Las extrañas dietas del Hollywood clásico
  1. Estilo
  2. Belleza

Las extrañas dietas del Hollywood clásico

Una revista anunciaba en 1929 cómo las dietas de las actrices de la época eran culpables de la tuberculosis. Revisamos los hábitos de cuatro de las grandes.

placeholder Foto:

Hoy todos sabemos qué dietas siguen Jennifer Aniston, Naomi Campbell o Gwyneth Paltrow, pero¿qué hacían las actrices del cine clásico para mantenerse en forma? Nos subimos a la báscula del pasado dorado y comprobamos lo mucho que han cambiado las pautas alimenticias del show business... ¿O, en realidad, no tanto?

Mientras que las divas contaban sin problemas sus trucos para comer bien, un recorte de una revista de 1929 comparaba una dieta normal de 1.500 calorías con la dieta a la que se sometían diversas actrices de Hollywood, que sumaba 305 calorías diarias. La periodista Katherine Albertexplicaba cómo actrices como Joan Crawford se sometían a dietas muy restrictivas al verse obligadas a estar más delgadas que la media para no parecer rellenitas ante las cámaras. Culpa a la obsesión por el peso de la muerte de la actriz Barbara LaMarr y señala cómo vió a Joan Crawford comer un plato de ruibarbo y seis crackers con mostaza.

Te contamos las dietas de algunas de las actrices más importantes del Hollywood clásico.Algunas son muy extrañas, otras realmente avanzadas a su tiempo y otras, probablemente, falsas. Audrey Hepburn sufría anorexia, por lo que sus lecciones alimenticias habría que ponerlas en duda. Y no olvidemos que muchas de ellas ansiaban ser voluptuosas, por lo que los ingredientes de sus menús harían temblar al mismísimo Doctor Atkins.

ELIZABETH TAYLOR

La actriz desayunaba huevos revueltos con beicony una mimosa. Para comer, pan francés con crema de cacahuete y beicon. Para cenar, pollo frito, biscotes, puré de patatas, pan de maíz, patatas fritas caseras, guisantes y una copa de Jack Daniels.

Su envidiable cinturita era impensable, teniendo en cuenta su alimentación, y siguió siempre su propia dieta, consistente en frutas, verduras, pescado y nada de carne roja. De vez en cuando se permitía pollo a la barbacoa con patatas. Su truco para no engordar era retorcido: tenía una fotografía de cuando estaba más gordita en la nevera, una idea que tomó de Debbie Reynolds, a la que le robó el esposo.

AUDREY HEPBURN

Su dieta estaba plagada de frutas y verduras. Desayunaba dos huevos hervidos y una tostada de pan integral. Para comer tomaba queso cottage,fruta o yogur y verduras. Por las tardes, junto con una siesta, disfrutaba de un trocito dechocolate negro.Para cenar, carne y verduras.Bebía vino y, de vez en cuando, whiskey.

GRETA GARBO

En los años 30, conoció a Gayelord Hauser, nutricionista de los famosos de entonces. Su dieta fue variando a lo largo de su vida, pero durante un periodo, su comida preferida consistió en una taza de caldo de pollo con cebolletas, queso cottage, medio aguacate con vinagre, hierbas y aceite, una rodaja de piña y una tostada de pan negro con mantequilla. Para desayunar, tomaba dos claras crudas batidas con zumo de naranja. Durante una etapa de su vida, se alimentó básicamente de pollo, albaricoques secos y leche entera con alubias negras y biscotes como snacks.

MARILYN MONROE

La actriz admitió que sus hábitos alimenticios eran muy extraños. Desayunaba dos huevos crudos batidos en un vaso de leche entera. Se saltaba la comida y cenaba hígado asado, cordero o ternera, y lo combinaba con cinco zanahorias. Fue una de las primeras mujeres en reconocer públicamente que hacía pesas. ¿Su objetivo? Mantener el pecho firme.

Gwyneth Paltrow Hollywood Naomi Campbell Dietas Marilyn monroe Audrey hepburn
El redactor recomienda