Logo El Confidencial

Los mejores trucos para que tu color de labios dure toda la noche

¿Quieres saber el truco definitivo para estar sexy este San Valentín? Unos labios pintados de rojo. Así de simple y así de eficaz, oiga.

Foto: Los mejores trucos para que tu color de labios dure toda la noche

¿Quieres saber el truco definitivo para estar sexy este San Valentín? Unos labios pintados de rojo. Así de simple y así de eficaz, oiga. Y es que cuando nos pintamos los labios de rojo, ya podemos llevar el chándal más quinqui de todo el Decathlon que algo cambia. Una mujer con los labios rojos se comporta de forma diferente: irradia más confianza y seguridad en sí misma, se ve más guapa y eso se contagia. No es que se vuelva una creída, es un cambio sutil pero se nota, como un mensaje subliminal que se queda grabado en el subconsciente masculino y que viene a decir “hey, esta tía mola”. 

Pero si unos labios perfectamente rojos engloban el término sexy, esos mismos labios mal pintados, con el color corrido o descoloridos vienen a ser todo lo contrario. Recuerda que un gran poder conlleva una gran responsabilidad, así que si este San Valentín apuestas por maquillarte los labios, hazlo bien. Aquí te dejamos las claves para que no necesites ir al baño cada dos por tres a retocarte los morros.

Lo primerísimo que tienes que hacer es exfoliar. Asegúrate de que la piel está perfectamente lisa y no tienes pielecillas sueltas. También te ayudará a acabar con las grietas en las que puede acumularse el carmín haciendo que algunas zonas se vean más oscuras. Si no tienes un exfoliante de labios, puedes hacerte uno con un poco de miel y azúcar. Mezcla ambos ingredientes y masajea los labios unos 20 segundos. Luego retira lo que sobra con agua tibia. ¡Y no te chupes los labios! La saliva contiene una enzima que los reseca más.

Base de maquillaje, ¿sí o no? Pues si has hidratado bien los labios antes y se trata de una base que no reseque mucho la piel, sí. La base ayudará a que se fije mejor el color, y si quieres cambiar un poco la forma de tus labios (hacerlos más gruesos o más finos), 'borrará' tu contorno natural. 

Una vez aplicada la base, pasa al color. Dibuja su contorno con un delineador, empezando por la V del labio superior; del centro baja hasta las comisuras y luego pasa al labio de abajo. Rellena el interior de los labios también con el lápiz, para que el color dure más. Aplica la barra de labios ayudándote con un pincel específico para asegurarte una aplicación uniforme y no salir del borde. Para fijar bien el color, muerde un trozo de papel con los labios y vuelve a aplicar el color.

* Tip de PROfesional:

Para conseguir un efecto más carnoso, aplica corrector ayudándote con un pincel de maquillaje, repasando el contorno exterior de los labios. Cuando termines, aplica un poco de iluminador en la V del labio superior.

LA SOLUCIÓN DEFINITIVA: LOS LABIALES PERMANENTES

Si todo esto te parece un lío y no quieres complicarte la vida, siempre puedes recurrir a los labiales permanentes. Resecan más los labios, por lo que te recomendamos tenerlos siempre a mano para aplicar el bálsamo las veces que necesites. No los utilices si tienes los labios muy secos y sigue bien los pasos de aplicación, no sea que vayas a terminar con los labios maquillados a ronchones.

Superstay 24H, de Maybelline. Lipfinity, de Max Factor. Infalible, de L'Oréal Paris

1. Lo primero es el color; gracias a su aplicador en forma de pincel, podrás utilizarlos con precisión.

2. Espera a que se seque bien. Notarás como los labios se resecan un poco.

3. Al cabo de un par de minutos, la capa de color ya estará seca. Aplica el bálsamo para darle a tus labios un respiro y terminar de fijar el color.

3. Lo curioso de estos labiales es que ¡no se van! De verdad, antes de maquillarte con ellos, asegúrate de que tienes desmaquillante con base aceitosa en casa.

Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios