Ocho lecciones de estilo del Hollywood clásico
  1. Estilo

Ocho lecciones de estilo del Hollywood clásico

Antes de las redes sociales, Instagram, los blogs y las alfombras rojas, el cine era casi el único escaparate de la moda masculina. Y un gran espejo en el que mirarse.

placeholder Foto:

Antes de las redes sociales, de Instagram, de los blogs y de las alfombras rojas, el cine era casi el único escaparate de la moda masculina. Cambióel concepto de lo que se consideraba un hombre elegante y encumbró o desterró algunas prendas llegando su influencia hasta nuestros días.¿Se consideraría hoy una camiseta una prenda de calle si no fuera porUn tranvía llamado deseo?¿Y a quién le debemos la tendencia de las corbatas y los trajesskinny? Hacemos un repaso porocho películas del cine de Hollywoodque, quierao no, han determinado lo que hay dentro de su armario.

SUCEDIÓUNA NOCHE (1934)

CuandoClark Gabletuvo problemas para quitarse la camiseta en la escena más importante de la película, el director Frank Capra le sugirió que simplemente no la llevara bajo la camisa. La fórmula resultó tansexy y de un aspecto tan liberador para el hombre que los americanos dejaron de comprar camisetas interiores.Hasta llegó a surgir elrumor de que un fabricante de ropa interior había intentado demandar a Columbia Pictures por pérdidas. Parece que para compensar a la industria textil, la ropa de Gable, sobre todo los suéters con cuello en V y las gabardinas, fueron todo unhiten su época. Y aún lo son hoy.

Camisa blanca de Yves Saint Laurent.

EL CREPÚSCULO DE LOS DIOSES (1950)

Con una diva como Gloria Swanson en pantalla y sus estilismos a cada cual más espectacular, parece difícil prestarle atención al otro gran personaje de la película: William Holden. El actor, que desfila por los fotogramas del film con perfectos trajes sastre, esmoquin y hasta albornoz,se luce cuando en una de las escenas se enfunda en un bañador estampado que bien podría ser de una colección actual.

Bañador estampado de Robinson Les Bains.

UN TRANVÍA LLAMADO DESEO (1951)

Si Gable casi hunde la camiseta, Brando la sacó de su ostracismo. En la primera escena de su personaje, el rudo Stanley Kowalski, este llega a su casa con la camiseta pegada al cuerpo como una segunda piel ante su cuñada, que le mira tan asombrada (y nerviosa) como lo hace cualquier espectador. Las camisetas de Brando fueron hechas especialmente para él porque las ajustadas no se fabricaban, y elequipo de vestuario las lavaba varias veces para que se encogieran y las cosían en la parte posterior. Después comenzaron a producirse en masa, aunque había que tener el cuerpo de Brando para llevarlas tan bien.

Camisa en azul de Zara. Camiseta gris de J.Crew.

REBELDE SIN CAUSA (1955)

Antes que la cazadora de Ryan Gosling enDrive,la chaqueta roja deRebelde sin causaya se había convertido en el símbolo de toda una generación. La de Gosling se sabe que es obra del diseñador Erin Benach para la película, pero de la deRebelde sin causasolo se sabe que fue escogida por el director Nicholas Ray para que el personaje destacara más que con una marrón.La leyenda cuenta que podría ser de la marca Baracuta, diseñada por el modisto de la película, oinclusoque pertenecía a un trabajador de la Cruz Roja. El hecho es que aún hoy es tan misteriosa como el actor que la vestía y supone un gesto de rebeldía en un estilismo.

Cazadora en color vino de Gucci. Camiseta blanca de Zara.

OCEAN'S ELEVEN (1960)

Entre los 50 y los 60 un grupo de amigos y superestrellas de Hollywood cambiaron el concepto de la elegancia masculina. El Rat Pack, bautizado así después de una noche de fiesta en la que Lauren Bacall les dijo que parecían "un grupo de ratas", eran de todo menos descuidados y sus tres miembros más míticos, Frank Sinatra, Sammy Davis Jr y Dean Martin,coinciden en esta película. Fueron pioneros en estrechar las solapas y las corbatas de los trajes, respetaban la etiqueta con rigor y no renunciaban a cuidados como la manicura o a la joyería (los tres llevabanun gran anillo rosado de oro con incrustaciones de esmeraldas y diamantes).

Americana y pantalón de El Ganso. Corbata de Hackett.

GOLDFINGER (1964)

Aunque todas las películas de Sean Connery como James Bond son un elogio a la moda masculina, es Goldfinger en la que sus llega casi a la perfección. En blanco, en gris perla, en negro y con chaleco o sin él, los trajes de Savile Row que viste generaron las mayores listas de espera en las populares sastrerías británicas y hasta hubo cola para comprarse unAston Martin como el de la película. Por cierto, hoy James Bond viste de Tom Ford, que tampoco está nada mal.

Americana y pantalón en gris claro de Thom Sweeny.

EL SECRETO DE THOMAS CROWN (1968)

Además de los trajes que lleva Steve McQueen, hechos por el prestigioso sastre Douglas Hayward, los complementos son otra de las estrellas del film. El reloj Patek Philippede oro que cuelga del chaleco sigue siendo hoy todo un símbolo de distinción al igual que las gafas de sol Persol, que todavía son objeto de deseo dedandys y adinerados a partes iguales. Si quieren exactamente las de la película, son las modelo 714 plegables con lentes azuladas. Pero prepare la cartera, porque no son baratas.

Americana y pantalón a cuadros de Mango. Corbata azul de Zara.

EL GOLPE (1973)

Aunque esté lejos de la época del cine clásico hollywoodiense, sus looks sí que lo son. En El Golpe, Paul Newman y Robert Redford no dan solo una clase magistral de actuación sino que lucen unos estilismosinspirados en los años 30 igual de cuidados. Entre sombreros fedora, chaquetas de doble botonadura y camisas estampadas, losprotagonistas serían hoy todas unas estrellas de Instagram. ¿Con qué quedarnos? Con que nadie lleva un esmoquin como Paul Newman.

Americana en negro de Ann Demeulemeester. Pajarita de Dolce & Gabbana.

Frank Sinatra Redes Sociales Lauren Bacall Tiffany's Tendencias de consumo
El redactor recomienda