Tras los muros de Zarzuela: dónde viven (y dónde trabajan) los reyes Felipe y Letizia
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Tras los muros de Zarzuela: dónde viven (y dónde trabajan) los reyes Felipe y Letizia

Mientras que en el palacio de la Zarzuela realizan su trabajo, en el Pabellón del Príncipe disfrutan de su privacidad

Foto: El Rey y Leonor, en el Pabellón. (Casa Real)
El Rey y Leonor, en el Pabellón. (Casa Real)

Cuando el 2 de junio de 2014 se anunció la abdicación del rey Juan Carlos, una de las preguntas que surgieron fue dónde vivirían los nuevos Reyes. Hasta entonces, los ahora eméritos habitaban el palacio de la Zarzuela, mientras que don Felipe y doña Letizia vivían en el Pabellón del Príncipe, un chalet dentro del mismo recinto construido a partir de 1999 para ser la residencia del heredero de la Corona.

El movimiento natural hubiera sido que don Felipe y doña Letizia, como Reyes titulares, se hubieran mudado a Zarzuela, dejando el Pabellón en desuso, y que los eméritos se buscaran otro lugar. Pero no fue así. Con Leonor y Sofía en plena infancia, decidieron que las cosas se quedaran como estaban, es decir, Juan Carlos y Sofía seguirían habitando el palacio mientras ellos se quedaban en el chalet. Y así siguen las cosas más de cinco años después, separando su vida privada y la vida laboral.

Sin embargo, aunque don Felipe y doña Letizia viven en el Pabellón, cuando no tienen un acto oficial trabajan desde el palacio de la Zarzuela. Es allí donde ambos tienen sus despachos y donde están afrontando esta crisis del coronavirus. En estos últimos días, la Casa Real ha proporcionado varias imágenes de Sus Majestades en el despacho de Felipe manteniendo videollamadas.

placeholder Vista áerea del palacio de la Zarzuela.
Vista áerea del palacio de la Zarzuela.

Una reconstrucción de 40 millones de pesetas

El palacio de la Zarzuela es, desde 1963, la residencia oficial de la familia real. Se trata de un edificio del siglo XVIII, mandado construir por el infante Fernando, hermano de Felipe VI, como coto de caza, pero no fue hasta los años 60 cuando se convirtió en un hogar. Consta de dos plantas, decoradas con mobiliario de Patrimonio Nacional, una zona de desvanes, un semisótano, que alberga los servicios, cocina y office, y un sótano en el que está la maquinaria.

placeholder Uno de los salones de Zarzuela. (Gobierno de México)
Uno de los salones de Zarzuela. (Gobierno de México)

En la planta baja, a la que se accede por un gran hall, se encuentra el despacho del Rey, una biblioteca, un comedor, una sala de visitas y varias salas de estar. En el primer piso están los dormitorios, cuartos de vestir y habitaciones de invitados. Al edificio original, se decidió añadirle dos alas en los laterales: una en la que ahora se encuentran las oficiales de los trabajadores, y otra que alberga habitaciones privadas de la familia.

Los jardines de Zarzuela, rodeados por un bosque en el que viven ciervos y demás animales, cuentan con una piscina, una pista de tenis y otra de squash. Hace unos años, don Juan Carlos mandaba construir unas pistas de hípica para que su primogénita, la infanta Elena, pueda practicar allí tanto cuando quiera. También encontramos en los alrededores una ermita, que ha albergado algunos bautizos y comuniones reales.

placeholder

En una entrevista a la revista '¡Hola!', Diego Méndez, arquitecto restaurador de Zarzuela, contó cómo se encontró el edificio: "La Zarzuela me la encontré completamente destruida. La tomaron como punto de mira los nacionalistas cuando estaban en las inmediaciones de Madrid y lo destruyeron por completo. Fue Franco quien me comunicó que quería reconstruir el palacio como alojamiento para el príncipe. [...] Conservé nada más que la estructura. Todo lo demás es nuevo: sótanos, jardines, piscina... El total con todo creo recordar que no llegó a cuarenta millones de pesetas (240.000 euros)".

Un chalet de 2,4 millones de euros

A escasos kilómetros del palacio por una carretera llena de árboles se encuentra el Pabellón del Príncipe, que cuenta con una superficie total de 3.000 metros cuadrados y costó 4,2 millones de euros. Diseñado por Manuel del Río, director del Departamento de Arquitectura e Inmuebles de Patrimonio Nacional, los interiores los eligieron los decoradores Francisco Muñoz y Patricia Sanchís con la ayuda de la firma Gastón y Daniela.

placeholder Vista áerea del Pabellón del Príncipe.
Vista áerea del Pabellón del Príncipe.

El chalet está dividido en cuatro plantas –sótano, planta baja, primera planta y buhardilla–. En el semisótano se incluyen 5 dormitorios de servicio, 4 baños, un aseo, una cocina y un salón comedor, entre otras estancias. En la planta baja se encuentra la zona oficial, decorada combinando muebles y cuadros de Patrimonio Nacional con otros nuevos: dos salas de audiencias, dos del consejo, una de espera, un dormitorio, dos despachos, cuatro aseos, un cuarto de servicio y un office.

En el primer piso se sitúa el área residencial, con cinco dormitorios, tres salas de estar, cinco baños, un aseo, un office, un cuarto de servicio, dos despachos y una terraza. En esta planta se encuentra el dormitorio principal, de 110 metros cuadrados, en el que se incluye un vestidor, un baño y una sala de estar con chimenea. La residencia dispone también de una amplia piscina, de 180 metros cuadrados.

placeholder Los Reyes y sus hijas en su casa. (EFE)
Los Reyes y sus hijas en su casa. (EFE)