Logo El Confidencial
NOTICIAS

Adriana Abascal baila bajo la luz de la luna

Y a la tercera va la vencida. La última, por ahora, reencarnación social de Adriana Abascal ha sido la más espectacular. Apareció radiante y bella en la

Foto: Adriana Abascal baila bajo la luz de la luna
Adriana Abascal baila bajo la luz de la luna

Y a la tercera va la vencida. La última, por ahora, reencarnación social de Adriana Abascal ha sido la más espectacular. Apareció radiante y bella en la fiesta que los joyeros Suárez organizaron en Tomate, el restaurante de moda en Madrid, para presentar la nueva línea de la que ella es imagen. (Ver álbum)

Esta vez no apareció de señora de ropero del barrio de Salamanca sino en plan Miss Cuernavaca. Divertida, bailona y con esa actitud de “a mí que me registren, que yo he venido a divertirme”. Cumplió con el contrato comercial. Posó con  las joyas que no diseña pero si luce como nadie y a triunfar. La diferencia con las anteriores reapariciones mediáticas fue abismal.

Hace muchos años, cuando era la viuda del magnate Azcárraga llegó a España en busca de un sustituto afectivo y lo encontró en Juan Villalonga que en aquel momento era presidente de Telefónica y aún era amigo de Aznar. En aquellas fechas salvo el entorno laboral más cercano del  empresario la presencia de Abascal pasó desapercibida. Después vino el noviazgo, la boda, los hijos y el traslado de la familia Villalonga/Abascal a Londres.

La segunda reencarnación resulto demasiado estresante. No había semana donde la bella señora de Villalonga no apareciera en una revista contando lo maravilloso que era su marido, las joyas que le ofrecía su marido, los cuadros que le regalaba su marido, las cenas íntimas con sus marido, los viajes con su marido. Un agobio que resulto inoperante, mediáticamente hablando.

Además, no consiguió entrar en el club de las segundas (terceras) esposas que veían en ella un peligro. Adriana Abascal tenía ese punto desenfadado, coqueto y caribeño cuya mezcla resultaba explosiva y que ya tuvo un precedente en Isabel Preysler. Aunque en su caso el cóctel se aderezaba con la personalidad asiática de la reina del baldosín.

Las apariciones estelares en prensa de Adriana se espaciaron coincidiendo con los rumores de separación, de los que Vanitatis informó en primicia. Nada se supo de ellahasta que posó con su nuevo novio. Un caballero parisino con posibles y de buena planta. A partir de ese momento Abascal volvió a sus raíces y ya no quiso ser señora de tardes de bridge y gin tonic.

Y así reapareció en Madrid en esta tercera reencarnación, que muestra a la Abascal más genuina. A las ocho y media de la tarde apareció rutilante de amarillo limón y sin la pose de otras veces. Después compartió mesa y mantel con Angel Schelesser, Alaska, Mario Vaquerizo y Emiliano Suárez. El resto de la saga (Benito, EmilianoDaniel Pascual, Lola, Gabriel, Juan) se dividieron como buenos anfitriones. Por cierto el sector joven de la firma prepara un lanzamiento que será la bomba.

En otra mesa Cary Lapique, Maribel Yébenes, Mónica Silva, Fiona Ferrer a punto de estrenar su programa en Antena 3 Nova, ‘Fiona, te necesito’, Nuria González, Marisa de Borbón y Daniel Puertas, director de marketing de Nuba, la agencia de viajes exclusivos.

No se perdieron la reunión joyera, Jaime Cantizano, Carlos Latre, Jorge FernándezJacob Bendaham, Carla y Caritina Goyanes cuya empresa de catering Six-Sens funciona a pleno rendimiento; Luis García, hijo de José María García y Montse Fraile que se ha convertido en una de las jóvenes promesas en el mundo de la decoración; Lorenzo Caprile al que se echa de menos como costurero de la princesa Letizia; el tenista Pato Clavet, Juan Rufete… la guinda la puso Jaimote y su selección de temas musicales que consiguió que la mayoría de los presentes se echaran un baile y dos y tres… Y así hasta pasada la medianoche que además era de luna llena.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios