Hablamos con Jaime Conde, hijo y hermano de actores, emprendedor y consultor
  1. Famosos
ENTREVISTA

Hablamos con Jaime Conde, hijo y hermano de actores, emprendedor y consultor

Su padre era el recordado José Conde y su hermano Mateo Conde. En la actualidad es una pieza clave en el equipo de la plataforma Latin People y tiene en mente una nueva empresa

Foto:  Jaime Conde. (Foto: Jorge Fernández de Bobadilla)
Jaime Conde. (Foto: Jorge Fernández de Bobadilla)

Jaime Conde pertenece a una saga artística, pero él lleva muchos años, pese a su juventud (tiene 27), abriéndose camino en el emprendimiento. Su padre era el actor José Conde Cid, que falleció a la prematura edad de 47 años en 2011, y le recordamos por títulos como 'El baile de las ánimas' y series como 'Amar es para siempre' o 'Sin tetas no hay paraíso'. Su hermano Mateo, por su parte, ya ha intervenido en 'Secretos de estado' o en la segunda temporada de 'Los nuestros', aunque, al igual que él, también ha diversificado sus actividades en los últimos años.

Muy orgulloso del legado artístico de su progenitor, sin embargo, lucha (y lo está consiguiendo) por ser reconocido por su competencia profesional en el a veces incierto mundo empresarial. El pasado mes de julio el nombre de Jaime saltaba a las páginas de negocios nacionales e internacionales por su incoporación a Latin People, una plataforma que sirve para dar a conocer a emprendores y firmas latinoamericanas de moda, joyería, artesanía, belleza y arte.

La empresa creada por Liliana Briceño y Laura García Caballero ha confiado en su talento y experiencia en sus dos facetas como consultor de marketing y emprendedor para poner en marcha su e-commerce, denominado More Store. Una apuesta por el comercio digital que tanto ha crecido durante la pandemia y que es crucial para la buena marcha y el crecimiento de las empresas que ya forman parte de ella; entre otras, las joyas de la colombiana Laura Dávila, la firma mexicana Tuluminati, los bolsos de Camila Mesar y la marca de belleza Nicole Ravachi Beauty.

PREGUNTA: Fichaste por esta empresa en plena pandemia. ¿Cómo han sido estos primeros meses de trabajo?

RESPUESTA: Está siendo una experiencia bastante bonita porque ya ves lo que nos está pasando en el mundo. Hay que digitalizar todas las empresas porque si no morimos. La transformación de Latin People está siendo brutal con todo lo que ha sucedido con la covid-19 y el parón que ha habido. Empezó como una feria en 2019 en Madrid para poner en contacto a distintas marcas latinoamericanas para hacer networking aquí entre diseñadores, prensa y gente influyente. Hemos puesto en marcha un marketplace para que todas las marcas puedan mostrar y vender todos sus productos online. El desarrollo de este y otros servicios está siendo muy bonito. Hay mucho trabajo por delante y estoy encantado de poder subirme al barco.

P: Esta realidad ha cambiado no solo cómo nos relacionamos sino también cómo consumimos o trabajamos...

R: Exacto, por eso para nosotros es tan importante tener en cuenta cómo se consume. Es muy importante para nosotros ya que somos intermediarios entre las marcas y los compradores de distintos países europeos, por lo que hay que ver cómo va respondiendo cada uno de ellos a la hora de la compra.

P: ¿Cómo te ves en un futuro, más allá de tu presente actual en Latin People, donde estás encantado?

R: Trabajando en los proyectos que me llamen la atención. Ahora, con la situación que estamos viviendo en el mundo, estoy con algo detrás de la oreja muy enfocado a la economía colaborativa. Siempre voy a estar en la rueda del emprendimiento. Me encanta sumar vida, creatividades, la parte de mi trabajo en cualquier departamento que esté, ya sea desarrollo de negocio o de marketing. Es un mundo que me encanta, con muchos altibajos y caídas, pero las subidas son espectaculares. Por suerte en nuestro país estamos evolucionando mucho. Antes mucha gente quería ser funcionaria y ahora mucha gente está emprendiendo. Entre prueba y error puedes acabar teniendo una empresa que te lleve a facturar y, si no es así, al aprendizaje.

P: Ahora se está poniendo mucho el foco en la juventud y en su responsabilidad en la pandemia, por lo que no está de más subrayar también lo que están aportando a la hora de emprender.

R: Sí es cierto que hay cierta juventud que no piensa en las consecuencias que puede acarrear esta situación y están a su libre albedrío, pero hay muchos jóvenes empresarios españoles y latinoamericanos, que es a donde me estoy enfocando ahora, que están haciendo un gran esfuerzo y hay que apoyarles de una manera u otra porque si no, los países acaban cayendo.

Con Liliana Briceño. (Foto: Jorge Fernández de Bobadilla)
Con Liliana Briceño. (Foto: Jorge Fernández de Bobadilla)

P: Tu hermano Mateo ha seguido los pasos artísticos de tu padre, José Conde Cid. ¿A ti no te ha tentado ser actor?

R: A mí sí me ha tentado, pero debido a lo de mi padre tuve un poco de miedo y fui un poco reacio, pero al fin y al cabo vengo de una familia de artistas, así que no le puedo poner un freno a eso.

P: ¿Tienes muy presente a tu padre? ¿En qué te ha influido?

R: Mi padre era una persona muy especial y, como siempre digo y me describo, "éramos un carácter de mierda con una dulzura terrible". Cuando alguien es una persona única, ni uno mismo se entiende. Soy muy parecido a él, soy una persona muy auténtica, con muchísimo cariño hacia el ser humano. Mi padre decía que su trabajo como artista era la manera de ganarse el pan y que la vida empezaba después. Es una frase que lo define muy bien, porque tenía las cosas muy claras y tenía los pies en la tierra. A sus hijos nos ha dejado un legado bastante bonito.

P: Cuando perdiste a tu padre estabas casi saliendo de la adolescencia. Eso marca mucho, ¿no?

R: Yo tenía 17 años. Quitármelo de la cabeza fue un proceso bastante largo. No solo es saber vivir con ello sino ver cómo te ha afectado en el momento y cuál ha sido la circunstancia.

P: Sin embargo, este golpe te hizo madurar y ser emprendedor, que no es nada fácil dar ese paso y asumir tantos riesgos...

R: Eso fue el motor de mi vida. Yo vivía un poco 'en los mundos de Yupi' y de repente vi la realidad. Con lo que ocurrió con mi padre empecé a valorar las cosas y ver qué quería hacer. Empecé a meterme en el mundo emprendedor, no solo por ganarme el pan sino por la manera de ganármelo. No me gusta tener jefes por encima. Sobre todo en el mundo del marketing, donde todos somos los mejores creativos y los mejores. Hay unas luchas de egos muy grandes. Así que empecé a emprender desde muy pequeño. Me gustó y como todo... Abres una empresa, la tienes que cerrar por determinadas situaciones, montas otra... Hasta que vas encontrando tu sitio. Como te decía antes, para mí los estudios no eran mi manera de aprender sino la práctica del trabajo.

Orgulloso de su familia

P: En las redes sociales presumes mucho de madre y hermano.

R: Sí, he tenido mucha suerte con la familia, no me puedo quejar en absoluto.

P: Por cierto, que tu madre es hermana de Carlos García-San Miguel y Rodríguez de Partearroyo, el marido de Lydia Lozano. ¿Tenéis mucha relación?

R: ¡Claro! Son familia directa y tenemos mucho trato.

P: En Instagram decías hace un tiempo que "un día la gente que no creía en ti le dirá a todos cómo te conoció". ¿Estás contento con tus logros profesionales?

R: Soy muy autosuficiente desde pequeño y autodidacta. Creo que cada persona tiene su propia lucha y sí estoy contento por mi trayectoria, de lo que era a lo que estoy siendo poco a poco.

P: También decías que no eras el bueno de la clase...

R: ¡Eso que se lo pregunten a los profesores! -contesta entre risas-. Se me daba bastante mal estar atento en clase.

P: Tu hermano decía jocoso en una entrevista que le hicimos en Vanitatis que podías haber sido más alto que él pero que habías empezado a fumar antes...

R: Yo es que soy más bruto... Era jugador de rugby y al final en estatura me quedé con el tamaño de mi madre -concluye divertido.

[LEE MÁS. Mateo Conde: nuevo 'sex symbol' y colega de Paula Echevarría en 'Los nuestros 2']

Noticias de Famosos