Logo El Confidencial
se casaron el 23 de septiembre

Alfonso Diez y Curro Romero, invitados de lujo en el último bodón celebrado en Sevilla

El viudo de Cayetana volvía a la ciudad del Guadalquivir para asistir al enlace de Aránzazu, la hija del doctor Muniain, que fue el médico de Cayetana. Tampoco faltó el torero

Foto:  Los novios, a la salida de la iglesia. (Lagencia Grosby)
Los novios, a la salida de la iglesia. (Lagencia Grosby)

Alfonso Diez ha vuelto a Sevilla. El viudo de la duquesa de Alba asistía a una de las últimas grandes bodas del año en Sevilla, la de Aránzazu, hija del doctor Muniain, médico de cabecera de su amada Cayetana. Al enlace también asistieron como invitados Carmen Tello y Curro Romero, el periodista Antonio Burgos o el doctor Trujillo, neurólogo de la duquesa.

La ceremonia tenía lugar en la sevillana iglesia de San José y el convite, en el Palacio de la Motilla, que los hijos de Carmen Tello cedieron a los novios para la ocasión. Un fin de semana más, Sevilla se engalanaba para acoger una boda de alta alcurnia, a la que asistieron rostros muy conocidos de la sociedad sevillana.

El sábado 23 de septiembre, a la una de la tarde, en la iglesia de San José María se casaban Aránzazu Muniain y Francisco José Serrano. Aunque los novios son dos personas anónimas, su boda estuvo llena de caras conocidas por el padre de la contrayente, ya que se trata de Miguel Ángel Muniain, uno de los doctores más conocidos de Sevilla y médico de cabecera de la duquesa de Alba.

Hubo un invitado de excepción, Alfonso Diez, que volvía a su querida Sevilla para cumplir con el deseo de los novios, representando así a su amada Cayetana, a quien el doctor Muniain cuidó hasta el último día de vida.

 Alfonso Diez, en la boda. (Lagencia Grosby)
Alfonso Diez, en la boda. (Lagencia Grosby)

Aunque estuvieron Carmen Tello y Curro Romero, el doctor Trujillo, el otro “ángel de la guarda” de la duquesa junto al doctor Muniain, y otras personalidades, sin duda, el que más atenciones acaparó fue el viudo de esta, que vive una vida muy tranquila desde que falleciera doña Cayetana y con escasas apariciones en público.

Fue el propio doctor Muniain el que ejerció de padrino en la boda de su hija, guiándola hasta el altar. Aránzazu llevaba un diseño muy sencillo de inspiración medieval. Tras el enlace, pudimos ver a los novios, ya juntos y convertidos en marido y mujer, recibiendo las felicitaciones de sus invitados, antes de montarse en el coche que los llevaría al convite.

 El padre (y padrino) acompañando a la novia. (Lagencia Grosby)
El padre (y padrino) acompañando a la novia. (Lagencia Grosby)

La posterior celebración tuvo lugar en el Palacio del Marqués de la Motilla, propiedad de los hijos de Carmen Tello, quienes cedieron a los novios el recinto para poder festejar su unión.

 Curro Romero y Carmen Tello tampoco se quisieron perder la boda. (Lagencia Grosby)
Curro Romero y Carmen Tello tampoco se quisieron perder la boda. (Lagencia Grosby)

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios