Logo El Confidencial
PUESTA A PUNTO

¿Ordenar tu casa sin que te dé pereza? Este es el truco definitivo

¿Tiemblas al pensar que deberías haber hecho ya el cambio de armario? ¿Y qué hay de reordenar el mueble-despensa de la cocina? Toma nota de cómo hacerlo sin desfallecer

Foto: En el orden, menos es más (ZARA HOME)
En el orden, menos es más (ZARA HOME)

Para los que nunca ven el momento de ponerse manos a la obra, el primer paso es cambiar el chip y tomárselo como algo divertido. “Ordenar no es difícil, lo complicado es ponerse. Piensa que es un momento lúdico, un tiempo para dedicarte a ti mismo, no una obligación. Ponte música o un podcast. Piensa que es algo para ti, que contribuye a darte armonía y relajación”, aconseja Cloti Martínez Peinado, organizadora profesional y autora del libro 'Reorganizarte' (www.reorganizarte.com).

Aprovechando que en otoño toca organizar el armario para guardar la ropa de invierno, es el momento perfecto para ordenar a fondo tu casa (y de paso tu vida). Admítelo, guardas cosas por si acaso, pero luego quedan ahí olvidadas. Sí o sí debes deshacerte de todo lo que no utilizas y te está estorbando. Si eres una persona ordenada, muy probablemente no te costará ponerte con esta tarea. Es más, necesitas ese orden no solo para aligerar tu casa, sino también tu cabeza.

Una vez que te has mentalizado, la regla de oro es acometer este trabajo no por estancias, sino por categorías. Por ejemplo, armarios, cajones, libros, fotos, papeles, todos los textiles… De esta manera, “te aseguras que los vas a terminar. Y hay que fijar un tiempo, un día para cada categoría o una semana, date un margen amplio. Es mejor acabarlo aunque te acuestes tarde que dejarlo a medias”, explica la experta.

Ya metidos en faena, aprovecha para eliminar cosas que no utilizas o que no te gustan, ya sea tirándolo a la basura, regalándoselo a algún allegado o donándolo a una ONG. “El espacio que liberas da mucho relax. Es como quitarte un peso de encima”. Y todo lo que no tires, hay que repensarlo: tal vez un pantalón puede convertirse en un bolso para guardar la sombrilla de la playa o un bolsillo de un abrigo en un bolso.

Eliminar y reutilizar cosas facilita que des una vuelta a la casa para hacerla más funcional o simplemente más bonita cambiando la decoración. “Atreverte a hacer algunos cambios propicia la renovación personal y la calma interior”, afirma Martínez. ¿Por dónde empezar? Todo depende de las necesidades. Por lo que más te agobie, o lo que veas más urgente, o por lo más sencillo para ir aprendiendo. “Ordenar el baño es de lo más fácil, porque hay menos cosas y las tenemos menos apego”.

“El mantra para ordenar un vestidor o un armario es: lo que no se ve no existe”. Así que nada de colgar dos camisas en una misma percha, ni de poner dos filas de zapatos, dale a cada prenda su propio espacio, reorganízalo de tal manera que esté todo a la vista. Porque “si no lo ves, no lo vas a utilizar. Y las cosas que más te gusten, donde estén más visibles. Lo puedes reorganizar por colores, tipos de prendas, por tipos de mangas…”. Si tienes mucha ropa, un truco para no saturar el armario es que cada vez que te compres algo nuevo, saca otra cosa para compensar, dice Martínez, que está especializada en ordenar armarios.

Pero el mejor truco para que tu casa, por fin, esté siempre ordenada es que cada cosa tiene su lugar. Si desde el principio lo pones en su sitio, luego no tienes que ordenarlo. Así de simple y fácil. ¡Ánimo y a por ello!

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios