Logo El Confidencial
LA DECISIÓN FINAL DEL CASO NÓOS

¿Qué fue de Ana Tejeiro, la mujer (des)imputada de Diego Torres?

La que fue compañera de banquillo de la infanta Cristina vive en una jaula de oro en Sant Cugat, donde comparte el ostracismo social y laboral con su marido

Foto: Anna Tejeiro, junto con la infanta Cristina, en el banquillo por el caso Noos. (Gtres)
Anna Tejeiro, junto con la infanta Cristina, en el banquillo por el caso Noos. (Gtres)

Hace ya unos años que el tiempo se detuvo en casa de los Torres Tejeiro. Como un fantasma, el matrimonio vive encerrado en casa, una suerte de torre de oro en la que casi nada entra: ni trabajo, ni dinero, ni amigos. Diego Torres es, junto a Iñaki Urdangarin, el principal encausado en el caso Nóos. Y Ana Tejeiro, su mujer, vive a la espera.

“A la expectativa”, dicen quienes la conocen, “no tiene otra”. Ha intentado espabilarse, buscarse la vida para lograr ingresos, pero sus cuentas están embargadas. Sus hijos han pasado de la adolescencia a la edad adulta con la losa de Nóos en sus mochilas. Álvaro ya tiene 24 años y María 19.

Diego Torres, exsocio de Iñaki Urdangarin, y su mujer, Ana María Tejeiro, a su llegada al juicio por el caso Nóos. (EFE)
Diego Torres, exsocio de Iñaki Urdangarin, y su mujer, Ana María Tejeiro, a su llegada al juicio por el caso Nóos. (EFE)

El matrimonio sigue en su casa de Sant Cugat, aquella por la que tuvieron que pedir dinero a los Urdangarin de Borbón. Situada en el barrio del Golf de este elitista municipio, se ha convertido, decíamos, en una jaula de lujo.

Algunas amigas de Tejeiro, consultadas por este medio, reconocen lo mal que lo ha pasado la esposa de Torres, imputada a lo largo de todo el periodo de instrucción y absuelta solo al final del proceso. Sus hermanos también fueron imputados y la relación con ellos se estropeó, sobre todo con Marco Antonio, contable de la familia y de los exduques de Palma.

“Ana es una tía estupenda, siempre había sido muy fuerte, simpática y alegre, pero las cosas no han sido fáciles para ella”, dice una persona de su entorno. Su estado físico ha empeorado visiblemente en los últimos años, como el de su marido, algo que no ha sucedido de igual manera con la infanta Cristina. Tampoco es parecida la vida de las esposas de ambos encausados.

Los 'trabajillos' de la mujer de Torres

La hermana de Felipe VI ha ganado un trabajo mientras el caso Nóos se ha desarrollado. La esposa de Torres no puede ni llevar a cabo 'trabajillos' para mantener a su familia y Torres, como Urdangarin, no ha encontrado ninguna ocupación.

Un extrabajador de Nóos, un joven que abandonó el mundo de la empresa tras la experiencia con Urdangarin y Torres, recuerda a Ana Tejeiro sentada en su ordenador, tranquila y sin hablar casi con nadie. “Para mí, era una especie de ‘maruja’ que nada hacía, pasaba allí el tiempo porque la llevaba su marido, sin interés real por ninguna tarea. Recuerdo que usaba la agenda de la empresa para pedir hora en la manicura y la peluquería, lo comentábamos entre risas”, señala este exempleado.

El juez oyó también el relato de este joven, pero Tejeiro siguió imputada hasta su absolución final. Y toda su vida ha quedado tocada por su situación.

La infanta Cristina y Ana Tejeiro asisten sentadas una delante de la otra al juicio por el caso Nóos. (EFE)
La infanta Cristina y Ana Tejeiro asisten sentadas una delante de la otra al juicio por el caso Nóos. (EFE)

El próximo 29 de junio, sus compañeras de clase han organizado una comida de exalumnas donde esperan que se presente para darle su apoyo. “Era una niña fantástica, de buena familia, educada, discreta y estudiosa”; recuerda una amiga de las teresianas.

La escuela está situada en la Ronda General Mitre, muy cerca de donde viven los Pujol. Allí han estudiado hijas de ilustres familias catalanas, como la hija de Montserrat Caballé, por ejemplo. La familia Tejeiro se crió cerca, en la calle Mandri, donde vivía la madre de Ana.

A ella se dedicaba Ana, como lo hacía a sus hijos, hasta que han volado del nido de oro. María, la pequeña, ha pasado de ser la típica adolescente de pelo larguísimo y tejanos cortísimos, apegada a sus amigas y riendo todo el tiempo, a ser una estudiante de la Universitat de Barcelona. Se ha cortado la melena, con lo que se parece más a su padre todavía. Y no ha perdido la sonrisa, algo que su entorno valora, porque temían lo peor.

Diego Torres y su mujer, Ana Tejeiro, durante unas vacaciones en Menorca. (Gtres)
Diego Torres y su mujer, Ana Tejeiro, durante unas vacaciones en Menorca. (Gtres)

María nunca ha abandonado las redes sociales, ni siquiera cuando se lo pidieron sus padres, en el momento álgido del caso Nóos. Álvaro, por su parte, las abandonó por completo. Siguió participando en carreras, sobre todo de cross en la escuela, pero los estudios le impidieron centrarse del todo.

Ahora están a la espera de que el Supremo decida el futuro de su padre. "De ello depende lo que haga Ana; está, como te digo, a la expectativa. No tiene otra", insisten desde su entorno. Mientras, ella sigue viendo desde su ventana el verde del monte y el golf de Sant Cugat.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios