Patricia Rato, harta de que la relacionen con Francisco Rivera
  1. Noticias
NOTICIAS

Patricia Rato, harta de que la relacionen con Francisco Rivera

Desde que se separó de Espartaco no hay día que a Patricia Rato no le endilguen un novio, cuando ni tiene ganas ni está por la labor

Desde que se separó de Espartaco no hay día que a Patricia Rato no le endilguen un novio, cuando ni tiene ganas ni está por la labor de renovarse sentimentalmente.

Ya superada la primera etapa crítica que acompaña cualquier divorcio contencioso, tras veinte años de matrimonio, se acomoda a su reciente faceta de single con nuevas actividades laborales, como es su colaboración en la revista Telva, en calidad de colaboradora. Un trabajo que, como la mayoría de las mujeres, conciliará con su vida familiar. Patricia se reparte entre sus viajes a Madrid para estar con su hija Alejandra y el día a día sevillano con los dos menores, que viven con ella.

Ahora también ha vuelto a salir y retomar la relación con los amigos de siempre y con antiguas amistades que mientras estuvo casada permanecieron hibernadas. Y aquí es cuando surge el problema y Patricia se revela, porque no entiende esa manía de inventarle novios. Dicen los que la conocen bien que cuando lo tenga no tendrá ningún reparo en decirlo, porque nunca se ha escondido de nada, pero que le molesta una barbaridad cuando se falta a la verdad.

La lista de candidatos se amplía cada semana dependiendo de con quién la retraten los paparazzi y oscila entre los primos Rato, Salazar Simpson, empresarios que solo ha visto una vez en su vida o ganaderos inexistentes. Basta que no esté identificado para que sea su nueva pareja.

Pero lo que la altera y la enfada es que intenten relacionarla con Francisco Rivera, con el que ha vuelto a coincidir en Sevilla, en un acto de la hermandad de Triana, a la que pertenece el torero y también sus dos hijos menores, Isabel y Juan.

A la salida de la iglesia, les tomaron fotografias y éstas son las que se presentan como prueba de lo que no es y que molesta profundamente a Patricia. “Iba más gente, y todos juntos nos acercamos a tomar algo en un bar cercano. Después me fui a casa. Francisco es una persona a la que en mi familia se le aprecia y se ha portado con mis hijos y conmigo estupendamente. No entiendo esta manía de inventar rumores que hacen muchísimo daño”.

Enlaces relacionados

Patricia Rato, 'funcionaria' del Ayuntamiento de Sevilla

Patricia Rato, por la senda de Koplowitz

Patricia Rato: “No tengo novio ni ganas de tenerlo”