Logo El Confidencial

Todo lo que un hombre debería saber sobre su corbata

Amada y odiada a partes iguales la corbata es hoy en día un accesorio del que los hombres, quieran o no, no pueden escapar. Y tiene todavía un lado por descubrir.

Foto: Todo lo que un hombre debería saber sobre su corbata

Corría mediados del siglo XVII cuando el estrambótico rey francés Luis XIV recibió a los mercenarios croatas que venían de ganar una guerra contra los turcos. El monarca vio en aquellos mercenarios algo que le gustó mucho más que sus armas, algo que, sin que fuera consciente, cambió para siempre la manera de vestir de todos los hombres del planeta. Al rey le encantó un pañuelo de colores atado al cuello que dejaba caer uno de sus extremos sobre el pecho y que ellos llamaban hrvatska. Cual trendsetter, el rey Sol incorporó esa prenda a una de sus guardias reales, la llamó Cravette y se convirtió en toda una moda. Y así nació la corbata.

Amada y odiada a partes iguales, la corbata es hoy en día un accesorio del que los hombres, quieran o no, no pueden escapar. Pero a pesar de sus más de tres siglos de historia, sigue teniendo aspectos realmente desconocidos para muchos. Desde los mejores materiales para elegir una, hasta su rivalidad con la pajarita... Hacemos un repaso por el lado oculto (y no tanto) de este básico del armario masculino.

Brioni
Brioni
Drake's
Drake's

LAS MEDIDAS

Aunque depende de modas (en sus inicios llegaron a ser enormes pañuelos), lo más habitual hoy en día es encontrarlas entre los 7,5 a 8,5 centímetros de ancho. Lo más importante es que vayan acorde con las medidas de las solapas del traje, teniendo que coincidir la parte más ancha de la solapa con el ancho de la corbata. 

Pero con la llegada de las corbatas slim (de 6,5 centímetros) y skinny (de 5 centímetros) se han roto todos los esquemas y el ancho de la corbata ha dejado de ser una norma para ser un asunto personal. El largo da mucho menos juego, al hacer el nudo la punta tiene que llegar a la cintura. Así de sencillo. 

Lo ideal es que estén confeccionadas en seda porque se pueden utilizar todo el año. Para saber si la seda es de cierta calidad preocúpate tan solo de una cosa: que no se arrugue. Basta con que pellizques la corbata y compruebes que ésta vuelve a su sitio. Además, la tela del forro debe ser lo suficientemente consistente para que el nudo aguante en su sitio y no se deforme, por lo que se aconseja que sea de lana 100%.

¿CUÁLES SON LAS MEJORES TELAS?

Como con la ropa, cada tela tiene su temporada y las de lana son más aconsejables en invierno mientras que las de lino son mejores para el verano. ¿La mezcla ideal? Seda y lino proporcionan una textura y caída perfectas. 

Jambo Thomas
Jambo Thomas

¿Y LAS MEJORES MARCAS?

Hermès: es una de las marcas que, al margen de sus colecciones de ropa, se ha especializado en corbatas. Las hace a mano, ha mantenido su grosor desde sus inicios (bastante anchas) y sus precios no son para todos los bolsillos.

Marinella: es la reina italiana en cuanto a corbatas. Una casa centenaria, con sede en Nápoles y que era la favorita de Aristóteles Onassis o el Rey Juan Carlos.

Drake’s: es la marca favorita de la aristocracia inglesa. Sus corbatas pasan 18 controles de calidad y a pesar de su corte sobrio y de la flema británica de sus clientes, ha intentado adaptarse a los tiempos modernos colaborando con Comme des Garçons o J.Crew.

Benson & Clegg: es una de las sastrerías más famosas de la capital británica y además de trajes elabora corbatas de seda tejida que han vestido los mejores cuellos de Inglaterra. Se ha especializado en las de rayas. Tanto así que aseguran tener 250 modelos diferentes con ese estampado.

Charvet: la considerada primera camisería del mundo también está especializada en este accesorio. Con varios siglos de historia a sus espaldas y en plena plaza de la Vendôme, fue inaugurada en 1838 y cuenta en su clientela con el duque de Windsor

Drake' s
Drake' s

CORBATAS VS PAJARITAS

También conocida como corbata de lazo, en teoría la pajarita solo se permite llevar con esmoquin. Aunque es indiscutible que está de moda -en los últimos premios Oscar ganó por goleada a la corbata gracias a Brad Pitt, Jared Leto o a Matthew McConaughey-, se ha democratizado en todo tipo de looks hasta el punto de que muchos le han cogido directamente manía y se puede considerar menos elegante que la corbata (sobre todo en nuestro país). Si quieres ir a lo seguro: la opción siempre será la corbata, al igual que hizo Benedict Cumberbatch en los Oscar. Y fue uno de los más elegantes.

Brioni
Brioni

¿Y LOS ACCESORIOS?

El uso de accesorios con las corbatas puede ser todo un estatus de lujo. Los hay de oro, de plata y muchas marcas de joyería lo venden en conjunto con gemelos con gemas preciosas.

El pasador: es el accesorio más común y fija la corbata a la camisa. Es especialmente recomendable con trajes de oficina ya que hará que la corbata no se mueva con las actividades habituales.

Hugo Boss
Hugo Boss

Pin de corbata: del tamaño similar a un gemelo atraviesa la prenda de un lado a otro y es mucho más minimalista que el pasador. ¿Inconveniente? Deberás estar dispuesto a que perfore tu corbata.

Cadena de corbata: en teoría se compone de dos piezas. Un pasador, oculto tras la corbata y sujeto a los botones de la camisa, y una cadena sujeta a este que irá por delante de la camisa. Es el más llamativo de todos y uno de los más sofisticados.

Topman
Topman
Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios