Logo El Confidencial

Una noche con Richard Gere y otros famosos con hotel

Todos hemos soñado alguna vez con tener un hotel, pero solo unos pocos son los afortunados que lo consiguen... Famosos de todo tipo son los anfitriones.

Foto: Una noche con Richard Gere y otros famosos con hotel

Todos hemos soñado alguna vez con tener un hotel, pero solo unos pocos son los afortunados que lo consiguen. Celebs de todo tipo han abierto por todo el mundo sus retiros ideales y están dispuestos a compartirlo contigo a cambio de tan solo -ejem- un puñado de dólares. Su casa es nuestra casa. 

ROBERT DENIRO Y THE GREENWICH HOTEL EN NUEVA YORK

A ese neoyorquino típico para espectadores de todo el mundo que es Robert de Niro solo le hacía falta su propio hotel para que la ciudad donde reside se rinda por completo a sus pies. No le bastaba al bueno de Bobby con haber limpiado la cara de TriBeCa, su barrio, creando un festival de cine, o abrir en Hudson Street el maravilloso restaurante Nobu: tenía que inventarse el que se ha convertido en pocos años en uno de los mejores hoteles de Nueva York, escenario imprescindible para famosos de toda condición. El Greenwich Hotel (377 Greenwich Street) tiene 88 habitaciones, un spa con una casa japonesa de bambú de 250 años en el interior y uno de los mejores restaurantes italianos de todo Nueva York, el Locanda Verde

FRANCIS FORD COPPOLA Y SU BLANCANEUX LODGE EN BELICE

Durante una visita a Belice en los años ochenta, el oscarizado director de cine Francis Ford Coppola quedó tan maravillado que compró en 1993 un viejo resort en las montañas Maya y lo convirtió en el espectacular refugio que es hoy este Blancaneaux Lodge (85 Burns Avenue, San Ignacio). Hay veinte habitaciones de lujo: desde cabañas a villas sobre las cascadas de un río. Es un lugar de los que no se olvidan y en el que, a cambio, olvidarse de todo. Y no es el único hotel que posee el cineasta: la Toscana o Buenos Aires son otras de sus ubicaciones elegidas, y en el mismo Belice hay otro establecimiento, el Turtle Inn.

U2 (BONO Y THE EDGE) Y THE CLARENCE HOTEL EN DUBLÍN

Asomado al río Liffey está el Clarence (6 Glendenning House, Wicklow Street), que probablemente es el mejor hotel de Dublín. Inaugurado en 1852, pasó de ser el hotel de los más poderosos -jueces, grandes fortunas, políticos- para ir cayendo en decadencia poco a poco y, pasado el siglo de edad, dar paso a una clientela más bohemia: artistas, escritores, pintores, músicos... Fueron precisamente dos grandes de la escena musical mundial, Bono y The Edge, quienes, tras haber sido huéspedes fieles del hotel, lo adquirieron en 1992 y le restauraron toda su gloria. Hoy el Clarence es, otra vez, el hotel elegido por los visitantes más distinguidos de Dublín. 

RICHARD BRANSON Y KASBAH TAMADOT EN MARRAKECH

Sir Richard Branson hace lo que le da la gana -dicho sea con toda la complicidad-. Ya sea organizar viajes espaciales, comprar clubes de fútbol o poseer algunos de los mejores hoteles del mundo, caso de este anonadante Kasbah Tamadot (Asni, Marrakech), del que se encaprichó cuando lo descubrió mientras sobrevolaba en globo el Atlas marroquí a finales del siglo pasado. Hoy, este retiro marroquí de Sir Branson, que está en el pueblo bereber de Asni, a un paso de Marrakech, es uno de los mejores hoteles de Marruecos. Cumple a la perfección con el tópico de 'fantasía de las 1001 noches' -rutas a camello por la zona, servicio de auténtico lujo, tiendas bereberes donde no falta de nada- y está, además, repleto de antigüedades, legadas por su anterior dueño, un anticuario californiano.  

RICHARD GERE Y BEDFORD POST INN EN EL NORTE DE NUEVA YORK

En un pueblo bucólico del interior del estado de Nueva York -una tierra bellísima, oculta a los ojos de los viajeros por el fulgor de Manhattan- del que toma el nombre, Richard Gere nos está esperando para darnos la llave de su casa: un caserón de mediados del siglo XIX que, hasta que el actor posó en él su mirada, estaba abocado a convertirse en el hotel de Psicosis. Pero hoy, el Bedford Post Inn (954 Old Post Rd, Bedford, NY) es un hotelito con mucho encanto de solo ocho habitaciones y que respira ADN de Gere por todos lados: clases de yoga, encuentros literarios y gastronomía eco.

Puedes seguirme en @TuGranViaje

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios