones como la hora radiocontrolada y la carga solar para que no llegar tarde sea lo único por lo que tengas que preocuparte.

Junghans Max Bill (600 €). Casio Lineage (299 €). Seiko Sportura (495 €). Citizen Aqualand (518 €).

LA HORA DE LA VERDAD

Al final del día, la economía -tanto de tiempo como de dinero- se impone y el primer recurso de muchos es acudir a internet. Piensa que, en ocasiones, ahorrarte unos euros al principio supondrá una gran decepción al final. Estos son nuestros consejos:

• Acude siempre a webs de reputación contrastada o de distribuidores autorizados que tengan el respaldo de una tienda física.

• En muchos casos, la garantía de un reloj adquirido en un país distinto al tuyo no será válida en el momento de hacerla efectiva.

• Si compras fuera de la UE, lo más probable es que tengas que pagar aranceles aduaneros, IVA y gastos de Correos. 

• Evita el llamado mercado gris. Son productos sin garantía y con los números de serie borrados.

Acude a joyerías y establecimientos minoristas, como la centenaria Antigua Relojería de la calle de la Sal en Madrid. No solo ganarás en seguridad y confianza, sino que además en algunas de estas relojerías podrás obtener un descuento entre el 10 y el 20% sobre el precio de venta.
Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios