apps

¿Se puede ligar sin Tinder? La respuesta es sí y te enseñamos cómo

En la playa o en tu propia ciudad. Recuperar las técnicas tradicionales del flirteo y el ligoteo siguen siendo tendencia. Aquí algunos trucos para hacer que suba la temperatura

Foto: Deja el móvil de lado y prueba con el flirteo cara a cara.
Deja el móvil de lado y prueba con el flirteo cara a cara.

Las películas y los libros están repletos de fugaces amores de verano que, en muchas ocasiones, desembocan en inolvidables historias de amor. ¿Y la realidad? Eso dependerá de ti y de lo que le pidas a los meses de estío. Si estás por la labor de vivir una apasionada aventura que eleve aún más las temperaturas, no hará falta, ni siquiera, que te abras un perfil en Tinder. Créenos: se puede ligar 'a pelo' y esta es la mejor temporada para conseguirlo.

Con el calor, producimos más testosterona, oxitocina y endorfinas y, hablando en plata, tenemos más ganas de un cuerpo a cuerpo. Así lo dicen las encuestas, como una de Sex Place, realizada a 2.000 personas, que demostró que el 73% tiene una vida sexual más intensa cuando el termómetro inicia su sudorosa escalada. Si la cosa no fructifica como esperas, siempre puedes recurrir a tu móvil y a las apps de ligoteo, pero antes te invitamos a probar las siguientes estrategias pensadas para cada una de las situaciones en las que te puedes encontrar este verano.

Claudia del ÁguilaClaudia del Águila

Estás de viaje... échale morro

Aquí es donde juegas con más ventaja. Como nadie te conoce, puedes actuar libremente sin ninguna cortapisa. Además, tienes un montón de excusas para romper el hielo y acercarte a tu objeto del deseo: desde decir que te has perdido hasta preguntar cualquier cosa sobre el país. Y estos trucos son aplicables tanto para la población autóctona como para otros visitantes extranjeros que estén en el mismo trance que tú. Juega bien la mejor carta que tienes: el tiempo. Normalmente, si conoces a alguien en tu ciudad, tienes que esperar a que las cosas vayan fluyendo sin forzar. En cambio, con la coartada de que vas a pasar pocos días en la ciudad, puedes conseguir acelerar el proceso y descubrir así si estás perdiendo el tiempo o la otra persona te corresponde y está dispuesta a saltarse algunos pasos.

De vacaciones en tu ciudad. Sorprende

Tenemos la suerte de contar con un país muy turístico que acoge cada año a un sinfín de extranjeros ávidos de inundar sus móviles con fotos de nuestra geografía. Y, según las encuestas, esto nos da morbo. Uno de cada tres españoles no tiene ningún problema en reconocer que le gustaría tener una aventura con un ‘guiri’, según un estudio realizado por la web de idiomas Babbel.



Los hijos e hijas de la Galia y de la Bota (franceses e italianos) son nuestros predilectos porque su acento se nos antoja especialmente sensual. Jugar en tu campo te proporciona una ventaja técnica, así que empléala con sabiduría. Ofrécete a guiar a las extranjeros o extranjeros, revélales secretos de la ciudad que no aparezcan en las guías de viaje y ofréceles planes alternativos para realizar esa noche o al día siguiente. De esta forma, te garantizas la continuidad. Seguramente tendrás que vencer un obstáculo: acostumbran viajar en manada. Deberás ser amable con todos o todas, pero especialmente con la persona en la que te hayas fijado, para que no parezca que está esperando a lo primero que caiga. Y, sobre todo, no seas especialmente insistente, si ves que tus propuestas no son recibidas con cierto entusiasmo, retírate a tiempo. Seguramente, muy cerca, encontrarás a otros extranjeros o extranjeras más receptivos.

Busca la complicidad... en tu ciudad

Pongamos que te ha tocado bailar con la más fea: es decir quedarte currando mientras los demás lucen sus cuerpos en la playa. No desesperes, seguramente contarás con un horario intensivo que te dejará mucho tiempo para dedicarte al arte de la seducción. Además, como tus jefes no estarán, nadie se percatará de esas ojeras que, si todo sale bien, lucirás al día siguiente. Si tu objetivo proviene de exóticos países, puedes aplicar la misma táctica que en el caso anterior. Pero si se trata de alguien que es de tu misma ciudad, es el momento de buscar un poco de comprensión y complicidad.



Véndete como el pobrecito o la pobrecita que se queda todo el agosto trabajando y que necesita un poco de diversión. No hace falta que te conviertas en una desdichada víctima, pero sí que hagas explícita la necesidad que tienes de salir, pasártelo bien y aprovechar un poco el buen tiempo. Con esa excusa, puedes proponer cualquier plan: desde una cena, hasta una copa pasando por ir a una discoteca. Si la otra persona está en tu misma situación, enfatiza en que también se merece un poco de esparcimiento.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios