Logo El Confidencial
TRAICIÓN, IRA Y CASTIGO

La insólita monarquía sudafricana: un rey dolido con su hijo y su amenaza con un hacha

No es un guion de una película. Los hechos son completamente reales. Las intrigas familiares de la monarquía sudafricana serían impensables en cualquier monarquía europea

Foto: El rey Buyelekhaya Dalindyebo. (Reuters)
El rey Buyelekhaya Dalindyebo. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Cabo Oriental, provincia de Sudáfrica. Palacio Real. El rey Buyelekhaya Dalindyebo, jefe del clan abaThembu (tribu de la que era originario Nelson Mandela, primo lejano de este rey), irrumpe en el lugar a través de una ventana, con un hacha y un machete en mano, en el mes de marzo. Busca a su hijo, el príncipe Azenathi, quien vive allí y quien ocupa el cargo de rey tras el encarcelamiento de su padre en el 2015.

[LEA MÁS: El nieto de Nelson Mandela rentabiliza el apellido familiar]

El rey Buyelekhaya Dalindyebo ya es libre y quiere recuperar su trono, pero descubre que durante su ausencia, su hijo se ha excedido en sus funciones y se ha autoproclamado rey. Azenathi ha tomado posesión del palacio en la Grand Place de Bumbane, obligando a su padre a buscar refugio en una de sus segundas residencias.

El rey Buyelekhaya Dalindyebo, en una imagen de archivo. (EFE)
El rey Buyelekhaya Dalindyebo, en una imagen de archivo. (EFE)

Cuando Dalindyebo fue encarcelado en 2015, quiso que su esposa desempeñara el papel de regente en su ausencia, alegando que quería que su hijo continuara sus estudios en lugar de asumir el cargo real, pero Azenathi logró el puesto de 'rey interino' tras una disputa legal contra su tío que creó grandes conflictos familiares.

La ira del padre al salir de prisión y comprobar la actitud de su hijo es tal que logra entrar en palacio. No encuentra al príncipe, pero hiere a la esposa de este, su nuera, quien tiene que ser trasladada a un centro hospitalario.

Todo este relato podría pertenecer a un guion de una película, pero los hechos son completamente reales. Las intrigas familiares de la monarquía sudafricana serían impensables en cualquier monarquía europea.

La policía sudafricana logró detener al rey traicionado por su hijo antes de que causara más daños. Fue acusado de daños a la propiedad y asalto por amenazas. Dalindyebo repudió a su hijo, declarando que no era de su sangre y exigiendo una prueba de ADN para demostrarlo.

Ahora esta guerra familiar parece que ha llegado a su fin. El primer ministro de la provincia del Cabo Oriental ha tomado partido en favor del rey Dalindyebo. En consecuencia, todos los privilegios que el príncipe Azenathi se había otorgado han sido retirados. Azenathi ha sido despojado de su automóvil, de su salario y de sus títulos reales.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios