Logo El Confidencial

Ortorexia: el desorden alimenticio de los que comen demasiado sano

Si te obsesionan los ingredientes del plato, huyes de los lácteos, del gluten y solo confías en los alimentos macrobióticos, cuidado: puedes tener ortorexia.

Foto: Ortorexia: el desorden alimenticio de los que comen demasiado sano

Hace poco os hablamos de la gymorexia, la obsesión por contar las calorías ingeridas de forma compulsiva para quemarlas inmediatamente en el gimnasio. Hoy vamos a tratar un desorden al que le dio nombre en 1997 el doctor Steven Bratman, autor del libro Health Food Junkies, la ortorexia. "Conseguí el bienestar comiendo muy sano durante años, pero gradualmente me empecé a dar cuenta de que algo no iba bien. El sentido de mi vida estaba desapareciendo".

Este desorden no ha sido reconocido por el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV), y muchos psiquiatras se oponen a su ausencia. "No debería darse por hecho que no es una enfermedad importante", afirma Tim Walsh, profesor de psiquiatría de la Universidad de Columbia a la revista Time. El problema es que muchos pacientes son diagnosticados con anorexia, cuando se trata de una enfermedad completamente diferente. La ortorexia es la obsesión patológica por la comida biológicamente pura. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la ha calificado recientemente de enfermedad.

Foto: Instagram
Foto: Instagram
Los que la padecen no se obsesionan con el peso simplemente, sino con llevar una dieta que ellos consideran perfecta y pura. Huyen de grasas, gluten, azúcares, sal, lácteos… Intentan comer solo alimentos orgánicos que no hayan sido tratados con fertilizantes, grasas saturadas o conservantes. Leerán las etiquetas de cada alimento con atención y de forma obsesiva. Evitarán comer alimentos preparados por otros, por lo que comer fuera de casa no será nunca una opción viable. Si viajan, se obsesionan con qué van a comer y planean su menú con horas de antelación. Suelen amar el gimnasio (aunque no siempre) y entrenan como verdaderos atletas. Terminan obsesionándose tanto con los ingredientes de cada plato que su dieta se torna tremendamente restrictiva.
Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios