Logo El Confidencial

Agujetas: ¿es posible librarte de ellas?

Estos hechos demuestran que sufrir dolores musculares tras el entrenamiento es normal, pero puedes minimizarlos siguiendo nuestros consejos

Foto: Si llevas tiempo sin hacer ejercicio, cuando vuelves se hace muy duro. (Foto: Calzedonia)
Si llevas tiempo sin hacer ejercicio, cuando vuelves se hace muy duro. (Foto: Calzedonia)

Si uno de tus propósitos para esta rentrée es entrenar con regularidad, pero te has pasado el verano dedicado al dolce far niente, sabes ya que las agujetas asoman la nariz por el horizonte. Aunque no se sabe a ciencia cierta qué las causa, sí sabemos qué puedes hacer para prevenirlas y atenuarlas. No te las vas a poder quitar de encima del todo, pero poco a poco te molestarán menos.

Varias teorías, un solo problema

Durante muchos años se ha especulado acerca de qué causa las temidas agujetas. El hecho es que, al ser una molestia sin mayor importancia, nadie parece tener demasiado interés en investigarlas a fondo. Pero eso no quita que no duelan, ni te obliga a tener que andar con la gracia de Robocop cuando las sufras.

La primera de las teorías que explica el por qué de las agujetas viene a decir que cada vez que hacemos deporte nos microlesionamos. Vamos, que el dolor que sentimos al cabo de un día o dos de la clase de body pump se debe a que hemos causado pequeñísimas roturas en los músculos, que notamos porque tenemos que aplicar una mayor tensión o porque en ellos se acumulan sustancias como las histaminas, que nos causan dolor. La segunda teoría –que parece la menos probable- dice que tras el ejercicio en nuestra sangre se acumulan los lactatos, una especie de 'basura' generada por el metabolismo. Sea como sea, hay algunos hechos que sí están comprobados acerca de las agujetas y que es bueno saber.

Hecho nº 1:

Nada es para siempre. Aún cuando te estés planteando ir a pedir la baja del gimnasio después de una sesión particularmente dura, no desfallezcas. Las agujetas tienden a reducir su impacto con la frecuencia del ejercicio. Ojo, no es que desaparezcan (¡los atletas de élite también las sufren!), pero se vuelven más soportables según tus músculos ganen fortaleza. Es más probable que las sufras si estás entrenando movimientos elongadores (como curls de bíceps), y aunque parezca contraproducente, uno de los mejores alivios para las agujetas es hacer más ejercicio cuando las sentimos.

Hecho nº 2:

Cuidado con los estiramientos. Existen diversos estudios, algunos de ellos contradictorios entre sí, acerca del papel de los estiramientos en la prevención y el alivio de las agujetas. Las malas noticias son que los propios estiramientos pueden llegar a causarlas, si nos pasamos de frenada. Las buenas es que aunque muchos estudios indican que, en realidad, todo el efecto que pueden tener los estiramientos es psicológico, sí es cierto que pueden prevenir otros dolores musculares. Y, ¿quién quiere tener dolores musculares? En cualquier caso, lo más recomendable es llevar a cabo estiramientos estáticos después del ejercicio y no poner nunca el músculo al límite.

Hecho nº 3:

El bicarbonato y los plátanos sirven de poco. ¿Recuerdas la teoría que decíamos acerca del ácido láctico? Durante mucho tiempo se ha intentado aliviar los teóricos efectos del mismo con alimentos como los plátanos. Aunque hoy sabemos que estos no son demasiado útiles a la hora de contrarrestar los músculos doloridos, sí que se ha demostrado que una dieta habitual alta en Omega 3 y otros alimentos sí que sirven para ahorrarnos estos dolores, siempre y cuando seamos un poco sistemáticos en su consumo (vamos, que no busques ahí una excusa para atiborrarte de curry después de la sesión de spinning).

Hecho nº 4:

El calor ayuda. Y puede que el frío también. ¿Y los otros remedios de la abuela? Pues parece que el calor ha demostrado ser efectivo, así que un bañito de agua caliente o una sauna bien merecida pueden ayudarte. Paradójicamente, es posible que el frío también, aunque esto ya no está tan claro. Tampoco es seguro que el masaje ayude, pero sus capacidades para producir una relajación general siempre son bienvenidas. Y sí, llevar vendas compresoras o calcetines específicos puede ser de ayuda.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios