Logo El Confidencial
su estilo es ensalzado internacionalmente

Jaime de Marichalar, el 'dandy' excéntrico que conquistó a la moda

Pantalones de paramecios, chaquetas con cuello de piel y zapatos cuya confección exige más de 50 horas de trabajo forman parte del armario del 'dandy' que ha demostrado que parecer un caballero inglés siendo español es posible

Foto: Jaime de Marichalar, el 'dandy' excéntrico que conquistó a la moda

Este miércoles 18 de marzo se cumplen 20 años de la boda de la infanta Elena con Jaime de Marichalar (Vea aquí las imágenes). Con motivo de esta señalada efeméride, Vanitatis repasa las claves del estilo del que fuera duque de Lugo.

Era el año 1999 cuando unos pantalones ceñidos con estampado de cachemir, con sello Tommy Hilfiger, se hacían con los titulares. El responsable de semejante atención mediática no era la prenda en sí, sino el portador de la misma: Jaime de Marichalar. Tuvieron que pasar 13 años para que Alexa Chung enamorara en la semana de la moda londinense con unos pantalones de paramecios de JW Anderson. Nadie dudó entonces de la elegancia del dibujo. Jesús Cano, periodista especializado en moda masculina, cuenta a Vanitatis su opinión respecto a estos polémicos pantalones: “Jaime de Marichalar se atreve con los colores fuertes a la hora de elegir sus looks. Aunque en España esta osadía sorprende, es un gesto realmente habitual en los caballeros de Italia o Inglaterra. Su elección era adecuada para su agenda, pero es lógico que sorprendiera a aquellos que se dirigían a la oficina con sus trajes grises”.

En España, Marichalar es un incomprendido en cuestiones de moda. Sin embargo, el universo internacional de las tendencias lo tiene por un dandy vanguardista. The Sartorialist, la web de street style más reputada del mundo, incluye en su página imágenes de Marichalar. “Una camisa de rayas horizontales no es algo con lo que yo me atrevería, pero este caballero lo hace con clase”, reza el pie de foto con el que el fotógrafo, ajeno a la identidad de Marichalar, acompañaba la instantánea en noviembre de 2007. Ser retratado por este cazador de tendencias es un honor del que tan solo los personajes con más estilo del planeta pueden disfrutar. El consejero de Loewe lo ha logrado.

No es de extrañar verle en la primera fila de los desfiles de la semana de la moda parisina, donde se mueve como pez en el agua entre Olivia Palermo, Naty Abascal o Peter Marino, el arquitecto que hace de los looks sadomaso su insignia. De hecho, junto a Marino forma una peculiar estampa fashionista, que ensalza la diferencia estilística entre dos osados de la moda. Llama la atención la sofisticada excentricidad de Marichalar, que se opone al estilo de un icono internacional de la moda que cuenta con el cuero como material fetiche.
 
Dicen que Marichalar es el responsable del cambio de estilo de la infanta Elena. Tal como le ocurriera a su exmarido, se adelantó años a las tendencias. Era el año 2010 cuando se atrevía con un diseño de inspiración taurina de Lorenzo Caprile en la boda real de Victoria de Suecia. Los medios internacionales alabaron el atrevimiento de la infanta. En España, sin embargo, los medios no entendieron su elección. Cuatro años después, la firma Dolce & Gabbana propuso en pasarela chaquetas taurinas similares a la que luciera Doña Elena un cálido día del mes de junio del 2010.

Es habitual ver a Jaime de Marichalar pasear por la calle Serrano con decenas de bolsas de grandes marcas. Una de sus preferidas, por cierto, es Etro. Su sastre fue durante muchos años el ya fallecido Antonio Díaz. Jaime de Marichalar encarga sus camisas a medida –sus casi dos metros de altura así lo hacen necesario–, y estas siempre están bordadas con sus iniciales (JMST). No es extraño ver cómo Marichalar se atreve con modelos de tres piezas. Sus zapatos, de la talla 47, llevan la firma de Norman Vilalta, cuyos diseños parten de los 1.750 euros. Vilalta viaja a la ciudad del cliente para tomar las medidas de los mismos. Cada par, elaborado tras más de 50 horas de trabajo, exige la labor de un equipo de cuatro artesanos y cientos de procesos artesanales.  “Marichalar da el toque excéntrico a sus looks gracias a sus coloridos accesorios, un gesto clásico de los gentlemen ingleses. Ha recuperado la capa castellana y siempre viste acorde a las circunstancias”, explica Jesús Cano.

Marichalar ha hecho de las gabardinas de piel un elemento apto para el armario masculino. Las de la peletera canaria Nelsy Chelala son sus preferidas. Las combina con pashminas, que anuda de forma peculiar. En concreto, las dobla a la mitad y tras dar una vuelta al cuello, vuelven a ser cruzadas por el medio. Adora las de Loewe.

Consejero del titán de la moda LVMH y ducho en la mezcla de estampados atrevidos, Marichalar es encumbrado por la prensa internacional como un elegante dandy que combina sus carísimos diseños de marca con propuestas de marcas como Mango o Abercrombie. En su segunda aparición en el mencionado The Sartorialist, su autor volvió a alabar el atrevimiento del mix de estampados de Marichalar. En esa ocasión no solo volvió a señalar que él no se habría atrevido a hacerlo, sino que justificó semejante osadía por el hecho de ser francés. Más tarde, tuvo que rectificar para señalar que Jaime de Marichalar (que de nuevo, aparecía sin nombre alguno) es español. Quizás con más como él lograríamos que la prensa internacional especializada en moda alabara el estilo nacional. Sea lo que fuere, a Marichalar le favorece ser único en su especie. Definitivamente, lo es.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios