Logo El Confidencial
devora Un postre caótico, un menú atlántico o...

¿Qué hace un domingo cualquiera de verano un sibarita?

Puede dejarse llevar por la magia gastronómica de Iván Domínguez, sucumbir a los placeres de una mesa donostiarra o hacer la suma de tapa y vermú. Por ejemplo

Foto: En el Flanigan de Puerto Portals pide mesa con vistas
En el Flanigan de Puerto Portals pide mesa con vistas

Nos hemos preguntado qué hace un sibarita un domingo de verano cuando la miel ya está en los labios y las ganas de gozar y de comer aprietan. Estas son algunas respuestas.

1. Practica la militancia atlántica en Alborada

Con el chef Iván Domínguez, estrella Michelin, que no necesita carta de presentación, aunque la tiene y muy a su manera. El avezado gastrónomo sabe que cuando haya pateado el paseo marítimo de la ciudad vecina de Rosalía de Castro y haya traspasado el umbral de este sorprendente y recoleto restaurante lo mejor que puede hacer es dejarse llevar. La despensa es la del mar, o mejor, la de este océano. Y la creatividad, máxima y siempre a disposición del comensal, y muchas veces cocinada o rematada ante sus ojos por el mago Domínguez. ¿Obleas de almidón de patata y espirulina con dorado curado y algas? ¿Cabracho a la sal y berzas rizadas? ¿Remolacha en sorbete, cerezas guisadas, mastocarpus (alga roja) y miel de castaño? Las delicias se multiplican como panes y peces.

En el Alborada sabrás lo que es bueno (y atlántico)
En el Alborada sabrás lo que es bueno (y atlántico)

Para saber de pescados y virguerías alrededor hay que venir al Alborada. Uno se da cuenta del paraíso culinario en el que está cuando le sacan el licuado de manzana ácida, hinojo marino e inula a modo de bienvenida. De miércoles a sábado en horario de comida y cena, y ahora también los domingos para comer. Cierra del 29 de agosto al 4 de septiembre.

Precio medio: 60 euros.

Dónde: Paseo Marítimo Alcalde Francisco Vázquez, 25. La Coruña.

2. Se rinde a los encantos de la gastronomía donostiarra

Que son, como sabe la aficción, muchos. Esta vez lo hace en el restaurante Kukuarri del hotel NH Collection Aránzazu, que promete lo que el sibarita busca: una experiencia gastronómica para el recuerdo y además con la filosofía del comercio justo. Sobre la mesa, pescados de lonja, carne de primerísima calidad y verduras y hortalizas de esas de caserío que reinan en Donosti. En la carta, arroz marinero de rape y chipirón, merluza asada con salsa de hongos, láminas de buey o carrilleras de ibérico al vino. Para rematar la faena, torrija caramelizada con helado de café. También se puede ir de raciones (¿qué tal pulpo a la parrilla?) o de pintxos (uno de 'foie' a la plancha), que siempre tiene su gracia.

El restaurante Kukuarri promete manjares de mar y tierra
El restaurante Kukuarri promete manjares de mar y tierra

Precio medio: 50 euros.

Dónde: C/ Vitoria-Gazteiz, 1. San Sebastián.

3. Prueba el postre caótico de El Flaco

O lo que es mismo, de Andy Boman, alias el Flaco, que es fusión de por sí, hecho de una combinación maestra de helados, sorbetes, fruta fresca, crujientes y merengue. El Flaco Mess (su nombre) siempre lleva helado de té verde, albahaca, pistacho, regaliz, coco, lima y/o chocolate con chile, a lo que hay que añadirle fruta de la pasión, merengue, fresas o frambuesas, plátano frito, caramelo de pimienta y cardamomo. En este restaurante lo 'thai' se mezcla con la cocina de todas partes. El Flaco, que dio al mundo gastronómico su Gingerboy, es ante todo un trotamundos: nació en Suecia y vivió en el Congo, Suiza, Tailandia, Australia, Israel o Grecia, aunque su corazón culinario es tailandés. Suyas son las fusiones de lo dulce con lo salado, agrio, amargo y hasta picante. Ahí está su 'yukke' (un 'steak tartar') al estilo sueco con pera japonesa 'nashi' y caviar de Kalix; puro Erasmus.

El postre caótico de Andy Boman el Flaco
El postre caótico de Andy Boman el Flaco

Precio: carta 30 euros, menú del día 13,90 euros, menú degustación, 40 euros.

Dónde: C/ Javier Ferrero, 8. Madrid.

4. Reserva en el Flanigan de Puerto Portals para gozar con su cocina marítima y beberse el 'gin-tonic' de sobremesa

Nos referimos a los arroces y fideuás, a los pescados y mariscos de la lonja (langosta de Mallorca, gambas de la isla, dorada a la espalda, cigalas…), también a las carnes ('steak tartar', el más vendido, o pollo de corral a la brasa) y las verduras, hortalizas y frutas de la temporada que se sirven en la mesa de este 'bar del puerto' (deportivo) donde, dicho sea de paso, se reúne lo más granado del verano en la isla mallorquina y de todo el año (sí, el famoseo). El Flanigan es, claro, muy náutico y su paisaje es de marina. Lo que procede es pedir mesa con vistas; sin ellas no es lo mismo. A solo nueve kilómetros de la capital.

El restaurante Flanigan están en pleno puerto deportivo
El restaurante Flanigan están en pleno puerto deportivo

Precio medio: 60 euros.

Dónde: Puerto Portals, local 16. Calviá (Mallorca).

5. Viaja a las rías gallegas con los 'frinchos' de La Conservera

O sea, tapas de sardinas, zamburiñas, anchoas o boquerones. Una carta en este Delistore & Tapas que no podía ser más veraniega. Sigue con gazpacho de sardina ahumada, ceviche de berberechos o navajas, patatas bravas con mejillones en escabeche o con pulpo, molletes de mejillones, atún con pimientos o sardina ahumada, o ensalada de tomates de la huerta con ventresca fresca de costera. Todo lo que sale de las latas de la empresa gallega de conservas 'premium' Frinsa elevado a los altares de la gastronomía. Para tomarlo, además, en pleno centro histórico de Madrid, frente al popular mercado de San Miguel.

Así es La Conservera
Así es La Conservera

Precio: 'frinchos', de 2 a 4 euros. Mollletes, 4 euros. Platos, 9,95 euros.

Dónde: C/ Mayor, 49. Madrid.

6. Sale a tapear con vermú y sin hora a la terraza Marmo del hotel Silken Puerta de América

El plan We Love Vermut es para todo el día, de 12 a 22 h, y consta del tradicional aperitivo líquido y la tapa en el marco de este hotel vanguardista en el que han metido mano con el diseño hasta 19 de los más prestigiosos estudios de arquitectura del mundo, lo que también alimenta. Este rincón en concreto es un vergel ubicado en la planta baja donde al sibarita de pro le será más que fácil relajarse. ¿Las tapas? Son de las de autor: tosta crujiente de tomate, cecina y parmesano, croquetas de chuleta a la parrilla y tempura de langostinos. También hay carta de picoteo.

Amando el vermú y las tapas en la terraza Marmo
Amando el vermú y las tapas en la terraza Marmo

Precio: vermú y tapa, 12 euros (también con cerveza).

Dónde: Avenida de América, 41 o calle Corazón de María, 10. Madrid.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios