Logo El Confidencial
ruta gastronómica de moda

Madrid está imparable: cuatro restaurantes para incluir en tus planes más cool

Esta es la cartelera de la gastronomía madrileña. Con sus estrenos semanales (o casi), su decoración de cine, su cocinado guion y su amor a los distintos géneros

Foto: La Vaquería Montañesa es pura fusión: Cantabria, París y también Finlandia. Y está en Madrid (Foto: Pablo Zamora)
La Vaquería Montañesa es pura fusión: Cantabria, París y también Finlandia. Y está en Madrid (Foto: Pablo Zamora)

Madrid está que se sale, gastronómicamente hablando. No hay semana, no diremos día, que no se inaugure un local para celebrar la buena mesa y la modernidad, que se nos ha vuelto tan vintage. Los restaurantes se parecen cada vez más a las películas. Por su decoración de cine, el elaborado guion y los continuados estrenos. A continuación, la cartelera.

1. La Vaquería Montañesa: gusto al cuadrado

Otra vez vuelve a darnos donde nos duele el propietario de La Carmencita y Celso y Manolo, que ya pasa por un ilustre de la gastronomía del nuevo viejo Madrid, Carlos Zamora. Una puesta en escena muy teatral, que es muy París pero también Finlandia, para un argumento con mucha miga: productos ecológicos de pequeños productores, cinco docenas de recetas tradicionales recolectadas en todo el mundo y un homenaje a los montañeses que cuidaban sus vacas en el centro de Madrid. Donde ayer hubo una vaquería, hoy hay un restaurante con su barra (de mármol) de picoteo, para pedir crudités con salsas vacilonas, marisquetes castizos y cosas así, y su ultramarinos, como sacado del baúl de los recuerdos contra el olvido. Con la noche llega el cóctel y la 'jazzwoman'. Todo es muy pero muy de diseño (mesitas redondas de Stua, espejo de Jacques Adnet para Hermès, sillas Ton, hechas a mano en un pueblo checoslovaco y todo a este nivel.

Pídete: ensalada de cinco tomates, huevos fritos con morcilla de Burgos (y viva el Landa), risotto de la montaña veneciana, taquitos de pollo a la sartén (el pollo de Santiago el Veterinario Visionario, ¡eh!) o steak tartar de ternera (ecológica de siete valles de montaña, atención). Hay servicio take away, que bien tan bien.

Dónde: C/ Blanca de Navarra, 8.

La Vaquería Montañesa sabe cómo sorprender (Foto: Pablo Zamora)
La Vaquería Montañesa sabe cómo sorprender (Foto: Pablo Zamora)

2. Küche: en las caballerizas del palacio de Liria

En el mismísimo enclave histórico de la Casa de Alba. Allí donde se halla la jugosa colección de arte que fue de la duquesa se ha abierto este restaurante de cocina vasca con toques mediterráneos y el reclamo de su ambiente cosmopolita, con DJ las noches de los viernes y sábado. Para poner a bailar y gozar al personal. A un pasito de la Gran Vía.

Pídete: huevos estrellados con ajillo de gulas, saquitos de boletus con salsa de hongos con un toque de trufa, flor de alcachofas templada con foie y cecina, caldoso de carabineros, lubina en costra de sal o muslo de pato confitado. De postre, la mejor tarta de chocolate del mundo (literal).

Dónde: C/ Princesa, 18.

Donde los Alba guardaban sus caballos hoy reina el glamour
Donde los Alba guardaban sus caballos hoy reina el glamour

3. Pink Monkey: ¡viva la cocina fusión!

Gastronomía viajera en un ambiente desenfadado tan gamberro como chic y un hurra a la mezcla. Esto es lo que pone sobre la mesa un local con vocación nocturna, aunque haya venido al mundo para darnos, y muy bien, de comer. El chef Luis de los Ríos continúa con la filosofía Asian Craft Food que reina en esta casa. O sea, plaos del Sudeste Asiático, reinterpretados y elaborados de manera artesanal según técnicas de las cocinas peruana y mexicana. Otro viaje sin salir de Madrid.

Pídete: tiradito de atún marinado en leche de tigre de maíz morado, tamarindo, crema de anguila, puré de boniato y alioli de aguacate, acompañado de hilos de nabo y de wan tan frito, sopa tom yam (tailandesa), costillas ibéricas de cerdo, dumpling de carabinero... Zumos de frutas exóticas y toda una locura gastronómica.

Dónde: C/ Monte Esquinza, 15.

En Pink Monkey sabrás lo que es bueno: la fusión.
En Pink Monkey sabrás lo que es bueno: la fusión.

4. Garbel: la reinvención de la taberna

Y Madrid es muy de tabernas como bien sabe el respetable, y más si tienen solera. Esta la regenta la nieta de su fundador, Belarmino García (de donde el nombre), que la puso en el mapa del comercio y el bebercio en el redondo año de 1940. Aquí, en el corazón de Chueca, donde todo hierve, lo hace también el puchero, mientras se oye el tintinear de las cucharas y se sirven platos para compartir en alguno de sus cuatro ambientes. Todo mientras un inmenso grafiti, que firma Nicolás Villamizar, nos contempla. Le habría gustado a Max Estrella (venido a más).

Pídete: tosta de solomillo con salsa de setas o de pollo azteca, brocheta de pulpo, entrecot de ternera a la plancha, ensaladas variadas, mucho picoteo informal (nachos, croquetas, fingers), street food (perro verde, wraps y hamburguesas) y de postre, ¿qué tal un couland de chocolate intenso belga?

Dónde: C/ Infantas, 28.

Garbel es la nueva taberna del viejo Madrid
Garbel es la nueva taberna del viejo Madrid

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios