Logo El Confidencial
TRIBUNALES

Temas económicos y un portazo: el doloroso divorcio de Alejandro Sanz y su mánager

Rosa Lagarrigue fue, durante años, la mujer más poderosa de la industria de la música. Mecano, Miguel Bosé, Alejandro Sanz o Malú pasaron por sus manos

Foto: Alejandro Sanz, en una imagen promocional. (Universal)
Alejandro Sanz, en una imagen promocional. (Universal)
Autor
Tiempo de lectura4 min

"Lo ha sido todo en la industria de la música nacional. Rosa Lagarrigue y su agencia de management (RLM) eran capaces de cambiar las estrategias comerciales de multinacionales como Universal o Warner para plegarse a sus intereses. Ha llevado a Miguel Bosé, Alejandro Sanz, Mecano... Ha sido sin duda la agente más poderosa de la música nacional", responde un periodista cultural a la sencilla pregunta de quién es Rosa Lagarrigue. Ustedes no le pondrán cara, pero es la sombra que ha conducido con mano firme las carreras de las grandes estrellas de la música nacional. Por eso, la noticia de que Alejandro Sanz había decidido dejarla en plena gira por su disco 'Sirope' (2016) provocó un seísmo en la industria. La ruptura fue una decisión unilateral que ahora la Justicia ha castigado.

[LEA MÁS: Rachel Valdés, la nueva novia de Alejandro Sanz]

El cantante deberá pagar 5,4 millones de euros a RLM, la empresa de management de Lagarrigue, por incumplimiento de contrato. Ella le reclamaba nueve millones de euros, tras romper de forma abrupta 25 años de relación profesional. El juzgado ha calculado la indemnización teniendo en cuenta no solo las cantidades reclamadas por el incumplimiento del acuerdo, sino también el lucro cesante derivado de la ruptura del mismo. Es previsible que el cantante recurra esta sentencia.

Rosa Lagarrigue, Alejandro Sanz y Jesús López, de Universal, en 2013. (Getty)
Rosa Lagarrigue, Alejandro Sanz y Jesús López, de Universal, en 2013. (Getty)

El divorcio de este matrimonio artístico ha sido doloroso para ambos. Lagarrigue lo reconoció en una entrevista con el diario 'El País': “Demandar a Alejandro Sanz ha sido lo más triste de mi vida profesional”. Y lo explicaba: "Yo empecé con Alejandro desde cero cuando era un chaval de Moratalaz y mira dónde llegó. Pero para mí es complicado hablar porque hay problemas muy serios de por medio. Y tampoco tengo una explicación. La ruptura fue completamente unilateral y con contrato vigente, es decir, que ni fue hablada ni consensuada. Lo que es muy doloroso, claro”. Para añadir después: “Le he tenido que demandar, claro. Sé que mucha gente piensa que él me ha demandado a mí, pero no. Le he demandado yo y eso es lo más triste que he hecho en toda mi vida profesional. Es tremendo, porque yo solo tengo recuerdos magníficos con Alejandro. Y es un artistazo. Pero hoy la situación es otra. Y es muy triste, es lamentable, a mí me mata. Y no me gustaría hablar más de este tema”.

Temas económicos

En 1991, fecha de la edición de su primer álbum, Alejandro Sanz suscribió contrato con RLM, que desde ese momento pasó a representarle en exclusiva. Fueron 25 años en los que Lagarrigue y los sellos discográficos de Alejandro (primero Warner, luego Universal) lograron internacionalizar en tiempo récord la carrera del autor de 'Corazón partío'. Lazos profesionales y casi familiares que terminaron de forma abrupta ante el estupor de la industria.

Según distintas fuentes, el desencuentro entre Sanz y Lagarrigue tuvo que ver con la gestión económica de su carrera. El artista y su mánager tuvieron unas palabras en el mes de mayo de ese año 2016 que acabaron en un portazo. Después de llevar 25 años juntos, decidieron separar sus caminos de la manera más agria e inesperada posible.

Antes que Sanz, también Miguel Bosé había acabado su relación contractual con Rosa Lagarrigue. Fue a finales de 2013 y entonces no trascendieron los detalles, salvo que su relación profesional había acabado en el mismo "tenso encuentro" que su relación personal. A pesar del fuerte carácter de ambos, aquello fue también muy doloroso para los dos. Lagarrigue y Bosé eran íntimos amigos desde sus tiempos en las aulas del Liceo Francés. En 1973, Lagarrigue se marchó a Londres para estudiar ballet y Miguel la siguió para estudiar cine. "Él se volvió a los seis meses y yo me quedé tres años. Miguel empezó a trabajar en cine y a tener muchos compromisos". Su carrera como profesora de ballet la llevó primero a Italia y luego a Tel Aviv, hasta que un día Bosé la llamó y le pidió que le echara una mano con sus bailarines. Fue el comienzo de todo.

Por las manos de Lagarrigue han pasado las carreras de Mecano, La Unión, Raphael... Durante años, fue la número uno indiscutible (en 2011 recibió la Medalla al Mérito en el Trabajo), poseedora de un genio solo comparable a su olfato para los artistas y las canciones. Hoy RLM sigue llevando las carreras de gente importante de la música como el compositor Alberto Iglesias, el superventas Álvaro Soler, Pedro Guerra o Rozalén. En marzo de 2017, Malú siguió los pasos de su padre profesional, Alejandro Sanz, y también decidió dejar la agencia. En su caso, de forma mucho más amistosa (Lagarrigue y RLM siguen siendo apoderados de Aprendiz y Canciones SL, la empresa de la cantante).

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios