Logo El Confidencial
AVENTUReros CON GLAMOUR

Acampadas de lujo: los mejores sitios para hacer glamping

Así que, despues de todo, el camping tenía glamour. Solo era una cuestión de fe y de bautismo: 'glamping'. Nuestro mundo se ha llenado de yurtas y de tipis.

Foto: Acampadas de lujo: los mejores sitios para hacer glamping

Así que, después de todo, el camping tenía glamour. Solo era una cuestión de fe y de bautismo: glamping (los contrarios terminan atrayéndose). Debimos pensar más en Humphrey Borgart y Katharine Hepburn en La reina de África y menos en el campista de manual. Tiene más que ver con el explorador de siempre y el montañero. Aún así, esto es otra cosa: nada de sacos de dormir, ni de aislantes ni colchones inflables y, por supuesto, nada de estrecheces ni incomodidades. Aquí se vivaquea a lo grande: no tendrás que montar la tienda, porque está montada, y no echarás de menos nada porque tendrás de todo. Además, las estrellas de estos hoteles vestidos de resort pero con vocación de campamento están en el cielo. Ah, John Huston fue a África a rodar, pero terminó cazando elefantes. Nosotros venimos en son de paz.

El glamping es un alojamiento de película, porque por muy resort que se crea nunca dejará de ser un lugar para la aventura. Una yurta siempre será una yurta, aunque tenga carta de almohadas, baño, albornoz, sirva comida para sibaritas o juegue a las amenities. Quizá estos sean los refugios que andábamos buscando. 

1. REFUGIO MARNES, EN BENISSA (ALICANTE)

Este refugio, Marnes, en el interior de la Costa Blanca, a  500 metros sobre el nivel del mar, sirve para explicarnos qué es esto del glamping. Una jaima beduina de lujo plantada en el corazón de la alicantina Sierra de Bernia desde donde ya no se acierta a ver a los turistas; ni se les huele. Lo curioso es que esta casa portátil de origen árabe y relacionada inconscientemente con el placer ha sido confeccionada en Marruecos por Bouchaib Madhar de Casablanca, que es el mismo al que se deben los pabellones techados de la familia real marroquí, que es donde celebran sus fiestas y alojan a sus invitados. Para los incrédulos y faltos de fe, estas tiendas de campaña y las que vienen tienen cuarto de baño y cocina. Hay más que jaima en este refugio, que es una finca que quiere ser una granja como las de antes. 

2. CHHATRA SAGAR, EN RAJASTÁN (INDIA)

Nos hemos ido tan lejos que vamos a necesitar una inmersión cultural en estas aguas del embalse de Chhatra, en el distrito de Pali-Marwar, en pleno Rajastán. A sus orillas se levanta este campamento, Chhatra Sagar, sembrado de tiendas que son minipalacios en estas tierras inhóspitas donde se obró el milagro del agua. Vivirás al aire libre en la India más auténtica. Gracias al noble Thakar Chhatra, inquilino del siglo XIX que tuvo la astucia de guardar la lluvia del monzón para cuando llegara la sed de la sequía como el mejor de los ingenieros.

3. CASA DE LAILA, EN ALHAURÍN EL GRANDE (MÁLAGA)

Lo que tiene el glamping que no tiene el camping, al final, es una cama. En medio de un vergel y con olor a naranja, en el valle del Guadalhorce, esta tienda de campaña, que nada tiene que ver con la que llevó Edmund Hillary al Everest, está adornada a lo marroquí y te promete una aventura sin grandes sacrificios. Casa de Laila es, como ellos dicen, "otro mundo". Piensa en piscina, libro y hamaca. Tendrás silencio, paisaje, comodidad, yoga, desconexión, y también wifi. 

4. LONGITUDE 131, EN ULURU (AUSTRALIA)

Lujoso, ecológico y sí, reconozcámoslo, es muy romántico. Este alojamiento de campaña está instalado en el área natural del Parque Nacional de Uluru-Kata Tjuta, que es Patrimonio Mundial. Lo miras y no te extrañas. Longitude 131 se resume en 15 tiendas de safari en medio de las dunas de arena que el sol se empeña en dorar. Te invitan a vivir la milenaria cultura de los aborígenes que desde siempre habitaron estas desnudas tierras y a contemplar el cielo nocturno del desierto. Como para decir que no.

5. CORTIJO VADILLO, EN CASTILLO DE LOCUBÍN (JAÉN)

Lo vimos con los ojos muy abiertos en la película El perro mongol: a esa familia habitante fugaz de una de estas casas de quita y pon tan bellamente amueblada. Una yurta hecha a la medida de los nómadas de la estepa del Asia Central que también se ha puesto de moda entre nosotros que tan a menudo echamos raíces. Las hay en el Cortijo Vadillo y pintadas a mano, como las de Mongolia pero con la suerte de estar clavadas entre olivos y cerezos. Dan al valle y la montaña, tienen capacidad para seis personas y no están pensadas solo para la primavera y el verano: en invierno se calientan con estufa de leña. Para ser exactos: es un Eco Yurt Center.

6. CLAYOQUOT WILDERNESS RESORT, EN LA ISLA DE VANCOUVER (CANADÁ)

Estos refugios, en cambio, sí son producto de temporada. Abren de mayo a septiembre. Nos referimos a veinte lujosas tiendas de campaña muy bien puestas: en la isla de Vancouver, cerca del pueblo de Tofino. El Clayoquot Wilderness Resort es un 'eco safari'. Ofrece aventura para toda la familia. Empezaremos por decir que se llega hasta aquí en hidroavión. 

7. HOTEL HOOPOE YURT, EN CORTES DE LA FRONTERA (MÁLAGA)

Nos llegaron las músicas del mundo y ahora nos llegan las viviendas del mundo, que son, además de las yurtas, los tipis y las jaimas. Otras de estas yurtas están en estas tres hectáreas de olivos y alcornoques del valle del Guadiaro, en la Serranía de Ronda y con vistas a la Sierra de Grazalema, que es donde se aloja el Hotel Hoopoe. Desde la tumbona oirás los cencerros de las cabras y el trino de los pájaros. Te bañarás en la piscina natural. Utilizarás luz solar. Y podrás elegir, porque hay cinco yurtas de nombres exóticos: mongola, afgana, Jaipur, safari y Maimani, llamada así por su gran kilim de este pueblo de Afganistán. 

8. SAL SALIS, EN CAPE RANGE (AUSTRALIA)

Para dormir y soñar, en una mullida cama con todos los almohadones del mundo, son estas tiendas que pueblan las mágicas dunas del Parque Natural Cape Range de Australia. Las del Sal Salis. ¿Dónde? Nada menos que junto al arrecife de coral del Parque Marino de Ningaloo. El lujo está garantizado, y no solo por las comodidades y la dosis exacta de glamour.

9. NARNIA LODGINGS, EN ZAFARRAYA (GRANADA)

Este campamento se ha levantado en Zafarraya, en Granada, y con un nombre que te obligará a hacer tus propias 'crónicas'. Sus tiendas tienen capacidad para seis personas y son como un encantador hotelito camuflado que da a las sierras de Tejeda y Alhama. En Narnia Lodgings podrás hacerle un homenaje al viejo profesor C.S. Lewis, a su 'león, la bruja y el armario'. Es cuestión de atravesar su puerta.

10. TENA TENA, EN SOUTH LUANGWA (ZAMBIA)

En África empezó todo. El glamping tiene mucho que ver con aquellos safaris y aquellos exploradores en el corazón más negro del África negra. Lo que se busca ahora es la paz. Y esta foto: los elefantes, jirafas, leones y leopardos bebiendo las aguas del río Luangwa. Y tú allí, enfrente, en este complejo rendido al lujo de Tena Tena, asistiendo al espectáculo desde una de las tiendas con sofá en medio del Parque National South Luangwa. Y los animales alegrándose de que no hayas venido a cazar.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios